A to­dos nos con­mo­vió, y ya na­die sa­be si es cier­to

Hoy por hoy, han si­do mu­chas las teo­rías que han sur­gi­do en torno a su fi­gu­ra, y son teo­rías has­ta que la Fis­ca­lía -que investiga el pa­ra­de­ro y to­das las acu­sa­cio­nes en su con­tra- no prue­be que son cien por cien­to cier­tas.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

De se­gu­ro, más de al­guno de us­te­des, cuan­do se en­te­ró de la gra­ve en­fer­me­dad que pa­de­cía Ra­fael Ga­ray se con­mo­vió, por lo re­le­van­te de su fi­gu­ra. Par­ta­mos re­co­no­cien­do he­chos con­cre­tos.

Ga­ray era un lí­der de opi­nión, una de las vo­ces au­to­ri­za­das -por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la pro­pia ciu­da­da­nía- a en­tre­gar su vi­sión, con­se­jos, y eva­lua­cio­nes res­pec­to de la eco­no­mía en nues­tro país, re­gión y pro­vin­cia.

Tam­bién, se trans­for­mó en un hom­bre exi­to­so, en la que su ima­gen ge­ne­ra­ba un va­lor agre­ga­do in­ne­ga­ble, al­go que lo lle­vó a -in­clu­so- te­ner la vo­lun­tad de asu­mir una can­di­da­tu­ra se­na­to­rial.

Hoy por hoy, han si­do mu­chas las teo­rías que han sur­gi­do en torno a su fi­gu­ra, y son teo­rías has­ta que la Fis­ca­lía -que investiga el pa­ra­de­ro y to­das las acu­sa­cio­nes en su con­tra- no prue­be que son cien por cien­to cier­tas.

El eco­no­mis­ta, ha­bría gi­ra­do más de tres mi­llo­nes el 21 de sep­tiem­bre pa­sa­do; a $800 mi­llo­nes de pe­sos as­cen­de­ría la pre­sun­ta es­ta­fa; se­gún se ha di­cho, pro­me­tió a sus clien­tes de­vol­ver sus fon­dos a tra­vés de una cuen­ta en un ban­co que nun­ca exis­tió; la Fis­ca­lía no ha en­con­tra­do re­gis­tros de al­gún tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer del pro­fe­sio­nal, ya sea en Chi­le o en Fran­cia.

To­das es­tas con­je­tu­ras, no so­la­men­te con­fun­den a la opi­nión pú­bli­ca, sino que ade­más po­nen en ja­que la fi­gu­ra de una per­so­na que, has­ta ha­ce al­gu­nas se­ma­nas, an­gus­tia­ba a me­dio Chi­le con su ca­so.

Ra­fael Ga­ray es­tá sien­do cues­tio­na­do des­de to­das las aris­tas po­si­bles, per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les, y del cual aún se des­co­no­ce su pa­ra­de­ro. Su pa­re­ja, en­tre las de­cla­ra­cio­nes que ha en­tre­ga­do a la po­li­cía, in­for­mó que –en pa­la­bras del in­ge­nie­ro- “no va­le la pe­na se­guir con el pro­ce­so (tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer)”.

Es di­fí­cil ca­ta­lo­gar o ca­li­fi­car el ac­tuar del abo­ga­do de Ga­ray, Án­gel Va­len­cia, quien en de­pen­den­cias de la Fis­ca­lía Cen­tro Nor­te pre­sen­tó una de­nun­cia por pre­sun­ta des­gra­cia. ¿Va­len­tía, co­ra­je, preo­cu­pa­ción, o qué? ¿Qué ha pa­sa­do a cien­cia cier­ta?

La fa­mi­lia del eco­no­mis­ta di­jo des­co­no­cer su pa­ra­de­ro, pe­ro có­mo es po­si­ble que per­so­nas cer­ca­nas a Ga­ray, quien -su­pues­ta­men­te- vi­ve una lu­cha com­ple­ja con­tra el cán­cer, lo de­jen tan so­lo. ¿Al­guien po­dría per­der el ras­tro a una per­so­na que -tal co­mo lo di­jo- es­té tan en­fer­ma?

Es cier­to, al­go su­ma­men­te ex­tra­ño hay en es­te ca­so, en el cual la fa­mi­lia di­ce no con­tar con ma­yor in­for­ma­ción, úl­ti­mos an­te­ce­den­tes lo han si­tua­do en Ru­ma­nia, has­ta don­de han lle­ga­do al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción na­cio­nal.

Por aho­ra, más allá de su­pues­tos y jui­cios de va­lor, lo im­por­tan­te es en­con­trar a Ra­fael Ga­ray, pa­ra acla­rar -en de­fi­ni­ti­va- si tie­ne cán­cer o no, y qué pa­só con la in­ver­sión de sus clien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.