COBARDE VAN­DA­LIS­MO

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: A Jaime Guz­mán lo ma­ta­ron un 1 de abril de 1991 por pen­sar dis­tin­to. Hoy, a más de dos dé­ca­das de tal cobarde ac­to per­pe­tra­do por te­rro­ris­tas, ve­mos con tris­te­za co­mo un gru­po ván­da­los en la más ab­so­lu­ta clan­des­ti­ni­dad, des­tru­ye­ron el mo­no­li­to de ca­lle Ri­car­do Vi­cu­ña que re­cuer­da la fi­gu­ra del úni­co se­na­dor ase­si­na­do en de­mo­cra­cia. La iz­quier­da ex­tre­ma y pre­sa de su ideo­lo­gía, de­mos­tró una vez más, que abo­rre­ce la de­mo­cra­cia, le mo­les­ta la di­fe­ren­cia de opi­nión y fus­ti­gan un de­re­cho hu­mano fun­da­men­tal: pen­sar li­bre­men­te.

Po­de­mos iden­ti­fi­car con cla­ri­dad un in­ten­to de­li­be­ra­do de bo­rrar a un sec­tor po­lí­ti­co y en es­pe­cí­fi­co la fi­gu­ra de Jaime Guz­mán, pe­ro lo que no lo­gra­ron ase­si­nán­do­lo co­bar­de­men­te, me­nos lo lo­gra­rán con es­tos ata­ques fur­ti­vos. Hay al­go mu­cho más fuer­te y du­ra­de­ro, que per­ma­ne­ce in­có­lu­me a pe­sar de los sis­te­má­ti­cos ata­ques. Me re­fie­ro al pro­yec­to hu­mano, só­li­do, de car­ne y hue­so, cohe­ren­te, de ros­tro des­cu­bier­to y do­mi­ci­lio co­no­ci­do. Son esas mi­les de per­so­nas que abra­za­ron los idea­les y las con­vic­cio­nes con que Jaime Guz­mán for­mó a un gru­po de jó­ve­nes, que al día de hoy si­guen dan­do la pe­lea con la mis­ma fuer­za en uni­ver­si­da­des y el mun­do po­lí­ti­co.

No va­mos a for­mar par­te de ese si­len­cio cóm­pli­ce que ha­ce co­mo si na­da hu­bie­se pa­sa­do, sino que va­mos a sa­lir con fuer­za a con­de­nar el van­da­lis­mo, pe­ro al mis­mo tiem­po a de­fen­der el le­ga­do de Jaime Guz­mán, de una so­cie­dad li­bre, con más equi­dad y jus­ti­cia so­cial, una so­cie­dad don­de es­tán in­clui­dos to­dos, aún los que pien­san dis­tin­to, por­que ese es el país que que­re­mos cons­truir. To­más Va­len­zue­la Presidente Re­gio­nal Ju­ven­tud UDI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.