Sename y la Edu­ca­ción Ar­tís­ti­ca

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Roberto Po­ble­te Za­pa­ta Dipu­tado de la Re­pú­bli­ca

La en­se­ñan­za for­mal que se im­par­te en Chi­le in­ten­ta su­mi­nis­trar co­no­ci­mien­tos siem­pre li­ga­dos a dis­ci­pli­nas cien­tí­fi­cas y hu­ma­nís­ti­cas que son la an­te­sa­la de es­tu­dios pos­te­rio­res de ca­rác­ter in­tro­duc­to­rio a ciencias di­ver­sas, pe­ro da po­ca im­por­tan­cia en la en­se­ñan­za y for­ma­ción a las dis­ci­pli­nas ar­tís­ti­cas.

Si bien hoy exis­te un par de asig­na­tu­ras que se im­par­ten, en for­ma de ta­lle­res u ho­ras ex­tra pro­gra­má­ti­cas, no hay una preo­cu­pa­ción por par­te del Es­ta­do por la for­ma­ción ar­tís­ti­ca en la eta­pa es­co­lar. Y acá po­de­mos ver la tris­te suer­te que han co­rri­do las Es­cue­las Ar­tís­ti­cas es­co­la­res, con una per­ma­nen­te pre­ca­rie­dad de re­cur­sos.

Si pen­sa­mos en los be­ne­fi­cios que pa­ra los alum­nos re­gu­la­res y pa­ra los que quie­ren se­guir una dis­ci­pli­na ar­tís­ti­ca tie­ne es­ta for­ma­ción, en cuan­to a for­ta­le­cer la com­pren­sión del me­dio, po­ten­ciar las ha­bi­li­da­des blan­das, dar cur­so a la emo­cio­na­li­dad y po­ten­ciar la crea­ti­vi­dad, es­tos be­ne­fi­cios se mul­ti­pli­can cuan­do son em­plea­dos en fa­vor de ni­ñas, ni­ños y jó­ve­nes han te­ni­do pro­ble­mas en sus fa­mi­lias o que han in­frin­gi­do la ley, y que se en­cuen­tran en pe­río­do de cui­da­do y/o de reha­bi­li­ta­ción a car­go del Sename.

Por es­tos días, la di­rec­to­ra del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res, So­lan­ge Huer­ta, ha da­do a co­no­cer la ci­fra de­fi­ni­ti­va de ni­ños fa­lle­ci­dos que –di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te– es­ta­ban a car­go del or­ga­nis­mo du­ran­te los úl­ti­mos 11 años. Re­ve­ló que los de­ce­sos son 865 fa­lle­ci­dos en el sis­te­ma re­si­den­cial de pro­tec­ción del Ser­vi­cio y otros 406 en pro­gra­mas am­bu­la­to­rios en­tre el 1 de enero de 2005 y el 30 de ju­nio de 2016. Las ci­fras son ate­rran­tes, pe­ro so­lo vie­nen a con­fir­mar lo que se sos­pe­cha­ba. No nos po­de­mos que­dar con los bra­zos cru­za­dos. No po­de­mos con­ti­nuar es­ta mar­cha con es­tos ma­ca­bros re­sul­ta­dos, de­be­mos en­men­dar el rum­bo y jun­to con sal­var esas vi­das en el fu­tu­ro, de­be­mos res­tau­rar­las, reha­bi­li­tar­las y pro­te­ger­las pa­ra pro­cu­rar­les una exis­ten­cia dig­na y bue­na.

Ya an­tes de sa­ber es­tas ci­fras vi­si­té a la di­rec­to­ra So­lan­ge Huer­ta, pa­ra con­ver­sar so­bre el tra­ba­jo con la in­fan­cia vul­ne­ra­da y pro­po­ner­le las dis­ci­pli­nas ar­tís­ti­cas co­mo mo­do de in­ter­ven­ción. Le ma­ni­fes­té que uno de los te­mas re­le­van­tes pa­ra no­so­tros es la in­te­gra­ción de las Ar­tes en la edu­ca­ción en cual­quier es­pa­cio, co­mo en las dos gran­des áreas del Sename; pro­tec­ción y jus­ti­cia ju­ve­nil, ya que a tra­vés del Ar­te se for­man ha­bi­li­da­des pa­ra la vi­da. En esa oca­sión tam­bién asis­tió Ro­dri­go Con­tre­ras, quien fue­ra mi alumno y hoy es un des­ta­ca­do ac­tor y pro­fe­sor de tea­tro que im­ple­men­tó du­ran­te los dos úl­ti­mos años un gran pro­yec­to con ta­lle­res de tea­tro a jó­ve­nes del Cen­tro de Jus­ti­cia Ju­ve­nil de San Ber­nar­do. De­mos­tró con he­chos, có­mo es el tra­ba­jo que pro­po­ne­mos ha­bi­li­tar en to­da la Ins­ti­tu­ción. En es­te contexto pre­sen­ta­mos un gran pro­yec­to, que abar­ca la mi­ra­da de las Ar­tes y el apor­te que otor­gan pa­ra fo­men­tar la res­pon­sa­bi­li­za­ción y re­in­ser­ción so­cial en jó­ve­nes de jus­ti­cia ju­ve­nil, y tam­bién pa­ra aque­llos que se en­cuen­tran en el área de pro­tec­ción.

Si pen­sa­mos en los be­ne­fi­cios que pa­ra los alum­nos re­gu­la­res y pa­ra los que quie­ren se­guir una dis­ci­pli­na ar­tís­ti­ca tie­ne es­ta for­ma­ción, es­tos be­ne­fi­cios se mul­ti­pli­can cuan­do son em­plea­dos en fa­vor de ni­ños y jó­ve­nes han te­ni­do pro­ble­mas fa­mi­lia­res o que han in­frin­gi­do la ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.