Kat­he­ri­ne To­le­do y apo­yo a ma­dres que ama­man­tan a sus hi­jos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ro­ber­to Po­ble­te Za­pa­ta Dipu­tado de la Re­pú­bli­ca

Hoy quie­ro re­sal­tar un ges­to po­si­ti­vo, quie­ro ha­blar en cla­ve de es­pe­ran­za y quie­ro dar un men­sa­je ale­gre y que ha sig­ni­fi­ca­do una ayu­da pa­ra los ve­ci­nos de Ca­bre­ro, de par­te de la Sra. Kat­he­ri­ne To­le­do. Me re­fie­ro a un ges­to sim­ple, he­cho por y pa­ra los otros, y pa­ra es­te dipu­tado qui­zá una de las ex­pe­rien­cias más alec­cio­na­do­ras que he po­di­do ver en per­so­nas de nues­tra Pro­vin­cia, y que ha res­ca­ta­do nues­tra Tri­bu­na.

Se tra­ta de una his­to­ria que re­fle­ja una ma­ne­ra de ha­cer ver que los otros –sin in­tere­sar quié­nes son– tam­bién im­por­tan, y son par­te del res­to del mun­do con el que de­be­mos in­ter­ac­tuar. Es una his­to­ria que nos ha­ce com­pren­der que el bien ajeno es el co­mien­zo de nues­tro bien, y que no hay me­jor bie­nes­tar in­di­vi­dual que el bie­nes­tar co­lec­ti­vo, por­que es­tar bien im­pli­ca siem­pre es­tar­lo con los otros, y no res­pec­to de los otros.

Se lee por es­tos días en Ca­bre­ro lo si­guien­te: “Ma­mi­ta, si ne­ce­si­tas ama­man­tar a tu be­bi­to, en­tra, y pi­de un té sin cos­to pa­ra ti y ali­men­ta tran­qui­la a tu be­bé”.

Esa fra­se que es­tá en un le­tre­ro de un lo­cal del ter­mi­nal de bu­ses de Ca­bre­ro, lla­ma­do “Guz­tón” tie­ne co­mo au­to­ra a la se­ño­ra Kat­he­ri­ne To­le­do, su due­ña.

Ella ha se­ña­la­do que el le­tre­ro par­tió en el ve­rano de es­te año de­bi­do a un epi­so­dio que su­ce­dió en la quin­ta re­gión que la mo­vió a re­fle­xio­nar. El ca­so es acer­ca de una ma­dre que ama­man­ta­ba a su be­bé, y que por tal ra­zón el ad­mi­nis­tra­dor del lo­cal le lla­mó la aten­ción por ha­cer­lo en su in­te­rior.

Bueno, no que­da más que pen­sar fren­te a es­to que no hay ac­to más hu­mano y na­tu­ral que ali­men­tar a un hi­jo, pe­ro sin em­bar­go a ve­ces hay es­crú­pu­los, inex­pli­ca­bles re­ca­tos y cir­cuns­pec­cio­nes añe­jas que ha­cen pa­re­cer a un ac­to de la más tier­na nor­ma­li­dad, co­mo al­go que no de­be ser vis­to por otros.

Ama­man­tar es un ac­to de la ma­yor na­tu­ra­li­dad y nor­ma­li­dad que po­da­mos con­ce­bir. Es la ma­ne­ra en que las mu­je­res y ma­dres cum­plen con la her­mo­sa ta­rea de ali­men­tar a sus hi­jos, y es­to cuan­do tie­ne lu­gar en un es­pa­cio pú­bli­co co­mo una pla­za, una ca­lle, o un ca­fé, de­be ser aco­gi­do, res­pe­ta­do y so­co­rri­do en los ca­sos en que sea me­nes­ter ha­cer­lo.

El re­cha­zo a es­te ac­to de amor, pro­vie­ne de una ac­ti­tud cul­tu­ral en­rai­za­da en quién sa­be qué tor­ci­dos pen­sa­mien­tos y que de­be­mos ampu­tar de nues­tro ac­tuar dia­rio y de nues­tras creen­cias, no hay na­da más inofen­si­vo y más hu­mano que la lac­tan­cia ma­ter­na. Por eso, y por mu­chas otras ra­zo­nes, quie­ro fe­li­ci­tar a la se­ño­ra Kat­he­ri­ne To­le­do de la co­mu­na de Ca­bre­ro, que sin im­por­tar­le el re­cha­zo que pue­da pro­vo­car un ofre­ci­mien­to co­mo el que ha­ce, ofre­ce una so­li­da­ria ta­za de té o un va­so de le­che, gra­tui­ta­men­te, a las ma­dres que de­ben ama­man­tar en el es­pa­cio pú­bli­co, y en es­pe­cí­fi­co en su res­to­rán.

Quie­ro fe­li­ci­tar­la, se­ño­ra Kat­he­ri­ne To­le­do, due­ña del lo­cal Guz­tón, y fe­li­ci­tar sin­ce­ra­men­te sus em­pe­ños en ayu­dar a to­das las ma­dres que ali­men­tan a sus hi­jos con una me­di­da sim­ple, bue­na, so­li­da­ria y lle­na de ter­nu­ra.

El re­cha­zo a es­te ac­to de amor, pro­vie­ne de una ac­ti­tud cul­tu­ral en­rai­za­da en quién sa­be qué tor­ci­dos pen­sa­mien­tos y que de­be­mos ampu­tar de nues­tro ac­tuar dia­rio y de nues­tras creen­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.