Es tiem­po de los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - En­ri­que Inos­tro­za Se­re­mi de Go­bierno

A me­nos de 30 de días de la elec­ción de al­cal­des y con­ce­ja­les, bien va­le la pe­na de­te­ner­se y re­fle­xio­nar acer­ca de la im­por­tan­cia de la de­mo­cra­cia y los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos.

Qué du­da ca­be que la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca es­tá en cues­tión, re­ci­bi­mos la mi­ra­da des­con­fia­da de los ciu­da­da­nos, quie­nes se sien­ten de­cep­cio­na­dos no só­lo con los ca­sos de co­rrup­ción, sino tam­bién con el po­pu­lis­mo, la crí­ti­ca fá­cil, des­ca­li­fi­ca­do­ra y tam­bién por la po­ca to­le­ran­cia en el de­ba­te.

La ba­ja par­ti­ci­pa­ción, no es só­lo el in­di­vi­dua­lis­mo que ga­na la ba­ta­lla, sino que tam­bién es una se­ñal de re­cha­zo a la for­ma en que los ac­to­res po­lí­ti­cos nos desem­pe­ña­mos.

La lla­ma­da Ley de For­ta- le­ci­mien­to de la De­mo­cra­cia con­tri­bu­ye fuer­te­men­te a que es­te sis­te­ma de go­bierno se ale­je de la in­fluen­cia del po­der del di­ne­ro, igua­la la can­cha a los can­di­da­tos y per­mi­te que las cam­pa­ñas sean más un de­ba­te de ideas que un con­cur­so de sa­tu­ra­ción de imá­ge­nes y des­plie­gue de di­ne­ro co­mo lo era an­ta­ño. Ese cam­bio se lo de­be­mos al co­ra­je y la vo­lun­tad de la Pre­si­den­ta Ba­che­let y la rá­pi­da dis­po­si­ción de los dipu­tados y se­na­do­res.

Los par­ti­dos de­ben tam­bién ha­cer lo su­yo, in­cor­po­ran­do es­tán­da­res más ele­va­dos, en la de­fi­ni­ción de los can­di­da­tos y can­di­da­tas en los dis­tin­tos ni­ve­les y ayu­dan­do con ello a me­jo­rar el de­ba­te de­mo­crá­ti­co.

Con es­tos cam­bios per­mi­ti­re­mos que aque­llo que es­tá en la esen­cia de un Re­pú­bli­ca, igual­dad an­te la ley en es­te ca­so pa­ra op­tar a car­gos pú­bli­cos, sea cum­pli­do efec­ti­va­men­te. De­be­mos ade­más re­cu­pe­rar los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos que es­tán en el sus­tra­to de nues­tra Pa­tria, la to­le­ran­cia, la aus­te- ri­dad y el res­pe­to a los de­re­chos fun­da­mén­ta­les de­ben ser el pi­so mí­ni­mo des­de don­de los ac­to­res pú­bli­cos nos desen­vol­va­mos.

De­be­mos es­tar aten­tos y re­cha­zar de plano ac­tos que aten­ten con­tra los va­lo­res an­tes men­cio­na­dos, con la mis­ma fuer­za con la cual de­cla­ra­mos la ple­na vi­gen­cia de los de­re­chos fun­da­men­ta­les, la im­pres­crip­ti­bi­li­dad de los de­li­tos co­me­ti­dos por su vio­la­ción, al­zo la voz pa­ra con­de­nar ac­tos de in­to­le­ran­cia co­mo la des­truc­ción de un mo­no­li­to a Jaime Guz­mán en la ciu­dad de Los Án­ge­les. Me se­pa­ra un abis­mo, al pen­sa­mien­to po­lí­ti­co de Guz­mán, ha­go un jui­cio his­tó­ri­co ne­ga­ti­vo de su ac­tua­ción pú­bli­ca, pe­ro el res­pe­to por la de­mo­cra­cia y los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos me obli­gan a re­pu­diar enér­gi­ca­men­te a quie­nes rea­li­zan ac­cio­nes vio­len­tas y co­bar­des co­mo las que se des­cri­ben.

Los aten­ta­dos en con­tra de igle­sias o mo­nu­men­tos, las des­ca­li­fi­ca­cio­nes per­so­na­les en los de­ba­tes po­lí­ti­cos, son se­ña­les preo­cu­pan­tes que de­be­mos de­nun­ciar con fuer­za. Te­ne­mos que re­le­var el va­lor de la to­le­ran­cia en nues­tra so­cie­dad po­lí­ti­ca, de la mis­ma ma­ne­ra que de­be­mos pro­mo­ver, apren­dien­do de las lec­cio­nes re­cien­tes de nues­tra his­to­ria, a re­sal­tar el res­pe­to de los de­re­chos fun­da­men­ta­les que son in­he­ren­tes al ser hu­mano, sea cual sea su con­di­ción.

Re­cu­pe­ran­do los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos y for­ta­le­cien­do nues­tra de­mo­cra­cia con prác­ti­cas le­ga­les, trans­pa­ren­tes y éti­cas en los ac­to­res po­lí­ti­cos, con­se­gui­re­mos lo que al fi­nal to­dos que­re­mos, que nues­tro país sea una pa­tria don­de to­dos ten­gan ca­bi­da y que dé opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo digno a to­dos y to­das.

Al­zo la voz pa­ra con­de­nar ac­tos de in­to­le­ran­cia co­mo la des­truc­ción de un mo­no­li­to a Jaime Guz­mán en la ciu­dad de Los Án­ge­les. Me se­pa­ra un abis­mo, al pen­sa­mien­to po­lí­ti­co de Guz­mán, ha­go un jui­cio his­tó­ri­co ne­ga­ti­vo de su ac­tua­ción pú­bli­ca, pe­ro el res­pe­to por la de­mo­cra­cia y los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos me obli­gan a re­pu­diar enér­gi­ca­men­te a quie­nes rea­li­zan ac­cio­nes vio­len­tas y co­bar­des co­mo las que se des­cri­ben.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.