El no­ble pro­ce­so de ela­bo­ra­ción ión de ma­ra­vi­llas vi­llas tos­ta­das de Mul­chén

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Front Page - Ma­ría Jo­sé Vi­lla­gran Fo­to­gra­fías: Ma­nuel Dio­ca­res © 2016 La Tri­bu­na

Las ma­ra­vi­llas tos­ta­das son uno de los prin­ci­pa­les atri­bu­tos de la co­mu­na de Mul­chén, ha­cien­do fa­mo­sa a es­ta lo­ca­li­dad por la co­mer­cia­li­za­ción de es­te pro­duc­to.

San­dra Mo­ra se de­di­ca a la ela­bo­ra­ción y co­mer­cia­li­za­ción de ma­ra­vi­llas tos­ta­das, ini­cian­do es­te ca­mino ha­ce unos 18 años atrás.

“La ne­ce­si­dad fue por mis hi­jas, pa­ra po­der criar­las, es­tu­diar y so­bre­vi­vir de las ma­ra­vi­llas. Mi abue­la ven­día, ha­ce mu­chos años, des­pués mi ma­má y ahí lo to­mé yo”, re­la­tó San­dra.

No es un tra­ba­jo fá­cil. El pro­ce­so que pos­te­rior­men­te nos per­mi­ti­rá dis­fru­tar de las tan de­li­cio­sas ma­ra­vi­llas tos­ta­das pue­de to­mar un tiem­po no me­nor de 2 ho­ras. Una vez que San­dra com­pra las se­mi­llas y las tie­ne en su ca­sa, las la­va en unos ta­rros y lue­go las cue­la y las pa­sa por sal, de­ján­do­las re­po­sar por un ra­to. Re­co­no­ce que –de ser ne­ce­sa­rio- hay que lim­piar­las an­tes cuan­do vie­nen un tan­to su­cias.

Tras rea­li­zar to­do es­te pro­ce­so, las se­mi­llas van a la ca­ya­na: el apa­ra­to don­de se tues­tan las ma­ra­vi­llas y que va so­bre una es­pe­cie de fo­gón a le­ña. De­pen­dien­do de la can­ti­dad de se­mi­llas a tos­tar, el pro­ce­so pue­de tar­dar a lo me­nos una hora.

Una vez lis­tas, las co­mer­cia­li­za a ve­ci­nos o a quie­nes quie­ran dis­fru­tar de es­te no­ble pro­duc­to.

Cuan­do hay ac­ti­vi­da­des en el es­ta­dio o en el gim­na­sio de Mul­chén “voy a ven­der allá. Pe­ro si no, vie­nen pa­ra acá (su ca­sa) y ten­go unas clien­tas en el co­mer­cio a quie­nes voy a en­tre­gar­le a don­de tra­ba­jan”, re­la­tó San­dra.

De su tra­ba­jo, le gus­ta to­do. No es só­lo la for­ma que San­dra tie­ne pa­ra ge­ne­rar un sus­ten­to eco­nó­mi­co pa­ra ella y su fa­mi­lia sino que tam­bién es su dis­trac­ción.

El pro­ce­so pa­ra lle­gar al pro­duc­to fi­nal es com­ple­jo. “Uno tie­ne que te­ner la pa­cien­cia y el cui­da­do de que no se le que­men, que no se pa­sen, de que no va­yan a que­dar cru­das o de­ma­sia­do sa­la­das. Ese pro­ce­so es me­dio com­pli­ca­do”, re­co­no­ció Mo­ra.

APO­YO Y FO­MEN­TO AL EM­PREN­DI­MIEN­TO

Den­tro de sus fa­cul­ta­des, la mu­ni­ci­pa­li­dad de Mul­chén per­si­gue ge­ne­rar apo­yo y fo­men­tar el em­pren­di­mien­to a ni­vel co­mu­nal.

“En­ten­de­mos que pa­ra fo­men­tar el em­pleo, el mu­ni­ci­pio tam­bién tie­ne que im­pul­sar o mo­ti­var el em­pren­di­mien­to”, re­la­tó el en­car­ga­do de la Ofi­ci­na Mu­ni­ci­pal de In­ter­me­dia­ción La­bo­ral (OMIL) de la co­mu­na del Bu­reo, Ri­car­do Bus­ta­man­te.

