Pág.19

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Panoramas -

te­nis Ve­nus y Se­re­na Wi­lliams, así co­mo las de otros atle­tas olím­pi­cos.

La ma­yor preo­cu­pa­ción, di­cen Ka­nuck y otros fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses de in­te­li­gen­cia, es el im­pac­to que es­tos ro­bos de da­tos pue­de te­ner en la po­lí­ti­ca mun­dial. Ja­mes Clap­per, el di­rec­tor de In­te­li­gen­cia Na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos, ad­vir­tió a los fun­cio­na­rios del Se­na­do es­te año que Ru­sia es­ta­ba es­ca­lan­do sus cam­pa­ñas de es­pio­na­je en con­tra de ob­je­ti­vos es­ta­dou­ni­den­ses.

“Ru­sia si­gue lle­van­do la gue­rra in­for­má­ti­ca a un nue­vo ni­vel, tra­ba­jan­do pa­ra avi­var el sen­ti­mien­to an­ti­oc­ci­den­tal, tan­to den­tro de Ru­sia co­mo mun­dial­men­te”, di­jo Clap­per en su in­for­me anual so­bre las ame­na­zas en el ám­bi­to mun­dial, en fe­bre­ro.

Fun­cio­na­rios de in­te­li­gen­cia e in­ves­ti­ga­do­res en se­gu­ri­dad pri­va­da di­cen que los pi­ra­tas ru­sos no so­lo per­si­guen a los fun­cio­na­rios del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se. Tam­bién lo ha­cen con los cón­yu­ges, em­plea­dos, abo­ga­dos, con­ta­do­res y so­cios de ne­go­cios, que es po­si­ble que no ten­gan el mis­mo ni­vel de se­gu­ri­dad en sus da­tos y co­mu­ni­ca­cio­nes.

“En el úl­ti­mo año, he­mos vis­to cuen­tas per­so­na­les de co­rreo en la red y cuen­tas en las re­des so­cia­les, que han si­do el blan­co de es­pías ru­sos, chi­nos e ira­níes, en di­ver­sas oca­sio­nes”, ex­pli­có John Hult­quist, un ge­ren­te de aná­li­sis del es­pio­na­je en Fi­ree­ye, una com­pa­ñía de pro­gra­mas in­for­má­ti­cos de se­gu­ri­dad. “Ahí es don­de se lle­van a ca­bo las con­ver­sa­cio­nes más de­li­ca­das, y pi­ra­tear las cuen­tas pri­va­das de­ja una hue­lla mu­chí­si­mo más te­nue”.

Uno de los más adep­tos a es­te en­fo­que, di­cen Hult­quist y otros in­ves­ti­ga­do­res en se­gu­ri­dad, ha si­do un gru­po de pi­ra­tas ci­ber­né­ti­cos de la in­te­li­gen­cia ru­sa, co­no­ci­do al­ter­na­ti­va­men­te co­mo APT28, Fancy Bear o Pawn Storm en la co­mu­ni­dad de se­gu­ri­dad e in­te­li­gen­cia. Ha­bi­tual­men­te, el gru­po uti­li­za las cuen­tas per­so­na­les de co­rreo en la red com­pro­me­ti­das pa­ra ave­ri­guar más in­for­ma­ción so­bre blan­cos en las al­tas je­rar­quías del go­bierno.

Tan so­lo en los úl­ti­mos me­ses, se ha res­pon­sa­bi­li­za­do al gru­po de los ata­ques con­tra el Co­mi­té Na­cio­nal De­mó­cra­ta, la Ca­sa Blan­ca y el Or­ga­nis­mo Mun­dial An­ti­do­ping.

De re­gre­so al año pa­sa­do, el gru­po ru­so tam­bién ha es­ta­do tra­tan­do de me­ter­se a las cuen­tas en lí­nea de 2,600 in­te­gran­tes de la eli­te de Was­hing­ton -ca­bil­dea­do­res, pe­rio­dis­tas, fun­cio­na­rios, con­tra­tis­tas y has­ta sus cón­yu­ges, se­gún in­ves­ti­ga­do­res en se­gu­ri­dad pri­va­da en Trend Mi­cro, una em­pre­sa mun­dial de se­gu­ri­dad, quien in­for­mó a las de­pen­den­cias de se­gu­ri­dad so­bre el pi­ra­teo ci­ber­né­ti­co.

En­tre los ob­je­ti­vos de los ru­sos es­tu­vie­ron Co­lin Po­well, quien fue­ra se­cre­ta­rio de Es­ta­do, cu­yos co­rreos elec­tró­ni­cos cau­sa­ron sen­sa­ción cuan­do se fil­tra­ron ha­ce po­co en internet, se­gún una per­so­na con co­no­ci­mien­to del in­for­me, y quien ha­bló a con­di­ción del ano­ni­ma­to.

“Es­to es lo nor­mal nue­vo”, co­men­tó Tom Ke­ller­mann, uno de los ex­per­tos en se­gu­ri­dad que in­for­mó a los fun­cio­na­rios de in­te­li­gen­cia el año pa­sa­do cuan­do fun­gía co­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo de se­gu­ri­dad en Trend Mi­cro. “No se tra­ta de que so­lo es­tén per­si­guien­do a los blan­cos usua­les. Son sus cón­yu­ges”.

Ka­nuck di­jo que na­die de­be­ría im­pre­sio­nar­se con que es­té pa­san­do es­to. “Ca­da per­so­na pro­mi­nen­te en Was­hing­ton, ca­da fun­cio­na­rio de in­te­li­gen­cia, le­gis­la­dor y em­plea­do de al­ta je­rar­quía que se co­no­ce pú­bli­ca­men­te, de­be­ría pre­su­mir que es blan­co”, ex­pli­có Ka­nuck. “Se­rías un ton­to si no crees que ese es el ca­so”.

Un agen­te del Ser­vi­cio Se­cre­to en la Ca­sa Blan­ca en Was­hing­ton, 9 de agos­to de 2016 por la re­vi­sión de las cuen­tas per­so­na­les de las per­so­nas con in­clu­so el hi­lo más delgado de una co­ne­xión a la ener­gía, los hac­kers pue­den en­con­trar su ca­mino a los fun­cio­na­rios pú­bli­cos de al­to ni­vel. (Al Dra­go / The New York Ti­mes). – NYTM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.