AU­DI­TO­RÍA A LA DE­MO­CRA­CIA

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: El pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Desa­rro­llo (PNUD) pre­sen­tó su IV En­cues­ta Au­di­to­ría a la De­mo­cra­cia, la que con­si­de­ra ci­fras so­bre la eva­lua­ción de los chi­le­nos acer­ca del fun­cio­na­mien­to de nues­tro sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. La de­mo­cra­cia si­gue sien­do “pre­fe­ri­da a cual­quier for­ma de go­bierno”. Sin em­bar­go, es­ta va­lo­ra­ción su­frió una fuer­te caí­da si se com­pa­ra con el año 2012 cuan­do un 64% de los con­sul­ta­dos es­ta­ba de acuer­do con di­cha afir­ma­ción. En 2016, só­lo el 59% pien­sa lo mis­mo.

Aho­ra bien, el por­cen­ta­je de quie­nes pien­san que la de­mo­cra­cia fun­cio­na mal o muy mal cre­ció deun 20% (en­cues­ta de 2012) a un 40% (2016). Es­ta eva­lua­ción se tra­du­ce en una abrup­ta caí­da de la va­lo­ra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes y de sus ór­ga­nos cla­ves pa­ra el fun­cio­na­mien­to del pro­ce­so de­mo­crá­ti­co pa­ra el pe­rio­do que se rea­li­za la en­cues­ta, com­pren­di­do en­tre 2008 a 2016.

La pér­di­da de con­fian­za cre­ce de ma­ne­ra trans­ver­sal. Por ejem­plo, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pa­só en es­te ítem de un 33% al 14%. O la con­fian­za en el Go­bierno, de un 42% se re­du­jo a un 13%; o es­to apli­ca­do al Con­gre­so ba­jó de un 28% al 8% y en los par­ti­dos po­lí­ti­cos de un 15% a só­lo un 5%.

Y exac­ta­men­te es­ta pér­di­da de la con­fian­za na­cio­nal es la que tam­bién des­en­ca­de­na una au­sen­cia de iden­ti­fi­ca­ción con los par­ti­dos po­lí­ti­cos. A pe­sar de que el nú­me­ro de mi­li­tan­tes siem­pre ha si­do ba­jo, lo cier­to es que los par­ti­dos po­lí­ti­cos en Chi­le his­tó­ri­ca­men­te eran or­ga­ni­za­cio­nes que ca­na­li­za­ban y orien­ta­ban la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. Hoy es­te víncu­lo es ca­si inexis­ten­te, y se re­fle­ja en que se pa­só de un 53% en 2008 a un 83% en 2016 de ciu­da­da­nos que no se sien­ten re­pre­sen­ta­dos por nin­gu­na co­lec­ti­vi­dad. De es­ta apa­tía tam­po­co se es­ca­pan los nue­vos mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos, ya que un 88% de los en­cues­ta­dos no se iden­ti­fi­ca con al­guno de ellos.

Po­de­mos es­ti­mar que la per­cep­ción del au­men­to de la co­rrup­ción ha si­do un fac­tor cen­tral pa­ra la pér­di­da de la con­fian­za. No po­de­mos ob­viar que el des­con­ten­to de la ciu­da­da­nía con el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma po­lí­ti­co y sus ins­ti­tu­cio­nes ha si­do de or­den pau­la­tino más que re­pen­tino.

Co­mo di­ce Rawls, “la des­con­fian­za y el re­sen­ti­mien­to co­rroen los víncu­los del ci­vis­mo, y la sos­pe­cha y la hos­ti­li­dad tien­tan al hom­bre a ac­tuar en for­mas que de otro mo­do evi­ta­ría”.

Por ello es­tos da­tos son una alerta pa­ra la di­ri­gen­cia del país. Es­te es­ce­na­rio y es­tas ci­fras nos exi­gen ha­cer el de­ba­te ne­ce­sa­rio, ade­más de ac­tuar te­nien­do co­mo nor­te los desafíos que co­mo so­cie­dad de­be­re­mos en­fren­tar.

Se vuel­ve de pri­me­ra ne­ce­si­dad el le­gi­ti­mar la de­mo­cra­cia pa­ra otor­gar go­ber­na­bi­li­dad, dis­mi­nuir la de­sigual­dad e in­te­grar a los ciu­da­da­nos en una par­ti­ci­pa­ción efec­ti­va, me­jo­ran­do la ca­li­dad de la re­pre­sen­ta­ción y re­com­po­ner la va­lo­ra­ción de la po­lí­ti­ca. Cons­tru­yen­do más y me­jor de­mo­cra­cia. Ra­fael Ro­sell Ai­quel De­cano Fa­cul­tad de De­re­cho Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.