Un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te con con­ver­sa­ción

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Opinión -

¿Por dón­de em­pe­za­mos el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te? ¿Cuán­tos co­lo­quios, en­cuen­tros se de­ben rea­li­zar? ¿Des­de qué cos­tas? ¿Des­de qué pá­ra­mos, po­de­mos es­bo­zar nues­tra ha­bla, nues­tro dis­cur­so ju­rí­di­co po­lí­ti­co? En reali­dad, no se de­be te­mer aque­llo; pues, no es lo im­por­tan­te pa­ra una co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca. Hay que en­fo­car­lo des­de otro pun­to de vis­ta, es­to es, no im­por­ta de có­mo es el ini­cio, sino que lo esen­cial es cuán­tos pue­den y de­ben ve­nir a ese am­plio y fron­do­so en­cuen­tro. Una bue­na, lar­ga, colorida, flui­da, que­bra­da, ma­ti­za­da, llu­vio­sa, a ve­ces so­li­ta­ria con­ver­sa­ción, no me ca­be du­da, nos da­rá la so­lu­ción. Es­to es lo que nos fal­ta co­mo co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca. Te­ner, no uno, sino múl­ti­ples al­ter­na­ti­vas de con­ver­sa­ción. En el cam­po, en la ciu­dad, a tra­vés de los me­dios de pren­sa, en los co­le­gios, en las uni­ver­si­da­des, en los ho­ga­res, en los res­to­ra­nes, en los ca­fés, pa­seos, en los tra­ba­jos, en los hos­pi­ta­les, en los cen­tros de de­ten­ción y cum­pli­mien­to pe­ni­ten­cia­rio y en es­pe­cial en la te­le­vi­sión, pa­ra que se pro­duz­ca no un sim­ple arroyo de ideas, sino un río cau­da­lo­so, que nos per­mi­ta te­ner una con­ver­sa­ción to­tal so­bre el des­tino que quie­re, desea y an­he­la sin con­di­ción al­gu­na la co­mu­ni­dad chi­le­na. En la con­ver­sa­ción, nos des­lum­bran mu­chas ve­ces, las ideas del otro. La ver­dad es que con­ver­sar es a la vez con­tem­plar, con­si­de­rar, coope­rar, co­exis­tir, acep­tar otras reali­da­des y ver­da­des; en fin, se pue­de de­cir que en la co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca la con­ver­sa­ción es el ac­to más re­vo­lu­cio­na­rio que pue­de exis­tir; por­que la con­ver­sa­ción es la le­gi­ti­mi­dad que per­mi­te mo­di­fi­car o man­te­ner aque­llo va­lio­so que an­he­la di­cha co­mu­ni­dad. En la con­ver­sa­ción hay un en­cuen­tro in­te­gral, con­ver­sar, lo sen­ti­mos, nos trae siem­pre luz, el lo­gos di­vino. Con­ver­sar, en­ton­ces, es la no­ta, el re­fle­jo fun­da­men­tal de una co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca, al que lla­ma­re­mos pue­blo y po­de­mos de­cir aho­ra con ro­bus­tez: nues­tro pue­blo, o bien, so­mos el pue­blo. Cree­mos en el rol de to­das las ins­ti­tu­cio­nes en es­te diá­lo­go am­plia­do, don­de por cier­to las uni­ver­si­da­des tie­nen uno cla­ve y de he­cho, en Temu­co, la Uni­ver­si­dad Ma­yor a tra­vés de sus Jor­na­das Cons­ti­tu­cio­na­les rea­li­za­das re­cien­te­men­te in­ten­ta abrir ese es­pa­cio, pe­ro de­be­mos su­mar más. Es la con­ver­sa­ción la que po­drá sos­te­ner la ley, el Es­ta­do de De­re­cho y nues­tra Re­pú­bli­ca.

Ál­va­ro Me­sa la­to­rre Cen­tro de Es­tu­dios Cons­ti­tu­cio­na­les y Ad­mi­nis­tra­ti­vos Uni­ver­si­dad Ma­yor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.