Tu­ris­tas co­no­cen ci­clo pro­duc­ti­vo de un ár­bol y ela­bo­ra­ción de ma­de­ra en Chi­le

En el pro­ce­so de pues­ta en mar­cha, se en­cuen­tra un cir­cui­to tu­rís­ti­co de­no­mi­na­do la “Ru­ta de la Ma­de­ra”, ini­cia­ti­va pio­ne­ra en la Re­gión del Mau­le que pro­me­te acer­car a cien­tos de tu­ris­tas chi­le­nos y ex­tran­je­ros al co­ra­zón forestal de Chi­le.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

La zo­na de Cons­ti­tu­ción ha te­ni­do des­de su na­ci­mien­to co­mo rin­cón de as­ti­lle­ros, una in­trín­se­ca re­la­ción con la ma­de­ra. Pri­me­ro, fue la cons­truc­ción de fa­lu­chos, (em­bar­ca­cio­nes de ma­de­ra im­pul­sa­das con ve­las), pa­ra trans­por­tar mer­ca­de­rías en los al­bo­res del si­glo XVIII y hoy se ha con­ver­ti­do en la prin­ci­pal ur­be forestal de la Re­gión del Mau­le.

La re­gión tie­ne ade­más un sin­fín de lu­ga­res atrac­ti­vos y la zo­na de la gran Cor­di­lle­ra de la Cos­ta guar­da un pro­fun­do sen­ti­do de arrai­go pa­ra sus ha­bi­tan­tes y re­ci­be ca­da año a mi­les de vi­si­tan­tes.

Una in­no­va­do­ra ofer­ta tu­rís­ti­ca quie­re com­bi­nar pre­ci­sa­men­te los atrac­ti­vos tra­di­cio­na­les de la zo­na, con un cir­cui­to in­no­va­dor, de­no­mi­na­do “Ru­ta de la Ma­de­ra”, que mos­tra­rá có­mo na­ce y se cul­ti­va un ár­bol, su ci­clo de vi­da, la ela­bo­ra­ción de pro­duc­tos de la ma­de­ra, has­ta las em­pre­sas y per­so­nas que tra­ba­jan en el ru­bro, to­do acom­pa­ña­do de bue­na gas­tro­no­mía, pai­sa­jes y gra­to des­can­so.

De es­ta ma­ne­ra, el tour abar­ca­rá los dis­tin­tos pro­ce­sos de la in­dus­tria forestal, co­mo vi­ve­ros pro­duc­to­res de mi­llo­nes de nue­vos ár­bo­les, mo­der­nas em­pre­sas ubi­ca­das en torno a la ru­ta San Ja­vier- Cons­ti­tu­ción, el sec­tor Vi­ña­les, em­pre­sas fo­res­ta­les pe­que­ñas, me­dia­nas y gran­des, así co­mo ge­ne­ra­do­ras de ener­gía lim­pia y la ciu­dad pro­pia­men­te tal, con su po­ten­te iden­ti­dad en ba­se a la ma­de­ra y que guar­da un es­pe­cial en­can­to por su his­to­ria y buen cli­ma.

La Cor­po­ra­ción Chi­le­na de la Ma­de­ra se­de Mau­le es la ges­to­ra de la ini­cia­ti­va y la es­tá im­ple­men­tan­do con la ase­so­ría pro­fe­sio­nal de la Fun­da­ción Acer­ca­re­des.

La idea de in­cor­po­rar la ac­ti­vi­dad forestal en la ofer­ta tu­rís­ti­ca re­gio­nal, sur­gió tras la bue­na aco­gi­da que tu­vo en­tre los asis­ten­tes un tour pi­lo­to, or­ga­ni­za­do por el gre­mio forestal en la úl­ti­ma tem­po­ra­da ve­ra­nie­ga.

