Co­noz­ca to­do lo que de­bes sa­ber a la ho­ra de sal­tar la cuer­da

Es un ejer­ci­cio que per­mi­te apor­tar ma­yor va­rie­dad a tu ru­ti­na, por lo que la ha­rá más atrac­ti­va y, pro­ba­ble­men­te, más mo­ti­van­te.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

Se te aca­ba­ron las ex­cu­sas pa­ra no ejer­ci­tar­te. Por­que si el gim­na­sio te abu­rre o no tie­nes tiem­po pa­ra ir, es­ta es una bue­na op­ción pa­ra to­ni­fi­car el cuer­po sin sa­lir de tu ca­sa. Sal­tar la cuer­da es una de las ac­cio­nes más com­ple­tas y que ma­yo­res be­ne­fi­cios brin­da, ya que im­pli­ca un tra­ba­jo tan­to fí­si­co co­mo de sa­lud. Ade­más, no re­quie­re gran­des gas­tos, só­lo ne­ce­si­tas el im­ple­men­to y lis­to.

¿Qué es lo que con­se­gui­rás prac­ti­can­do? Un ejer­ci­cio com­ple­to. Al sal­tar es­tás to­ni­fi­can­do gran par­te de tu cuer­po co­mo los bra­zos, las pier­nas y los glú­teos, ade­más es una for­ma di­ver­ti­da de ha­cer de­por­te y muy sen­ci­lla. Ahorras tiem­po y es­fuer­zo.

Va­lor: Co­mo te men­cio­na­mos an­te­rior­men­te, uno de los be­ne­fi­cios de sal­tar la cuer­da es que no ne­ce­si­tas in­ver­tir mu­cho di­ne­ro en ello, basta con com­prar una y lis­to. Te du­ra­rá mu­cho. En el mer­ca­do exis­ten mu­chas va­rie­da­des pa­ra ele­gir, pe­ro su pre­cio no so­bre­pa­sa los 10.000 pe­sos.

Ca­lo­rías: Es­to te en­can­ta­rá, pues si co­mien­zas a rea­li­zar es­te ejer­ci­cio, con 25 o 30 mi­nu­tos de es­fuer­zo que­ma­rás en­tre 280 y 330 ca­lo­rías ¿Qué tal? Por otro la­do, es en­tre­te­ni­do, así que no po­drás pa­rar de ha­cer­lo.

Hue­sos fuer­tes: Lle­ga­da la ve­jez, es co­mún que las per­so­nas co­mien­cen a te­ner pro­ble­mas a los hue­sos, y aun­que es­tés le­jos de lle­gar a la ter­ce­ra edad, es im­por­tan­te que des­de ya ten­gas la cos­tum­bre de te­ner tu cuer­po en mo­vi­mien­to pa­ra for­ta­le­cer­lo. Sal­tar la cuer­da es una muy bue­na op­ción.

Ver­sá­til: Pue­des usar­la, lle­var­la y guar­dar­la en don­de quie­ras. Es un ejer­ci­cio có­mo­do, en­tre­te­ni­do y muy com­ple­to.

AN­TE­CE­DEN­TES A CON­SI­DE­RAR

Mu­chos creen que la me­jor ma­ne­ra de per­der gra­sa es me­dian­te lar­gas se­sio­nes de ejer­ci­cio ae­ró­bi­co, o ‘car­dio’ co­mo se le co­no­ce nor­mal- men­te. Y per­pe­tuan­do la ig­no­ran­cia, pien­san que la me­jor for­ma de ha­cer car­dio es co­rrien­do.

En reali­dad, las cla­ves pa­ra per­der gra­sa son las si­guien­tes:

Me­jo­ra tu ali­men­ta­ción, es real­men­te el com­po­nen­te más im­por­tan­te. Desa­rro­lla múscu­lo, ya que que­ma más ca­lo­rías du­ran­te to­do el día, ade­más de me­jo­rar tu fí­si­co.

Haz ejer­ci­cio in­ten­so pe­ro en in­ter­va­los más cor­tos, con ejer­ci­cios que in­vo­lu­cren mu­chos múscu­los de tu cuer­po.

Hoy to­ca ha­blar de un ejer­ci­cio que se­gu­ra­men­te co­noz­cas, al que se­gu­ra­men­te ju­gas­te en tu in­fan­cia (so­bre to­do si eres mu­jer), pe­ro en el que pro­ba­ble­men­te no pien­ses a la ho­ra de que­mar gra­sa.

El ejer­ci­cio es ni más ni me­nos que ‘sal­tar cuer­da‘, apa­ren­te­men­te un jue­go de ni­ños, pe­ro que es cla­ve en el en­tre­na­mien­to de de­por­tis­tas ac­tua­les co­mo bo­xea­do­res, prac­ti­can­tes de ar­tes mar­cia­les (sal­tar cuer­da era par­te im­por­tan­te del en­tre­na­mien­to de Bru­ce Lee) y que his­tó­ri­ca­men­te uti­li­za­ron las legiones ro­ma­nas pa­ra man­te­ner a sus hom­bres en bue­na con­di­ción fí­si­ca.

