Body Ba­lan­ce: co­no­ce los be­ne­fi­cios e im­ple­men­tos pa­ra su prác­ti­ca

Es un pro­gra­ma de ejer­ci­cio que com­bi­na Yo­ga, es­ti­ra­mien­tos, Pi­la­tes y Tai­chi pa­ra en­tre­nar de for­ma sua­ve pe­ro efec­ti­va, re­la­jar­se y equi­li­brar cuer­po y men­te. ¿Qué es­pe­ras pa­ra pro­bar­lo?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

Crea­do en 1998 por la fac­to­ría aus­tra­lia­na Les Mi­lles, es­ta “gim­na­sia dul­ce” ha­rá tra­ba­jar to­do tu cuer­po, ya que com­bi­na to­ni­fi­ca­ción mus­cu­lar, es­ti­ra­mien­tos, equi­li­brios, co­rrec­ción pos­tu­ral y re­la­ja­ción en una mis­ma se­sión. El Body Ba­lan­ce reúne lo me­jor de las dis­ci­pli­nas orien­ta­les y oc­ci­den­ta­les en una so­la cla­se pa­ra con­se­guir un tra­ba­jo fí­si­co y men­tal muy com­ple­to.

El Body Ba­lan­ce se pre­sen­ta co­mo una al­ter­na­ti­va pa­ra to­dos aque­llos que quie­ren en­tre­nar de for­ma sua­ve, pa­ra quie­nes bus­can una ac­ti­vi­dad cuer­po men­te efec­ti­va o pa­ra quie­nes sien­ten cu­rio­si­dad por las dis­ci­pli­nas orien­ta­les. Tam­bién es un com­ple­men­to per­fec­to pa­ra otros de­por­tes y ac­ti­vi­da­des fí­si­cas, ya que su­po­ne un gran tra­ba­jo de to­ni­fi­ca­ción mus­cu­lar y co­rrec­ción pos­tu­ral.

Las cla­ses de Body Ba­lan­ce son to­da una ex­pe­rien­cia pa­ra los alum­nos, ya que re­sul­tan im­pac­tan­tes es­té­ti­ca­men­te y los mo­vi­mien­tos se rea­li­zan de ma­ne­ra co­reo­gra­fia­da al rit­mo de una mú­si­ca es­pe­cial­men­te se­lec­cio­na­da pa­ra ca­da track o par­te de la se­sión.

No ha­ce fal­ta que ha­yas prac­ti­ca­do an­tes yo­ga o tai­chi pa­ra en­trar en una cla­se de Body Ba­lan­ce, to­do el mun­do pue­de ha­cer­las, in­clu­so per­so­nas ma­yo­res y em­ba­ra­za­das. Los ejer­ci­cios es­tán pen­sa­dos pa­ra ser se­gu­ros y efec­ti­vos, y siem­pre se ofre­cen tan­to op­cio­nes sen­ci­llas co­mo avan­za­das. Al rea­li­zar­se la mis­ma co­reo­gra­fía du­ran­te tres me­ses, los alum­nos pue­den ir me­jo­ran­do su téc­ni­ca y avan­zan­do en di­fi­cul­tad.

Be­ne­fi­cios

El prin­ci­pal tra­ba­jo en las cla­ses de Body Ba­lan­ce es el de to­ni­fi­ca­ción de to­dos los gru­pos mus­cu­la­res, pe­ro se acen­túa el tra­ba­jo de la es­pal­da y de la zo­na ab­do­mi­nal. Tan­to es­tos dos gru­pos co­mo los is­quio­ti­bia­les cuen­tan con tracks pro­pios de en­tre­na- mien­to en las se­sio­nes.

A raíz del tra­ba­jo de es­pal­da y ab­do­mi­na­les, el equi­li­brio se ve muy re­for­za­do en una cla­se de Body Ba­lan­ce. En nues­tro nú­cleo cen­tral o co­re re­si­den nues­tros múscu­los es­ta­bi­li­za­do­res, que en­tre­na­re­mos a tra­vés de po­si­cio­nes de dan­za y yo­ga.