La idea es po­der en­tre­gar he­rra­mien­tas y co­no­ci­mien­tos a los mi­cro­em­pre­sa­rios o em­pren­de­do­res pa­ra que pue­dan po­ten­ciar su ne­go­cio o idea.

“Ca­na­li­za­mos esas de­man­das o ne­ce­si­da­des vía los di­fe­ren­tes pro­gra­mas de fi­nan­cia­mien­to que tie­ne el Es­ta­do. En es­te ca­so, el mu­ni­ci­pio se coor­di­na con las en­ti­da­des que es­tán lla­ma­das a en­tre­gar los fon­dos ne­ce­sa­rios pa­ra que pue­dan ac­ce­der. Los apo­ya­mos pa­ra que pue­dan pos­tu­lar a los pro­gra­mas de em­pren­di­mien­to que ma­ne­ja el Fo­sis, el Ser­co­tec y Cor­fo, de­pen­dien­do del ne­go­cio”, ex­pli­có Bus­ta­man­te.

Asi­mis­mo, co­mo mu­ni­ci­pio, tam­bién rea­li­zan ta­lle­res de ca­pa­ci­ta­ción y es­tán preo­cu­pa­dos de que los mi­cro­em­pre­sa­rios o em­pren­de­do­res se­pan de qué for­ma pue­den pos­tu­lar a los re­cur­sos y de po­ner al al­can­ce de ellos la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra par­ti­ci­par de es­te pro­ce­so.

“Adi­cio­nal­men­te, co­lo­ca­mos pro­fe­sio­na­les pa­ra que las per­so­nas in­tere­sa­das a pos­tu­lar a es­tos fon­dos pue­dan te­ner la mis­ma po­si­bi­li­dad que al­gu­na per­so­na que -en es­te ca­so- tie­ne una idea cla­ra”, re­la­tó Bus­ta­man­te.

Son los en­car­ga­dos de la OMIL quie­nes de­fi­nen qué ti­po de ni­vel tie­ne el em­pren­de­dor: si tie­nen co­no­ci­mien­tos, si reúnen las ca­pa­ci­da­des, si la ini­cia­ti­va es­tá fun­cio­nan­do o si un em­pren­de­dor ya es­tá es­ta­ble­ci­do.

“De­pen­dien­do de eso, de su ca­pa­ci­dad y de su ca­pi­tal, no­so­tros los de­ri­va­mos a los di­fe­ren­tes fon­dos. Se les ex­pli­can cuá­les son los pla­zos en los cua­les pue­den pos­tu­lar y si no tie­nen las ca­pa­ci­da­des en co­no­ci­mien­tos los va­mos de­jan­do en una ba­se de da­tos pa­ra des­pués, du­ran­te el año y una vez que te­ne­mos un gru­po for­ma­do, rea­li­zar los ta­lle­res co­rres­pon­dien­tes”, ex­pre­so el en­car­ga­do de la OMIL.

Bus­ta­man­te agre­gó que, co­mo ofi­ci­na, cum­plen una fun­ción muy in­tere­san­te por­que –ade­más de en­tre­gar­les in­for­ma­ción­des­pués los guían en el pro­ce­so.

“Cuan­do ya vie­nen los lla­ma­dos al Fo­sis o Ser­co­tec, no­so­tros mis­mos li­de­ra­mos el te­ma pa­ra que ellos con­cu­rran a las char­las que rea­li­zan pa­ra co­la­bo­rar en el pro­ce­so de se­gui­mien­to y ayu­dar­los a pos­tu­lar”, pun­tua­li­zó Bus­ta­man­te.

No es un tra­ba­jo fá­cil. El tiem­po que pue­de de­mo­rar­se una per­so­na en rea­li­zar to­dos los pa­sos no sue­le ser in­fe­rior a dos ho­ras.

LAS SE­MI­LLAS SON TOS­TA­DAS en una ca­ya­na, pro­ce­so que pue­de tar­dar a lo me­nos una hora.

SAN­DRA MO­RA lle­va 18 años co­mer­cia­li­zan­do ma­ra­vi­llas tos­ta­das en la co­mu­na de Mul­chén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.