Chi­le: cons­truir una bue­na ca­sa en un buen ba­rrio

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Cris­tián Fuen­tes Aca­dé­mi­co Es­cue­la de Cien­cia Po­lí­ti­ca Uni­ver­si­dad Cen­tral

Las elec­cio­nes traen con­si­go un de­ba­te pro­gra­má­ti­co –más o me­nos in­ten­so, pe­ro siem­pre in­tere­san­te– so­bre los gran­des desafíos que en­fren­ta el país. Sin em­bar­go, los te­mas in­ter­na­cio­na­les no sue­len apa­re­cer co­mo prio­ri­ta­rios, pues per­te­ne­cen al re­du­ci­do ám­bi­to de los po­lí­ti­cos in­tere­sa­dos en via­jar y en ocu­par car­gos y de los fun­cio­na­rios de la Can­ci­lle­ría que re­cla­man pa­ra sí el me­jor de­re­cho a dis­fru­tar de esos pri­vi­le­gios.

An­te es­ta ca­ri­ca­tu­ra ¿có­mo pue­de ser que la eco­no­mía más abierta de Amé­ri­ca La­ti­na apre­cie de una ma­ne­ra tan es­ca­sa la in­fluen­cia del res­to del mun­do en su so­cie­dad? Pa­re­cie­ra que se­gui­mos sien­do unos is­le­ños que pre­fie­ren abs­te­ner­se y no me­ter­se en líos.

Las rea­les ne­ce­si­da­des de Chi­le in­di­can otra co­sa. En­ten­der los fe­nó­me­nos que con­for­man el pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción en que es­ta­mos in­ser­tos y te­ner al­gu­na po­si­bi­li­dad de in­ter­ve­nir en ellos re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra el des­tino na­cio­nal. Cuan­do el po­der se en­cuen­tra frag­men­ta­do, se re­quie­re – an­tes que to­do– con­fluir con los Es­ta­dos de la re­gión en que vi­vi­mos pa­ra te­ner una so­la voz en el con­cier­to in­ter­na­cio­nal. Aquí no cuen­ta esa des­afor­tu­na­da fra­se que nos iden­ti­fi­ca­ba co­mo una bue­na ca­sa en un mal ba­rrio, ya que se nos exi­ge res­pon­sa­bi­li­dad an­te los pro­ble­mas que afli­gen al pla­ne­ta, con ma­yor ra­zón si esas di­fi­cul­ta­des se pro­du­cen en nues­tro en­torno más pró­xi­mo.

Chi­le hi­zo una muy bue­na la­bor de acom­pa­ña­mien­to en los diá­lo­gos de paz en­tre el go­bierno de Co­lom­bia y las FARC, si­tua­ción que nos ha­ce pen­sar en que la trans­for­ma­ción del país en un es­ta­bi­li­za­dor re­gio­nal es una opor­tu­ni­dad pa­ra la di­plo­ma­cia crio­lla. Te­ne­mos los re­cur­sos hu­ma­nos pa­ra ha­cer­lo, so­bre to­do cuan­do el re­sul­ta­do del ple­bis­ci­to cu­bre con un man­to de du­da el fu­tu­ro de la na­ción her­ma­na. Allí de­be­mos es­tar pa­ra fa­ci­li­tar el en­cuen­tro en­tre las par­tes y ayu­dar a ten­der puen­tes.

Co­mer­ciar con un 83,6% del PIB glo­bal es un tre­men­do pa­tri­mo­nio, aun­que no es su­fi­cien­te. Orien­tar nues­tra es­tra­te­gia ex­ter­na a la con­ver­gen­cia en la di­ver­si­dad de Amé­ri­ca La­ti­na, asu­mien­do las di­fe­ren­cias y acer­can­do al Pa­cí­fi­co con el Atlán­ti­co, for­ta­le­ce a to­da la re­gión y la po­si­cio­na en un sen­de­ro se­gu­ro ha­cia el de­sa­rro­llo.

Pa­ra con­cre­tar una po­lí­ti­ca ex­te­rior co­mo es­ta, se re­quie­re de un gran acuer­do na­cio­nal que per­mi­ta fun­dar una ver­da­de­ra po­lí­ti­ca de Es­ta­do, de­mo­crá­ti­ca y a lar­go pla­zo, que fa­ci­li­te cum­plir los ob­je­ti­vos fun­da­men­ta­les de nues­tra na­ción. Só­lo así po­dre­mos cons­truir una bue­na ca­sa en un buen ba­rrio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.