Jo­sé Sal­ce­do: Más que un ju­ga­dor, un hin­cha de Ibe­ria

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Front Page - Se­bas­tián Díaz San­do­val Fo­to­gra­fías :Ma­nuel Dio­ca­res. © 2016 La Tri­bu­na

Jo­sé Gas­tón Sal­ce­do Con­tre­ras tie­ne 36 años, de­cir su nom­bre hoy en día es prác­ti­ca­men­te un si­nó­ni­mo de De­por­tes Ibe­ria. Res­pec­to a lo mis­mo, el ca­pi­tán de es­ta ins­ti­tu­ción, co­men­tó que “la ver­dad es que pa­ra mí es muy gra­ti­fi­can­te. Cuan­do co­men­zó es­ta ilu­sión de ser fut­bo­lis­ta, siem­pre la idea fue te­ner, oja­lá un pa­so por De­por­tes Ibe­ria, la ver­dad es que yo me re­cuer­do con 10 u 11 años cuan­do el club es­ta­ba en la Se­gun­da Di­vi­sión, en ese en­ton­ces con Ben­ja­mín Mu­ñoz co­mo goleador, Ger­mán Ma­ga­ña, ju­ga­do­res im­por­tan­tes de Ibe­ria de esos tiem­pos y yo ve­nía al es­ta­dio in­ten­tan­do emu­lar­los a ellos”. El “16” agre­gó que, lue­go de mu­chos años de ca­rre­ra, con al­tos y ba­jos, con la ins­ti­tu­ción vi­vien­do pro­ce­sos bue­nos y ma­los, vol­vió a sus orí­ge­nes y lo­gró dar­le la sa­tis­fac­ción de po­ner nue­va­men­te a Ibe­ria en el fút­bol pro­fe­sio­nal.

UN RE­PA­SO POR SU CA­RRE­RA

Jo­sé Sal­ce­do ini­ció su ca­rrea en el Club Real Vic­to­ria de la li­ga ama­teur de Los Ángeles, tras ello, re­cuer­da que “yo ju­ga­ba ahí, sa­li­mos cam­peo­nes de la Co­pa Bío Bío y me vio el téc­ni­co de ese en­ton­ces, Jai­me No­va y me in­vi­tó a que vi­nie­ra a pro­bar suer­te a Ibe­ria. Eso fue el año 2000”. El 2004 emi­gró a Lo­ta Sch­wa­ger, club con el que el año 2006 ob­tu­vo su pri­mer gran lo­gro en el fút­bol pro­fe­sio­nal, el as­cen­so a Pri­me­ra ‘A’ . La tem­po­ra­da si­guien­te, el cua­dro de la ‘lam­pa­ri­ta’ no lo­gró man­te­ner­se en la di­vi­sión, pe­ro la bue­na ac­tua­ción del ‘gal­go’, le per­mi­tió lle­gar a Unión Es­pa­ño­la el año 2008. “Fue un pa­so enor­me en mi ca­rre­ra, es un sue­ño pa­ra cual­quier ju­ga­dor po­der es­tar en un equi­po gran­de y Unión siem­pre va a ser pa­ra mí un gran­de del fút­bol chi­leno”, des­ta­có. Pos­te­rior a eso vol­vió a Lo­ta Sch­wa­ger, don­de pe­leó el as­cen­so a Pri­me­ra ‘B’ pa­ra lue­go emi­grar a Ran­gers de Tal­ca el 2011, elen­co con el que vol­vió a as­cen­der a pri­me­ra di­vi­sión. Lue­go de ello sur­gió la op­ción de re­tor­nar a Ibe­ria. “Se con­tac­ta­ron de acá pa­ra re­pa­triar­me a Los Ángeles, por­que se abría la po­si­bi­li­dad de te­ner a cua­tro ju­ga­do­res ma­yo­res y me de­cían que que­rían con­tar con­mi­go y más por­que soy un iden­ti­fi­ca­do con la ciu­dad. Lo plan­tea­mos con mi fa­mi­lia, mi se­ño­ra lo du­dó mu­cho, me hi­cie­ron to­mar la de­ter­mi­na­ción a mí so­lo y tu­ve que ha­cer­me un au­to­des­pi­do de Ran­gers y to­mar es­te fie­rro ca­lien­te que era ve­nir a Ibe­ria y tra­tar de su­bir­lo de di­vi­sión”, co­men­tó.

