El des­em­pleo ba­jó sor­pre­si­va­men­te: hay es­pe­ran­za con el nue­vo pre­su­pues­to 2017

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Editorial del Director - Ni­co­lás Irri­ba­rra Di­rec­tor (s)

En ca­de­na na­cio­nal, la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let anun­ció un in­cre­men­to del 2,7% del pre­su­pues­to pa­ra es­te 2017, al­go que de­be­ría ge­ne­rar ma­yor en­tu­sias­mo. ¿La ra­zón? A pe­sar de la cri­sis in­ter­na­cio­nal que ha afec­ta­do de so­bre ma­ne­ra a nues­tro país, es­te au­men­to sig­ni­fi­ca una opor­tu­ni­dad in­ne­ga­ble de po­der avan­zar y cre­cer. Jun­to con ello, es­tá la po­si­bi­li­dad de au­men­tar la in­ver­sión pú­bli­ca en ma­te­ria de in­fra­es­truc­tu­ra, con lo cual se ge­ne­ra­rían más em­pleos, y se­guir dis­mi­nu­yen­do el des­em­pleo. Es im­por­tan­te te­ner con­cien­cia que -tal co­mo han di­cho mu­chos es­pe­cia­lis­tas- ‘la eco­no­mía se ges­tio­na’, y ba­jo es­ta pre­mi­sa, los es­fuer­zos que de­bía ha­cer el Go­bierno son los que se pre­ten­den plas­mar. No fal­ta­rán los crí­ti­cos que di­rán que es un au­men­to ‘po­bre’ el del pre­su­pues­to, pe­ro sea­mos cla­ros, no se pue­de es­tar ha­cien­do de­cla­ra­cio­nes pa­ra la galería, o bien, pa­ra sa­tis­fa­cer a los sim­pa­ti­zan­tes. El cre­ci­mien­to de pre­su­pues­to, y lo com­par­to en ple­ni­tud, es­tá acor­de a la reali­dad eco­nó­mi­ca del país, pe­ro tam­bién res­pon­de a las ne­ce­si­da­des: au­men­to de in­ver­sión (10,8% pa­ra con­ce­sio­nes e in­ver­sión di­rec­ta), ge­ne­ra­ción de mano de obra, y es­pe­cial­men­te, la aus­te­ri­dad anun­cia­da por la man­da­ta­ria res­pec­to a los viá­ti­cos y di­ne­ros que se usen en las di­ver­sas re­par­ti­cio­nes, en las que se van mu­chos re­cur­sos. Las ta­reas que el país de­man­da se de­ben rea­li­zar con res­pon­sa­bi­li­dad, y eso se de­be agra­de­cer, por­que en la prác­ti­ca y en ri­gor, se es­tán ad­mi­nis­tran­do los re­cur­sos de to­dos los chi­le­nos, y eso es así, y no es un men­sa­je cli­ché. En una en­tre­vis­ta del mi­nis­tro vo­ce­ro de go­bierno, Marcelo Díaz, de­ta­lló par­te del pre­su­pues­to, el que se ve­rá re­fle­ja­do ya que dos mi­llo­nes de es­tu­dian­tes de la edu­ca­ción bá­si­ca y me­dia po­drán es­tu­diar gra­tis, en la im­ple­men­ta­ción de 43 cen­tros de sa­lud fa­mi­liar, en la in­yec­ción de 1.087 es­pe­cia­lis­tas al sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud, 12.500 vi­vien­das adi­cio­na­les, 1.500 nue­vos Ca­ra­bi­ne­ros, 200 mil nue­vos sub­si­dios. Us­ted pue­de com­par­tir o no el pre­su­pues­to, pe­ro de­be te­ner la ca­pa­ci­dad de ana­li­zar fría­men­te los he­chos. Y es­tos son cla­ros. Es evi­den­te, a to­dos nos gus­ta­ría y be­ne­fi­cia­ría un in­cre­men­to ma­yor en el pre­su­pues­to. Guillermo Tei­llier, pre­si­den­te del par­ti­do Co­mu­nis­ta, días pre­vios al anun­cio pre­si­den­cial, des­ta­ca­ba el au­men­to de és­te, pe­ro tam­bién au­gu­ra­ba el au­men­to del dé­ficit fis­cal. ¿Ne­ga­ti­vo? Por cier­to, y en pa­la­bras del pro­pio di­ri­gen­te, en re­la­ción al res­to de los paí­ses de la ‘re­gión’, es el que más va a cre­cer. Sí, el dé­ficit au­men­ta­rá, pe­ro por aho­ra es al­go ne­ce­sa­rio, ya que se de­be reac­ti­var la eco­no­mía, sin es­te pro­ce­so, pue­de cos­tar aún más sa­lir del im­pac­to de la cri­sis. Lo in­tere­san­te, tam­bién, es que la in­ver­sión ma­yor apun­ta a Edu­ca­ción, Sa­lud y Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, tres pun­tos fun­da­men­ta­les. Y en pa­la­bras de la Pre­si­den­ta, $8 de ca­da $10 pe­sos del pre­su­pues­to, irán a for­ta­le­cer es­tas tres áreas. Po­dría ser me­jor, la si­tua­ción in­ter­na e in­ter­na­cio­nal, pe­ro por lo pron­to, te­ne­mos un país que de­be reac­ti­var­se des­de aba­jo, y por aho­ra, se ha da­do el pri­mer pa­so. Es de es­pe­rar, que el nue­vo Es­ta­dio de Los Ángeles es­té con­si­de­ra­do, al igual que otros pro­yec­tos, que de­be­rán acla­rar las au­to­ri­da­des lo­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.