La fle­xi­bi­li­dad es otra de las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas bá­si­cas que en­tre­na­re­mos con más én­fa­sis en una se­sión de Body Ba­lan­ce: la ma­yo­ría de po­si­cio­nes de Pi­la­tes, Yo­ga y Tai­chi ne­ce­si­tan de una bue­na fle­xi­bi­li­dad pa­ra rea­li­zar­las co­rrec­ta­men­te. La fle­xi­bi­li­dad es una cua­li­dad en la que los pro­gre­sos se ven rá­pi­da­men­te si so­mos cons­tan­tes en el tra­ba­jo.

La me­jo­ra de la pos­tu­ra cor­po­ral es uno de los más im­por­tan­tes be­ne­fi­cios de las se­sio­nes de Body Ba­lan­ce, ya que se ve­rá re­fle­ja­do en nues­tros mo­vi­mien­tos de la vi­da co­ti­dia­na. Te­ner una co­rrec­ta pos­tu­ra cor­po­ral nos ha­ce más efi­cien­tes y evi­ta po­si­bles fu­tu­ras le­sio­nes.

Por úl­ti­mo, la con­cen­tra­ción y la cons­cien­cia so­bre nues­tro cuer­po, al rea­li­zar­se ejer­ci­cios pau­sa­dos y con­tro­la­dos, tam­bién se ven be­ne­fi­cia­dos. Es­to po­dre­mos apli­car­lo tam­bién a nues­tra ru­ti­na de en­tre­na­mien­to en sa­la pa­ra ais­lar múscu­los y tra­ba­jar de for­ma co­rrec­ta.

Per­fec­ta pa­ra elon­gar­nos y es­ti­rar­nos, co­no­cer nues­tro cuer­po, me­jo­rar nues­tra pos­tu­ra y fi­nal­men­te re­la­jar­nos: se­gu­ro que es­tos be­ne­fi­cios nos vie­nen bien a to­dos, a ni­vel cor­po­ral y men­tal.

IM­PLE­MEN­TA­CIÓN

Acu­de a las se­sio­nes con ro­pa có­mo­da, que te per­mi­ta rea­li­zar los mo­vi­mien­tos con fa­ci­li­dad. Lo me­jor son las ca­mi­se­tas de al­go­dón y los leg­gings.

Ten­drás que sa­car­te las za­pa­ti­llas pa­ra que la sen­sa­ción de bie­nes­tar sea ma­yor, por eso en in­vierno no du­des en po­ner­te unos cal­ce­ti­nes. Tam­bién de­be­rás lle­var una su­da­de­ra pa­ra el mo­men­to en que reali­ces los ejer­ci­cios de re­la­ja­ción. Po­drías en­friar­te si te que­das en ca­mi­se­ta.

Pe­se a que la in­ten­si­dad de los ejer­ci­cios no es muy al­ta, pue­des lle­var una bo­te­lla de agua pa­ra cuan­do te en­tre la sed. Es­ta­rás en to­do mo­men­to bien hi­dra­ta­do y con­se­gui­rás así evi­tar los ti­ro­nes y ca­lam­bres que se dan bas­tan­te a me­nu­do en las cla­ses de es­ta dis­ci­pli­na.

Es pre­ci­so con­tar con un es­pa­cio pa­ra la prác­ti­ca de body ba­lan­ce. Uti­li­za una es­te­ri­lla o una col­cho­ne­ta de un ta­ma­ño acor­de a tus di­men­sio­nes, que te per­mi­ta rea­li­zar to­dos los ejer­ci­cios sin pro­ble­mas.

Es­tas se­sio­nes de body ba­lan­ce se rea­li­zan con mú­si­ca, que por lo ge­ne­ral ele­gi­rá el mo­ni­tor. No obs­tan­te, si de­ci­des prac­ti­car­lo en tu ca­sa por tu cuen­ta de­be­rás te­ner en cuen­ta las mú­si­cas y rit­mos más ade­cua­dos. No te ol­vi­des de que abar­can tres fa­ses de ac­ti­vi­dad di­fe­ren­tes, por lo que ten­drás que con­tar con un re­per­to­rio mu­si­cal bas­tan­te am­plio.

si­gue es­tos Con­se­jos, y po­drás rea­li­zar es­ta dis­ci­pli­na des­de la co­mo­di­dad de tu ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.