Co­rrom­pien­do me­no­res

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Max Sil­va Ab­bott Doc­tor en De­re­cho Pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía del De­re­cho Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

Es­can­da­lo­so ( po­lé­mi­co es po­co) es el ya fa­mo­so li­bro “100 pre­gun­tas so­bre se­xua­li­dad ado­les­cen­te”, ela­bo­ra­do ba­jo los aus­pi­cios de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de San­tia­go. Se ad­vier­te al lec­tor que se di­rán al­gu­nas co­sas fuer­tes en es­ta co­lum­na, así que pue­de no se­guir le­yen­do.

Hay que de­cir­lo muy cla­ro: con el pre­tex­to de “in­for­mar” so­bre di­ver­sas du­das acer­ca de la se­xua­li­dad, en el fon­do es­te “ma­nual” pre­ten­de co­rrom­per a los me­no­res que ten­gan la des­gra­cia de to­par­se con él. Y di­go co­rrom­per, por­que el tex­to ads­cri­be cla­ra­men­te a la ideo­lo­gía de gé­ne­ro, que con­ci­be la se­xua­li­dad co­mo al­go com­ple­ta­men­te plás­ti­co y sub­je­ti­vo, don­de to­do va­le. Por tan­to, le­jos de con­tes­tar in­quie­tu­des (de ma­ne­ra bas­tan­te in­com­ple­ta y uni­la­te­ral, di­cho sea de pa­so, al de­jar fue­ra, en­tre otras co­sas, la afec­ti­vi­dad y el amor), el li­bro es­tá in­ci­tan­do a pro­bar­lo to­do, co­lo­can­do po­si­bi­li­da­des in­sos­pe­cha­das an­te jó­ve­nes en ple­na for­ma­ción de su per­so­na­li­dad. Ob­via­men­te es­tas po­si­bi­li­da­des hoy son ase­qui­bles vía in­ter­net, pe­ro aquí cla­ra­men­te se es­tá fa­ci­li­tan­do enor­me­men­te el ca­mino.

Ade­más, tra­ta a los ado­les­cen­tes ca­si co­mo si fue­ran ani­ma­les, que no pue­den con­tro­lar­se y que son pu­ra pul­sión se­xual. Y co­mo to­do va­le, cual­quier co­sa que la ima­gi­na­ción con­ci­ba es “en­se­ña­da” por es­te li­bro, sien­do el pa­rá­me­tro rec­tor (y mil per­do­nes por lo que voy a de­cir) cual­quier par­te del cuer­po que pue­da ser ob­je­to de pe­ne­tra­ción. To­do va­le, to­do es­tá al mis­mo ni­vel, la co­sa es “pa­sar­lo bien”. Des­de es­ta pers­pec­ti­va ( y otra vez pi­do per­dón), hay que dar gra­cias por te­ner los oí­dos pe­que­ños, pues en ca­so con­tra­rio, se­gu­ra­men­te se ha­bla­ría de las bon­da­des del “se­xo au­di­ti­vo”. Por igua­les mo­ti­vos, tal vez lo úni­co que le fal­tó fue un ca­pí­tu­lo de­di­ca­do a la zoo­fi­lia.

Ade­más, se su­po­ne que pa­ra el ac­tual go­bierno son ma­los o no­ci­vos (¿real­men­te lo son?) el em­ba­ra­zo ado­les­cen­te, las en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual, el abor­to y los va­ria­dos de­li­tos de con­no­ta­ción se­xual; y con un po­co de bue­na vo­lun­tad, tam­bién las se­pa­ra­cio­nes de las pa­re­jas (no ha­ble­mos de di­vor­cios, pues es pe­dir de­ma­sia­do pa­ra es­ta vi­sión) y la de­li­ca­da si­tua­ción en que que­dan los hi­jos.

Aho­ra bien, a la luz del li­bri­to en co­men­to: ¿ con­tri­bu­ye el mis­mo a evi­tar o al me­nos a dis­mi­nuir es­tos y otros pro­ble­mas de nues­tras ac­tua­les so­cie­da­des? Cla­ra­men­te no, pues al incitar tan pre­coz­men­te a pro­bar to­do ti­po de ex­pe­rien­cias se­xua­les, por sim­ple ló­gi­ca, to­dos es­tos pro­ble­mas au­men­ta­rán.

Sin em­bar­go, al me­nos el li­bro tie­ne una vir­tud: mos­trar muy cla­ra­men­te las in­ten­cio­nes de sus pro­mo­to­res y su ver­da­de­ra con­cep­ción del hom­bre y la so­cie­dad. Es, pues, mo­men­to de des­per­tar.

Hay que dar gra­cias por te­ner los oí­dos pe­que­ños, pues en ca­so con­tra­rio, se­gu­ra­men­te se ha­bla­ría de las bon­da­des del “se­xo au­di­ti­vo”. Por igua­les mo­ti­vos, tal vez lo úni­co que le fal­tó fue un ca­pí­tu­lo de­di­ca­do a la zoo­fi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.