¿POR QUÉ DE­BES SAL­TAR CUER­DA? Las ven­ta­jas de sal­tar cuer­da

po­drían re­su­mir­se en: El equi­pa­mien­to que ne­ce­si­tas es muy bá­si­co, sim­ple­men­te una cuer­da de sal­tar y un po­co de es­pa­cio.

Re­quie­re una im­por­tan­te coor­di­na­ción en­tre tus pies y tus ma­nos, por lo que me­jo­ra tu sis­te­ma pro­pio­cep­ti­vo, y ayu­da a desa­rro­llar tus re­fle­jos y tu equi­li­brio ( sis­te­ma ves­ti­bu­lar).

ayu­da a desa­rro­llar masa ósea;

los cons­tan­tes sal­tos ge­ne­ran es­trés en tus hue­sos y obli­gan a tu cuer­po a for­ta­le­cer su es­truc­tu­ra ósea. Sal­tar cuer­da es más efi­cien­te pa­ra pre­ve­nir la osteoporosis que to­mar com­ple­men­tos de cal­cio.

Los cons­tan­tes sal­tos ayu­dan a desa­rro­llar la ve­lo­ci­dad de tus múscu­los, y por tan­to la ca­pa­ci­dad ‘ex­plo­si­va’ o po­ten­cia de tus pier­nas.

Es un ejer­ci­cio de cuer­po en­te­ro, que tra­ba­ja mu­chos múscu­los de ma­ne­ra si­mul­tá­nea:

Bra­zos, hom­bros (del­toi­des) y es­pal­da.

Uti­li­za una cuer­da más pe­sa­da y el es­fuer­zo de tu cuer­po su­pe­rior se­rá to­da­vía ma­yor.

Sal­tar cuer­da re­quie­re coor­di­na­ción y equi­li­brio, pa­ra lo cual se dis­pa­ran los múscu­los ab­do­mi­na­les, lum­ba­res y múscu­los de la ca­de­ra.

Y por su­pues­to los múscu­los de las pier­nas: ge­me­los, mus­los, glú­teos y otros mús- cu­los es­ta­bi­li­za­do­res más pe­que­ños.

Es un po­de­ro­so ejer­ci­cio ae­ró­bi­co, por lo que for­ta­le­ce tam­bién tu múscu­lo más im­por­tan­te, el co­ra­zón.

SAL­TAR CUER­DA VER­SUS CO­RRER

Hay es­tu­dios que in­di­can que sal­tar cuer­da du­ran­te 10 min es equi­va­len­te a co­rrer du­ran­te 30 min en tér­mi­nos de me­jo­ra car­dio­vas­cu­lar y de que­ma de ca­lo­rías, ob­via­men­te con­si­de­ran­do una in­ten­si­dad equi­va­len­te en am­bos ejer­ci­cios ( po­cas co­sas que­man más ca­lo­rías que es­prin­tar a to­da ve­lo­ci­dad). La com­pa­ra­ción con­si­de­ra sal­tar cuer­da a 120 rpm (dos sal­tos por se­gun­do) ver­sus ha­cer jog­ging a un rit­mo nor­mal.

Sal­tar cuer­da es más efi­cien­te a la ho­ra de que­mar gra­sa por­que in­vo­lu­cra más múscu­los, y co­mo aca­bo de ex­pli­car apor­ta be­ne­fi­cios adi­cio­na­les (coor­di­na­ción, equi­li­brio) que no con­si­gues con un ejer­ci­cio más bá­si­co co­mo co­rrer.

Por úl­ti­mo, hay gran va­rie­dad de for­mas de sal­tar cuer­da, só­lo hay una for­ma (sen­sa­ta) de co­rrer. La va­rie­dad lo ha­ce di­ver­ti­do.

RE­CO­MEN­DA­CIO­NES PA­RA SAL­TAR CUER­DA

Sal­tar cuer­da es un ejer­ci­cio sen­ci­llo, pe­ro que re­quie­re cier­ta téc­ni­ca, y creo que los si­guien­tes con­se­jos te pue­den ayu­dar a do­mi­nar­la rá­pi­da­men­te:

Man­tén la ca­be­za rec­ta y la mi­ra­da al fren­te, no mi­res ha­cia aba­jo. Man­tén el tor­so rec­to y las ro­di­llas li­ge­ra­men­te do­bla­das. Man­tén los co­dos cer­ca del cuer­po.

Uti­li­za las mu­ñe­cas pa­ra ha­cer gi­rar la cuer­da, no los bra­zos. Uti­li­za la par­te de­lan­te­ra de los pies (me­ta­tar­so) pa­ra im­pul­sar­te y pa­ra ate­rri­zar. Es su­fi­cien­te con que sal­tes 3-4 cm. Uti­li­za cal­za­do sin acol­cha­mien­to; si sal­tas des­cal­zo me­jor to­da­vía, pe­ro no te lo acon­se­jo mien­tras no do­mi­nes la téc­ni­ca, los la­ti­ga­zos en los pies no son tan agra­da­bles.

a La Ho­ra De sal­tar cuer­da, y una vez que do­mi­nes el sal­to bá­si­co, se abre to­do un mun­do de po­si­bi­li­da­des que te man­ten­drá en­tre­te­ni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.