Bus­can san­cio­nar a con­duc­to­res de ca­rre­ras clan­des­ti­nas

Go­ber­na­dor pre­ten­de apli­car má­xi­mo cas­ti­go a los in­vo­lu­cra­dos.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Las ca­lles no son pis­tas, pe­ro mu­chos las con­si­de­ran co­mo tal, don­de las ca­rre­ras clan­des­ti­nas se to­man las prin­ci­pa­les ave­ni­das de la ciu­dad, po­nien­do en pe­li­gro la vi­da de los ha­bi­tan­tes de Los Án­ge­les.

En re­la­ción a las me­di­das que Bio­bío, va a to­mar pa­ra en­fren­tar las ca­rre­ras clan­des­ti­nas, el go­ber­na­dor de la pro­vin­cia, Luis Bar­ce­ló, ex­pli­có que des­de ha­ce al­gu­nos días ya co­men­za­ron con el tra­ba­jo e im­ple­men­ta­ción de ac­cio­nes en con­tra de es­tas ca­rre­ras ile­ga­les.

“Ha­ce unos diez días atrás, rea­li­za­mos una reunión de coor­di­na­ción con Ca­ra­bi­ne­ros y el mu­ni­ci­pio, a fin de ha­cer -por aho­ra- una re­pre­sión de es­tas ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas, en las cua­les han da­do bas­tan­tes re­sul­ta­dos, por­que en las dos se­ma­nas, ya lle­va­mos una gran can­ti­dad de gen­te, tan­to con par­te em­pa­dro­na­do, co­mo re­te­ni­do”, des­ta­có Bar­ce­ló.

Ade­más, agre­gó que se les ha pe­di­do a los jue­ces de po­li­cía lo­cal, -sin vul­ne­rar la in­de­pen­den­cia que es­tos tie­nen- que apli­quen las san­cio­nes más al­tas que se pue­dan, en­fa­ti­zan­do que aquí es­tán en pe­li- gro la vi­da hu­ma­na -es­pe­cial­men­te- la de ter­ce­ros.

TO­LE­RAN­CIA CE­RO

Fren­te a de­cla­ra­cio­nes de las mis­mas per­so­nas que par­ti­ci­pan en es­tas ca­rre­ras, en las que “ame­na­zan” con se­guir ha­cién­do­lo igual, el go­ber­na­dor de la Pro­vin­cia de Bio­bío, fue en­fá­ti­co en ase­gu­rar que se to­ma­rán me­di­das drás­ti­cas pa­ra ter­mi­nar con es­to.

“A esas per­so­nas que di­cen que se­gui­rán con las ca­rre­ras, de­cir­les –con la mis­ma fran­que­za que se ha­bló, que no­so­tros va­mos a en­ta­blar que­re­llas, ade­más de las in­frac­cio­nes que se cur­san en el Juz­ga­do de Po­li­cía lo­cal, va­mos a en­ta­blar que­re­llas por des­ór­de­nes pú­bli­cos, por­que es­to así lo es”, sos­tu­vo.

Asi­mis­mo, aña­dió que es­tos con­duc­to­res ten­drán que ate­ner­se a las con­se­cuen­cias y ade­más a las con­se­cuen­cias clá­si­cas que pue­dan ocu­rrir de es­tas ac­ti­vi­da­des o de­por­tes “adre­na­lí­ni­cos” que a ellos tan­to le gus­tan.

“No­so­tros no lo va­mos a to­le- rar de nin­gu­na for­ma, y va­mos a ac­tuar de acuer­do a la ley y con mu­cho em­pe­ño”, ex­pu­so.

DIS­MI­NUIR LA VE­LO­CI­DAD

An­te el preo­cu­pan­te es­ce­na­rio que se vi­ve con res­pec­to a có­mo al­gu­nos se to­man sec­to­res don­de los con­duc­to­res es­tán pa­san­do a gran ve­lo­ci­dad, el go­ber­na­dor de la pro­vin­cia, in­for­mó que se es­tán to­man­do me­di­das pa­ra mi­ti­gar es­tas ac­cio­nes.

“La idea es de­ter­mi­nar las me­di­das que se pue­den to­mar al res­pec­to, a fin de re­du­cir la ve­lo­ci­dad con que la gen­te circula dia­ria­men­te allí - es­pe­cial­men­te- en la tar­de o pri- me­ra ho­ra de la ma­ña­na, y así ver la fac­ti­bi­li­dad de po­ner re­duc­to­res de ve­lo­ci­dad y tam­bién al­gún otro se­má­fo­ro”, ma­ni­fes­tó Luis Bar­ce­ló.

Fi­nal­men­te, di­jo que ade­más Ca­ra­bi­ne­ros tam­bién es­tá aten­to de cur­sar las in­frac­cio­nes de trán­si­to por ex­ce­so de ve­lo­ci­dad, me­di­da que se es­tá coor­di­nan­do con el mu­ni­ci­pio angelino y Ca­ra­bi­ne­ros.

GO­BER­NA­DOR LUIS BAR­CE­LÓ, en­fa­ti­zó que an­te es­to van a ac­tuar de acuer­do a la ley, sin to­le­rar nin­gu­na for­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.