SU PA­SIÓN POR IBE­RIA

El “gal­go” se de­fi­ne co­mo un hin­cha más del club, el cual di­ce, admiró des­de pe­que­ño y lo si­gue has­ta el día de hoy. “A mí to­das las no­tas que me han he­cho y no só­lo acá en Los Ángeles, in­clu­so pa­san­do por mis me­jo­res mo­men­tos en Pri­me­ra Di­vi­sión, me pre­gun­ta­ban y yo siem­pre di­je que era hin­cha de Ibe­ria”. Al mis­mo tiem­po, des­ta­lló que ser el ca­pi­tán del club “tie­ne una im­por­tan­cia enor­me, ser de la ciu­dad, un re­fe­ren­te y eso es lo lin­do, por­que cuan­do yo em­pe­cé es­ta ca­rre­ra que­ría que se no­ta­ra el ca­ri­ño”. Ade­más, de­cla­ró que “ten­go dos as­cen­sos con Lo­ta y Ran­gers, pe­ro no es lo mis­mo su­bir con el equi­po de tu ciu­dad, es una fe­cha que me mar­có mu­cho, no só­lo en mi ca­rre­ra sino que en mi vi­da per­so­nal y es de es­pe­rar oja­lá es­te año igual po­da­mos ha­cer his­to­ria, que pa­ra mí se­ría de­jar al equi­po en la pri­me­ra di­vi­sión”.

PROYECCCIONES A FU­TU­RO

El ca­pi­tán ibe­riano ya tie­ne 36 años, por lo que ya se pro­yec­ta fue­ra de las can­chas. So­bre ese te­ma, des­ta­có que “hoy en día en una si­tua­ción fa­mi­liar que to­ma­mos es em­pe­zar a es­tu­diar, quie­ro es­tu­diar ad­mi­nis­tra­ción y co­mo yo le pue­do dar la men­ción de­por­ti­va, quie­ro es­tu­diar eso pa­ra que eso me sir­va, ya sea pa­ra po­der es­tar en Ibe­ria o al­gún plano en el que uno pue­da lle­var to­da la ex­pe­rien­cia que uno ha te­ni­do co­mo fut­bo­lis­ta”. A su vez, di­jo que no se ve co­mo téc­ni­co, por­que “a ve­ces el fút­bol es muy in­gra­to a ra­tos y to­do lo que tú ga­nas­te co­mo ju­ga­dor des­pués lo pue­des per­der co­mo téc­ni­co (…) y esa en­se­ñan­za me la de­jó un gran téc­ni­co que tu­ve, Marcelo Es­pi­na, él me di­jo que en Co­lo Co­lo hi­zo cam­pa­ñas enor­mes, pe­ro cuan­do le fue mal co­mo téc­ni­co, has­ta el hin­cha que lo abra­za­ba lo re­tó y yo no quie­ro pa­sar por eso”. A lo an­te­rior, agre­gó que co­mo en­tre­na­dor no se pue­de ra­di­car en una ciu­dad y él quie­re que­dar­se en Los Ángeles. Por úl­ti­mo y des­ta­can­do el plano per­so­nal, ase­gu­ró que “me gus­ta­ría que mis hi­jos fue­ran fut­bo­lis­tas, pe­ro lo que yo les in­cul­co a ellos es que el error que yo co­me­tí fue no ha­ber es­tu­dia­do”.

El ca­pi­tán de la ins­ti­tu­ción hi­zo un re­pa­so por su ca­rre­ra, sus ini­cios en el club y su amor a la ca­mi­se­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.