Abor­to se­gu­ro

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Se­bas­tián Drey­fus Vo­ce­ro Vo­ces Ca­tó­li­cas

Hoy se es­tá pro­po­nien­do a las Na­cio­nes Uni­das es­ta­ble­cer el día 28 de sep­tiem­bre co­mo Día In­ter­na­cio­nal del Abor­to Se­gu­ro. Y en nues­tro país se es­tá avan­zan­do en nues­tro Con­gre­so Na­cio­nal en el pro­yec­to de des­pe­na­li­za­ción del abor­to en las cau­sa­les de ries­go de la ma­dre, in­com­pa­ti­bi­li­dad con la vi­da y en el ca­so de vio­la­ción.

Exis­te su­fi­cien­te evi­den­cia que la apro­ba­ción del abor­to en es­tas tres cau­sa­les ha si­do la puer­ta de en­tra­da en mu­chos paí­ses pa­ra ter­mi­nar con le­yes am­plias pa­ra prac­ti­car abor­tos has­ta avan­za­dos me­ses de ges­ta­ción co­mo lo ha in­di­ca­do en reite­ra­das oca­sio­nes el Dr. Jor­ge Bec­ker, mé­di­co gi­ne­co-obs­te­tra de am­plia ex­pe­rien­cia en el cui­da­do de em­ba­ra­zos de al­to ries­go, quien ade­más tra­ba­jó en el sis­te­ma pú­bli­co es­pa­ñol.

Por tres vo­tos con­tra dos, la co­mi­sión de Sa­lud del se­na­do apro­bó la idea de le­gis­lar. El se­na­dor Ful­vio Ros­si jus­ti­fi­có su vo­to a fa­vor afir­man­do que “No es el Es­ta­do quien de­be de­ci­dir sino ca­da uno de no­so­tros en co­rres­pon­den­cia con su pro­pia con­cien­cia”. Por su par­te, el se­na­dor Gui­do Gi­rar­di jus­ti­fi­có su vo­to ar­gu­men­tan­do que el te­ma es “si a las mu­je­res se les va a tra­tar co­mo su­je­to de de­re­cho pleno o se les va a me­nos­ca­bar”. Fi­nal­men­te la senadora Ca­ro­li­na Goic sus­ten­tó su vo­to en que “aquí a na­die se le es­tá obli­gan­do a abor­tar, sino que es có­mo el Es­ta­do se ha­ce car­go del dra­ma que hay de­trás de es­tas tres cau­sa­les ex­cep­cio­na­les”. Po­dría­mos re­su­mir que es­tas pos­tu­ras se sus­ten­tan en los va­lo­res re­pu­bli­ca­nos de li­ber­tad, igual­dad y fra­ter­ni­dad en los cua­les se han sus­ten­ta­do y desa­rro­lla­do la ma­yo­ría de las de­mo­cra­cias a par­tir de la re­vo­lu­ción fran­ce­sa.

Des­po­ja­do de cual­quier ses­go o creen­cia re­li­gio­sa, me pro­pon­go ar­gu­men­tar que cual­quier hu­ma­nis­ta exis­ten­cia­lis­ta cre­yen­te, ateo o ag­nós­ti­co de­bie­ra asen­tir, que en las tres cau­sa­les de abor­to, se de­be con­fron­tar la de­ci­sión de la mu­jer con la li­ber­tad del pró­ji­mo que es­tá en su vien­tre. Po­drán de­cir que lo que es­tá en su vien­tre no es per­so­na, pe­ro no po­drán ne­gar que es vi­da y que es­tá “con­de­na­da” a exis­tir. Ese fe­to en ges­ta­ción es un ser humano yec­to (arro­ja­do) en el mun­do.

Fi­nal­men­te to­dos es­tos ar­gu­men­tos ra­cio­na­les son ex­pre­sión de una so­cie­dad pos­mo­der­na que ha per­di­do la ca­pa­ci­dad de so­por­tar el do­lor y a tra­vés de él dar­le sen­ti­do a la exis­ten­cia. Ca­mi­na­mos ha­cia un des­tino don­de ser fe­liz pa­re­cie­ra ser si­nó­ni­mo de no su­frir. Pa­re­cie­ra que las eli­tes han re­nun­cia­do a nues­tra al­ma na­cio­nal, a la sa­bi­du­ría y acer­vo po­pu­lar y pre­ten­den re­em­pla­zar­la por un ra­cio­na­lis­mo li­be­ral y ma­te­ria­lis­ta.

Sien­do aún más pre­ci­sos, la exi­gen­cia mo­ral es a pa­de­cer jun­to con el pró­ji­mo, no a te­ner so­lo las­ti­ma de él. Tan­to amó Cris­to a los su­yos que es­tu­vo dis­pues­to a dar la vi­da por mos­trar­les ese ca­mino a la ple­ni­tud.

Po­drán de­cir que lo que es­tá en su vien­tre no es per­so­na, pe­ro no po­drán ne­gar que es vi­da y que es­tá “con­de­na­da” a exis­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.