¿Por qué ir a vo­tar? El ma­yor ac­to de re­bel­día

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Jo­sé Cór­do­va Ara­ne­da Con­se­je­ro re­gio­nal

En los úl­ti­mos años se ha acu­mu­la­do de­cep­ción, enojo, ra­bia, có­le­ra y des­con­fian­za por la cla­se po­lí­ti­ca, pe­ro es­tos sen­ti­mien­tos se han ca­na­li­za­do de dos for­mas to­tal y ab­so­lu­ta­men­te dis­tin­tas en la so­cie­dad. Pri­me­ro: mu­chas per­so­nas han to­ma­do la de­ci­sión (equi­vo­ca­da a mi pa­re­cer) de mar­gi­nar­se del sim­ple, pe­ro no me­nos en­go­rro­so, ac­to de ir y vo­tar pa­ra ele­gir, me ima­gino que lo ven co­mo un ac­to de re­bel­día o de en­fa­ti­zar ca­da vez más su des­con­ten­to, dan­do una se­ñal ca­da vez más cla­ra a los po­lí­ti­cos; se­gun­do: otros, sin em­bar­go, han de­ci­di­do dar un pa­so al fren­te, asu­mien­do que no só­lo bas­ta con al­zar la voz o pre­sio­nar en las ca­lles. Per­so­nas que hoy quie­ren de­mos­trar que el re­me­dio a la en­fer­me­dad no es ale­jar­se de ella, sino que es re­me­diar­la des­de den­tro con ma­nos lim­pias, y sin tan­tas pro­me­sas de cam­pa­ña (no se asus­te cuan­do vea a un can­di­da­to que no le pro­me­te na­da, el ve­cino que quie­re ser ele­gi­do por otro ve­cino bus­ca en con­jun­to la so­lu­ción al pro­ble­ma) só­lo pi­den una opor­tu­ni­dad, una opor­tu­ni­dad pa­ra de­mos­trar que sí se pue­de ha­cer bue­na po­lí­ti­ca, que se pue­de ac­tuar con trans­pa­ren­cia y ho­nes­ti­dad. Chi­le una vez más ten­drá un mo­men­to de­mo­crá­ti­co, la so­la ac­ción de ir a vo­tar más que un ac­to cí­vi­co vo­lun­ta­rio, es la opor­tu­ni­dad de ele­gir a quien di­ri­gi­rá nues­tra co­mu­na y quien fis­ca­li­za­rá su tra­ba­jo por un pe­rio­do de 4 años, apro­ve­che us­ted di­cho mo­men­to.

En­ton­ces ¿ por qué vo­ta­mos? Por una es­pe­ran­za re­no­va­do­ra de te­ner me­jo­res re­pre­sen­tan­tes, los cua­les sean ca­pa­ces de com­pren­der con ma­yor sen­ti­do a la co­mu­ni­dad y sus ciu­da­da­nos, pues su­po­ne que el in­di­vi­duo ele­gi­do de­no­ta un sen­ti­do de per­te­nen­cia del lu­gar, y de las per­so­nas que quie­re re­pre­sen­tar. En es­tas elec­cio­nes hay per­so­nas que desean cam­biar las vi­das de otras, qui­zás la su­ya, in­di­vi­duos que sue­ñan con ciu­da­des más lim­pias, más se­gu­ras, más in­clu­si­vas, más ex­pe­di­tas y con ma­yor cul­tu­ra, vo­ta­mos por­que es po­si­ble la bue­na po­lí­ti­ca, aque­lla que desafía a los ma­los po­lí­ti­cos, que pro­mue­ve el pro­gre­so in­di­vi­dual y el de la co­mu­ni­dad, y en es­pe­cial de­be­mos vo­tar por­que al con­tra­rio de lo que se cree o pien­sa, es­te ‘sí’ es el ma­yor ac­to de re­bel- día que po­de­mos rea­li­zar co­mo so­cie­dad, de­be­mos em­po­de­rar­nos de los pro­ce­sos de­mo­crá­ti­cos de nues­tro país, a tra­vés de ello, po­de­mos de­jar fue­ra a quie­nes no han he­cho bien su tra­ba­jo, a quie­nes no nos han re­pre­sen­ta­do, a quie­nes no han cum­pli­do sus pro­me­sas y a quie­nes han man­cha­do la po­lí­ti­ca, en­su­cián­do­la de la ma­ne­ra que us­ted y yo ya es­ta­mos abu­rri­dos de ver y es­cu­char. Lo in­vi­to a us­ted ve­cino, a us­ted ve­ci­na, a vo­tar y ele­gir, no por mí ni por us­ted, sino que por el fu­tu­ro de nues­tros hi­jos e hi­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.