EL AMOR EN IN­TER­NET

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Leo­nar­do Gon­zá­lez Ra­mí­rez Pe­rio­dis­ta di­gi­tal Uni­ver­si­dad San Sebastián

Se­ñor Di­rec­tor: ¿Muy tí­mi­do pa­ra sa­lir? ¿Ago­tó to­das las téc­ni­cas y es­tra­te­gias de con­quis­ta? ¿Na­da da re­sul­ta­do? La web ofre­ce una op­ción. Tin­der vie­ne al res­ca­te de quie­nes es­tén en bus­ca del amor, nue­vas amis­ta­des o sim­ple­men­te una con­ver­sa­ción con al­guien in­tere­san­te.

Crea­da en 2012, la apli­ca­ción pa­ra dis­po­si­ti­vos mó­vi­les se ha con­sa­gra­do co­mo el ícono de las ci­tas 2.0. ¿Có­mo se usa? Hay que ba­jar la apli­ca­ción, in­gre­sar con la cuen­ta de Fa­ce­book (sin asus­tar­se, el uso de la app se man­tie­ne pri­va­do) y Tin­der bus­ca­rá a las per­so­nas más cer­ca­nas geo­grá­fi­ca­men­te que tam­bién es­tén en la pla­ta­for­ma.

Si un usua­rio le agra­da, pre­sio­ne el co­ra­zón o des­lí­ce­lo con el de­do ha­cia la de­re­cha, de lo con­tra­rio, pue­de en­viar­lo a la iz­quier­da. Si la per­so­na a la que le dio li­ke tam­bién lo hi­zo con us­ted, se ge­ne­ra­rá la co­ne­xión y po­drá ha­blar con el prín­ci­pe o prin­ce­sa que es­tá al otro la­do de la pan­ta­lla. Es­te mé­to­do man­tie­ne la pri­va­ci­dad de am­bas par­tes, ya que si no hay in­te­rés co­mún, nun­ca sa­brá quién le ha da­do el an­sia­do co­ra­zón.

¿No le con­ven­ce? Chi­le re­gis­tra más de 12 mi­llo­nes de in­ter­ac­cio­nes al día, por lo que pro­ba­ble­men­te no pier­da na­da in­ten­tán­do­lo. Ade­más, con la re­cien­te in­cor­po­ra­ción de sus pre­fe­ren­cias en Spo­tify a Tin­der, por lo me­nos po­drá ha­blar de la mú­si­ca que tie­nen en co­mún (o co­rrer en ca­so con­tra­rio).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.