HAY QUE SER DO­NAN­TE

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: Des­de ha­ce un tiem­po to­mé con­cien­cia en que de­bía ha­cer al­go por mi en­torno, la co­mu­ni­dad, qui­zá mi ba­rrio, o sim­ple­men­te por sen­tir­me bien con mi pro­pia vi­da.

No ten­go ha­bi­li­da­des ma­nua­les; no can­to bien por lo que no pue­do ofre­cer­me pa­ra ayu­das co­mu­ni­ta­rias; ten­go di­fi­cul­ta­des que me im­pi­den rea­li­zar al­gu­nas ac­ti­vi­da­des; pe­ro no por to­do lo an­te­rior yo me re­la­ja­ré y ob­via­ré al­go im­por­tan­te pa­ra to­dos.

He­mos si­do tes­ti­gos de in­nu­me­ra­bles cam­pa­ñas, nos han he­cho par­te del do­lor de fa­mi­lias que han per­di­do se­res que­ri­dos por la fal­ta de do­nan­tes, y creo que mi de­ci­sión es una bue­na for­ma de co­la­bo­rar con ese ‘en­torno’ del cual les ha­blo.

Soy do­nan­te, y me gus­ta­ría que mu­chas per­so­nas más así tam­bién lo de­ci­die­ran. Mi fa­mi­lia sa­be de es­to, y aca­ta­rá mi in­ten­ción si en al­gún mo­men­to yo pier­do la vi­da, y al­guno de mis ór­ga­nos se ne­ce­si­ta.

Gra­cias a ello, sien­to que pue­do con­tri­buir a mi sociedad, qui­zá no aho­ra, pe­ro sí te per­mi­ti­rá sen­tir­te pleno, útil. Ade­más, es­ta­rás ayu­dan­do a una fa­mi­lia a man­te­ner con vi­da a un hi­jo, pa­dre, es­po­sa, her­mano, o la fi­gu­ra que sea pa­ra ellos: sim­ple­men­te un ser que­ri­do. Kat­he­ri­ne Mu­ñoz J.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.