El ge­ren­te de la se­de Mau­le de Cor­ma, Leo­nar­do Ver­ga­ra To­rreal­ba, ex­pli­ca que en las so­cie­da­des ac­tua­les la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca y los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos no se con­tra­po­nen y, muy por el con­tra­rio, se com­ple­men­tan y po­ten­cian mu­tua­men­te.

“Hoy, la in­dus­tria de la ma­de­ra tie­ne pro­ce­sos de pro­duc­ción lim­pia cu­yas plan­tas in­dus­tria­les no só­lo son un ejem­plo de una pro­duc­ción am­bien­tal, so­cial, cul­tu­ral y eco­nó­mi­ca­men­te bien he­cha, sino tam- bién son un atrac­ti­vo pa­ra la gen­te, que siem­pre ha vis­to esas industrias des­de el ca­mino. En­ton­ces, di­ji­mos ¿ por qué no abrir esas industrias a quien quie­ra co­no­cer­las?. Ese es nues­tro desafío”, des­ta­ca Ver­ga­ra.

El per­so­ne­ro in­for­ma que ya se han rea­li­za­do va­rias prue­bas pi­lo­to y re­cuer­da co­mo anéc­do­ta que se te­nía pla­ni­fi­ca­do arren­dar un bus pa­ra 45 pa­sa­je­ros con dos vuel­tas, pe­ro que “fue tal el éxi­to, que cuan­do lle­vá­ba­mos diez via­jes, tu­vi­mos que pa­rar por­que se nos aca­bó el pre­su­pues­to pro­gra­ma­do, que­dan­do gen­te sin po­der su­bir. Ahí nos di­mos cuen­ta que si es­to se pro­gra­ma­ba pro­fe­sio­nal­men­te, pe­ro des­de el pun­to de vis­ta y en­fo­que del ope­ra­dor tu­rís­ti­co, es de­cir, co­mo par­te de la ofer­ta tu­rís­ti­ca zo­nal, po­dría ser un gran apor­te a am­bas industrias”, plantea Ver­ga­ra.

De es­ta ma­ne­ra, agre­ga “pu­si­mos ‘ma­nos a la obra’, bus­can­do alia­dos em­pren­de­do­res, re­ci­bi­mos coope­ra­ción pro­fe­sio­nal de la Fun­da­ción Acer­ca­re­des, hi­ci­mos una pla­ni­fi­ca­ción ade­cua­da con un pri­mer gru­po de em­pre­sas que, gus­to­sas acep­ta­ron for­mar par­te de es­te pro­gra­ma y en el ve­rano 2017 el pro­gra­ma de­be­ría par­tir con pro­fe­sio­na­les del tu­ris­mo”, ade­lan­ta.

ZO­NA ATRAC­TI­VA

Cons­ti­tu­ción es Mo­nu­men­to Na­cio­nal, San­tua­rio de la Na­tu­ra­le­za, por sus par­ti­cu­la­res ro­cas de gran­des di­men­sio­nes (Piedra de la Igle­sia, de las Ven­ta­nas, del León, del Ele­fan­te, Ter­mó­pi­las) y con­ser­va el úl­ti­mo ra­mal fe­rro­via­rio de tro­cha an­gos­ta que via­ja ca­da día des­de Tal­ca y pa­sa por pin­to­res­cas es­ta­cio­nes. Ade­más, man­tie­ne una cons­tan­te ac­ti­vi­dad en torno al río Mau­le y po­see ex­ten­sas du­nas y pla­yas.

El di­rec­tor de Acer­ca­re­des, Víctor Me­del, ex­pli­ca que los pro­fe­sio­na­les de la fun­da­ción es­tán abo­ca­dos al mo­de­lo de ne­go­cio que pre­ci­sa­rá los cos­tos y per­fi­les de los cir­cui­tos que com­bi­na­rán la es­ta­día en Cons­ti­tu­ción, sus tra­di­cio­na­les pa­seos a los lu­ga­res tu­rís­ti­cos y la Ru­ta de la Ma­de­ra.

