¿Se­cues­tros? ¿Qué es­tá pa­san­do?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Es mo­men­to de co­men­zar a fre­nar la de­lin­cuen­cia. Las le­yes es­tán y son cla­ras. El pro­ble­ma, al pa­re­cer, es la in­co­rrec­ta in­ter­pre­ta­ción que se les ha­ce. Un se­cues­tro, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de un me­nor, es in­to­le­ra­ble.

En me­nos de una se­ma­na co­no­ci­mos dos he­chos de­lic­tua­les re­la­cio­na­dos con se­cues­tros en la pro­vin­cia de Bio­bío. Mien­tras el pri­me­ro de ellos ocu­rrió el pa­sa­do 28 de sep­tiem­bre, cuan­do un hom­bre que ca­mi­na­ba por ca­lle Co­lo Co­lo en la po­bla­ción Ciu­da­des de Chi­le, fue in­ter­cep­ta­do por un au­to­mó­vil con tres per­so­nas en su in­te­rior, quie­nes lo obli­ga­ron a su­bir al vehícu­lo ame­na­zán­do­lo con un fie­rro.

Sin em­bar­go, el día de ayer, nue­va­men­te co­no­ci­mos en La Tribuna, una in­for­ma­ción de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas, pe­ro en es­ta opor­tu­ni­dad, in­vo­lu­cró a un me­nor de 15 años en la co­mu­na de La­ja. Fue es­te ado­les­cen­te quien lle­gó la ma­ña­na del mar­tes a su ca­sa con su ca­ra y ro­pa su­cia y en­san­gren­ta­da. Lo que le ocu­rrió fue que, mien­tras tran­si­ta­ba por ca­lle San Martín con Prat de di­cha lo­ca­li­dad, dos in­di­vi­duos lo obli­ga­ron a su­bir al vehícu­lo, apun­tán­do­lo con un ar­ma de fue­go y pos­te­rior­men­te lo tras­la­da­ron a un gal­pón aban­do­na­do, don­de lo de­ja­ron ama­rra­do.

Con es­tos an­te­ce­den­tes, la si­tua­ción es cla­ra­men­te preo­cu­pan­te, ya que co­mien­za a creer­se que lo acon­te­ci­do po­dría ser una nue­va mo­da de­lic­tual, tal co­mo en su mo­men­to han si­do los por­to­na­zos, los tur­ba­zos o los alu­ni­za­jes a las tien­das.

El Có­di­go Pe­nal, es bas­tan­te ca­te­gó­ri­co en su ar­tícu­lo 141. En él se sos­tie­ne que “el que sin de­re­cho en­ce­rra­re o de­tu­vie­re a otro pri­ván­do­le de su li­ber­tad, co­me­te el de­li­to de se­cues­tro y se­rá cas­ti­ga­do con la pe­na de pre­si­dio o re­clu­sión me­nor en su gra­do má­xi­mo”. In­clu­si­ve in­di­ca que “el que con mo­ti­vo u oca­sión del se­cues­tro co­me­tie­re ade­más ho­mi­ci­dio, vio­la­ción, vio­la­ción so­do­mí­ti­ca o al­gu­nas de las le­sio­nes com­pren­di­das en los ar­tícu­los 395, 396 y 397 N° 1, en la per­so­na del ofen­di­do, se­rá cas­ti­ga­do con pre­si­dio ma­yor en su gra­do má­xi­mo a pre­si­dio per­pe­tuo ca­li­fi­ca­do”. Por lo tan­to, lo que hoy es­pe­ra la so­cie­dad es que el po­der Ju­di­cial apli­que la le­gis­la­ción sin fa­vo­ri­tis­mos ni pre­fe­ren­cias, ya que es­te ti­po de ac­tos, prác­ti­ca­men­te erra­di­ca­dos de nues­tra so­cie­dad, no se pue­den trans­for­mar en una mo­da. De­ben ser con­de­na­dos. Na­die tie­ne de­re­cho a co­me­ter es­te ti­po de ac­tos.

Es mo­men­to de co­men­zar a fre­nar la de­lin­cuen­cia. Las le­yes es­tán y son cla­ras. El pro­ble­ma, al pa­re­cer, es la in­co­rrec­ta in­ter­pre­ta­ción que se les ha­ce. Un se­cues­tro, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de un me­nor, es in­to­le­ra­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.