El si­len­cio del ser­vi­dor pú­bli­co

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­rio Ríos San­tan­der

Co­noz­co los ava­ta­res de cam­pa­ñas y por ello, com­pren­do a los can­di­da­tos que ha­cen to­das cla­ses de es­fuer­zos, en me­dio de una ad­ver­si­dad enor­me, pa­ra que se co­noz­ca su men­sa­je y si ello no es po­si­ble, al me­nos su nom­bre y me­jor aún, su ros­tro. Los Án­ge­les ha cre­ci­do mu­cho, pe­ro to­da­vía es­tá es­to de “a es­ta per­so­na yo la co­noz­co” y eso, na­tu­ral­men­te que ayu­da. Y si a eso su­ma­mos el “sus­to” por ayu­da eco­nó­mi­ca, y más de­li­ca­do, el des­pres­ti­gio pú­bli­co de la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, só­lo me que­da ex­pre­sar un ho­me­na­je a las do­ce­nas de can­di­da­tos, mu­chos muy bue­nos, que se dis­po­nen en­tre­gar sus ca­pa­ci­da­des y vi­sio­nes pa­ra una co­mu­na me­jor.

Con­cor­de­mos que “se les pa­só la mano”, a los le­gis­la­do­res con es­to de la pro­pa­gan­da pú­bli­ca. Es cier­to que lo an­te­rior se ha­bía trans­for­ma­do en una suer­te de “Fe­ria de las pul­gas” re­ple­ta de car­te­les y com­pli­ca­cio­nes de trán­si­to. Pe­ro co­no­cía­mos a los que pos­tu­la­ban. Hoy lo tie­nen prohi­bi­do to­do, sal­vo al­gu­nos lu­ga­res dis­pues­to por un or­ga­nis­mo, el Ser­vel, que es­tá ubi­ca­do en la ca­lle Es­me­ral­da de San­tia­go y una ofi­ci­na fren­te a los Tri­bu­na­les en Con­cep­ción. A la au­to­ri­dad lo­cal, el mu­ni­ci­pio, na­da. To­do es des­con­fian­za. Va­le la pe­na ver al­gu­nos ab­sur­dos. De par­ti­da, “que­da prohi­bi­do ba­jo mul­tas y even­tual de­ja­ción del car­go”, el in­cum­pli­mien­to pre­vis­to en la ley pa­ra los efec­tos pu­bli­ci­ta­rios. Así de vio­len­to es la co­sa. Nin­gún can­di­da­to pue­de po­ner una pa­lo­ma en la ve­re­da, me­nos afir­ma­da en los ár­bo­les. Sin em­bar­go, Los Án­ge­les es­tá re­ple­to de “pa­lo­mas” que anun­cian: “Com­pra de ba­te­rías, fie­rro, co­bre, (ahí es­tá el in­cen­ti­vo pa­ra ro­bar­se los ca­bles de la luz ru­ral), alu­mi­nios”, más ade­lan­te otro, fi­gu­ra una mu­jer, de se­nos des­co­mu­na­les, anun­cian­do que se va a des­nu­dar a par­tir de las 23 ho­ras en (anun­cia el lu­gar)”. La lis­ta es lar­ga y di­ver­sa. To­dos apro­ve­chan la ca­lle, pe­ro la de­mo­cra­cia no. Es­tá pe­na­da por la ley y des­pres­ti­gia­da. ¿Qué ocu­rri­ría si un can­di­da­to re­ti­ra bre­ve­men­te el le­tre­ro que anun­cia las prie­tas y por bre­ves mi­nu­tos ins­ta­la su ros­tro? Lo acu­sa­rán, mul­ta y si per­sis­te, fue­ra de la com­pe­ten­cia. Triun­fa­ron las Prie­tas. Si­guen ahí. El can­di­da­to, al ol­vi­do. ¿Qué ten­drán las prie­tas que no tie­ne la de­mo­cra­cia? ¿Y la vul­ca­ni­za­ción? ¿Y el abo­ga­do que anun­cia di­vor­cios y tes­ta­men­tos? Los ár­bo­les de nues­tras ca­lles, han ser­vi­do pa­ra afir­mar anun­cios y no pa­ra el pai­sa­je ur­bano, esa es la ver­dad.

Ni tan­to ni tan po­co. Los si­len­cios ex­tre­mos, no sir­ven. Las imá­ge­nes, que a ve­ces re­em­pla­zan las pa­la­bras, tam­bién au­sen­tes. ¿Qué por­cen­ta­je de los ciu­da­da­nos ten­drán de­fi­ni­do su vo­to?. Otro mis­te­rio. ¿Y ten­dre­mos un de­ba­te de los can­di­da­tos a al­cal­de? ¿Qué di­cen de es­to los me­dios de co­mu­ni­ca­ción? Si­gue el mis­te­rio. Real­men­te, can­di­da­tos y can­di­da­tas, los ad­mi­ro. Y más aún, si pa­ra po­ner un le­tre­ro, só­lo es po­si­ble ha­cer­lo des­de el pa­tio de un ad­he­ren­te. ¿Por qué va­mos a in­vo­lu­crar a per­so­nas si es­te es un even­to po­lí­ti­co de ideas?

“Se les pa­só la mano” a los le­gis­la­do­res con es­to de la pro­pa­gan­da pú­bli­ca. Es cier­to que an­tes se ha­bía trans­for­ma­do en una suer­te de “Fe­ria de las pul­gas”, pe­ro co­no­cía­mos a los que pos­tu­la­ban.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.