“Son dos te­má­ti­cas que his­tó­ri­ca­men­te se veían con­tra­pues­tas. Se pen­sa­ba que don­de ha­bía in­dus­tria forestal no ha­bía tu­ris­mo. Sin em­bar­go, aho­ra con es­ta ini­cia­ti­va im­pul­sa­da por Cor­ma Mau­le, se jun­tan esos dos mun­dos y se rom­pe ese pa­ra­dig­ma”, sos­tu­vo Me­del.

El em­pre­sa­rio ma­de­re­ro, oriun­do de Cons­ti­tu­ción, Juan Do­min­go Mar­tin, da la bien­ve­ni­da a la ini­cia­ti­va. Ha si­do pro­ta­go­nis­ta del de­sa­rro­llo y cre­ci­mien­to de la in­dus­tria de la ma­de­ra, in­cor­po­ran­do tec­no­lo­gía de punta, in­vir­tien­do en ca­pa­ci­ta­ción y ca­pi­tal humano que, sin du­da, trans­for­man a sus plan­tas de ase­rrío en un atrac­ti­vo re­fe­ren­te pa­ra co­no­cer y vi­si­tar en la zo­na.

“Nues­tra po­lí­ti­ca es de puer­tas abier­tas y es­ta­mos en­can­ta­dos de ser par­te de una Ru­ta de la Ma­de­ra que nos per­mi­ti­rá dar a co­no­cer nues­tra iden­ti­dad eco­nó­mi­ca y so­cial”, sos­tie­ne Mar­tin.

En­tu­sias­mo que com­par­te Car­los Muñoz, ope­ra­dor tu­rís­ti­co de Cons­ti­tu­ción, quien con­fía en que la Ru­ta de la Ma­de­ra po­ten­cia­rá el cir­cui­to de vi­si­tas.

“Es­ta es una idea pio­ne­ra que con­si­de­ro sú­per po­ten­te pues po­dre­mos dar a co­no­cer el pro­ce­so in­dus­trial a gru­pos de tu­ris­tas chi­le­nos y ex­tran­je­ros, fa­mi­lias y adul­tos ma­yo­res que se sor­pren­de­rán con es­tas ac­ti­vi­da­des que com­bi­na­rán las vi­si­tas con bue­na gas­tro­no­mía”, apun­ta. Re­co­rri­do de la Ru­ta de la Ma­de­ra El re­co­rri­do por es­ta nue­va ru­ta tu­rís­ti­ca se ini­cia­rá y ter­mi­na­rá en Cons­ti­tu­ción. Las al­ter­na­ti­vas que con­si­de­ra­rá la Ru­ta se la Ma­de­ra se­rán los vi­ve­ros, fae­na de bos­que, al­muer­zo tí­pi­co, vi­si­ta al pro­ce­so de los ase­rra­de­ros, pro­ce­sa­mien­to de ce­lu­lo­sa, don­de se co­no­ce­rá có­mo se ela­bo­ra esa ma­te­ria pri­ma y ade­más de op­tar a las nue­vas pis­ci­nas tem­pe­ra­das que se ca­le­fac­cio­nan con aguas uti­li­za­das en el mis­mo pro­ce­so in­dus­trial.

La idea es­tá en la fa­se fi­nal de su de­sa­rro­llo y pró­xi­ma­men­te se efec­tua­rá el lan­za­mien­to ofi­cial. Las ex­pec­ta­ti­vas son op­ti­mis­tas pues se apos­ta­rá a pre­cios ase­qui­bles, con res­pal­do de las pro­pias em­pre­sas fo­res­ta­les, quie­nes se abri­rán a los tu­ris­tas pa­ra dar a co­no­cer una ac­ti­vi­dad re­le­van­te pa­ra la re­gión y el país.

ES­TE PRO­YEC­TO per­mi­ti­rá dar a co­no­cer la iden­ti­dad eco­nó­mi­ca lo­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.