Re­cuer­de que siem­pre es me­jor pre­ve­nir que cu­rar

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

An­te un nue­vo fin de se­ma­na lar­go, mu­chas fa­mi­lias apro­ve­cha­rán la ins­tan­cia pa­ra dis­fru­tar de unos días de des­can­so fue­ra de la ciu­dad.

La si­tua­ción pue­de ge­ne­rar la oca­sión pa­ra que an­ti­so­cia­les per­pe­tren de­li­tos que pue­dan afec­tar a vi­vien­das que se en­cuen­tren so­las.

Por otra par­te, el au­men­to en el flu­jo vehi­cu­lar por las dis­tin­tas ru­tas de la pro­vin­cia bien po­dría oca­sio­nar ac­ci­den­tes de trán­si­to con con­se­cuen­cias de di­ver­sa ín­do­le.

An­te ello, nun­ca es­tá de más re­cor­dar que pre­ve­nir los de­li­tos y ac­ci­den­tes de trán­si­to no es una la­bor que de­ba de­jar­se úni­ca y ex­clu­si­va­men­te a Ca­ra­bi­ne­ros de Chi­le.

De no­so­tros de­pen­de ayu­dar a evi­tar que si­tua­cio­nes de es­ta ín­do­le ocu­rran y afec­tan nues­tros bie­nes y la vi­da de quie­nes nos ro­dean.

De na­da sir­ven las re­co­men­da­cio­nes que en­tre- ga la po­li­cía si co­mo ciu­da­da­nos no las po­ne­mos en prác­ti­ca, cons­cien­tes de que un pe­que­ño cam­bio pue­de mar­car la di­fe­ren­cia.

Ca­da uno es res­pon­sa­ble de lo que ocu­rre en sus vi­das y en­torno; de ahí la im­por­tan­cia de ser pre­ca­vi­dos al mo­men­to de res­guar­dar nues­tros bie­nes pa­ra no ser víc­ti­mas de ro­bo o de no in­ge­rir alcohol si es que va­mos a con­du­cir.

De­trás de ca­da per­so­na exis­te una fa­mi­lia, ami­gos y cer­ca­nos que su­fri­rán la par­ti­da de un ser que­ri­do en ca­so de fa­lle­cer en un ac­ci­den­te de trán­si­to.

De­trás de ca­da con­duc­tor hay una fa­mi­lia, ami­gos y cer­ca­nos que su­fri­rán con las con­se­cuen­cias pro­vo­ca­das por un in­ci­den­te de es­te ti­po.

En vir­tud de las cir­cuns­tan­cias, el lla­ma­do no es más que a dis­fru­tar con pru­den­cia y res­pon­sa­bi­li­dad. Re­cuer­de que al­guien lo es­pe­ra en su ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.