Des­cu­brien­do la cien­cia con los ni­ños y ni­ñas en el Jar­dín In­fan­til

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - An­drea Sal­da­ña León Di­rec­to­ra Re­gio­nal Jun­ji Bio­bío

Sa­be­mos que las ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas, más que un ins­tru­men­to pa­ra me­dir las com­pe­ten­cias de una per­so­na, son co­mo un múscu­lo que de­be ser en­tre­na­do des­de la in­fan­cia.

La Se­ma­na Na­cio­nal de la Cien­cia y Tec­no­lo­gía se ce­le­bra du­ran­te to­da es­ta se­ma­na, es­te año en­fo­ca­da a bus­car so­lu­cio­nes ins­pi­ra­das en la na­tu­ra­le­za. Es el ca­so del jar­dín in­fan­til “Prin­ci­pi­to” ubi­ca­do en la po­bla­ción Do­min­go Con­tre­ras Gómez y jar­dín in­fan­til “21 de Ma­yo” en la po­bla­ción del mis­mo nom­bre, am­bos de Los Án­ge­les, don­de los ni­ños y ni­ñas han tra­ba­ja­do con pie­dras re­ci­cla­das, mi­cros­co­pios con cé­lu­las ve­ge­ta­les, tam­bo­res pa­ra los di­ver­sos rit­mos y ma­te­ria­les edu­ca­ti­vos di­ver­sos, pa­ra efec­tuar ex­pe­ri­men­tos con agua, acei­te, en­tre otros in­gre­dien­tes, que les ha per­mi­ti­do co­no­cer di­fe­ren­tes ex­pe­rien­cias cien­tí­fi­cas, guia­das por pro­fe­sio­na­les de los cen­tros edu­ca­ti­vos.

En el mar­co de la Se­ma­na de la Cien­cia y Tec­no­lo­gía, nues­tros jar­di­nes in­fan­ti­les pú­bli­cos Jun­ji es­tán re­le­van­do la po­si­bi­li­dad de que las edu­ca­do­ras y los equi­pos de jar­di­nes in­fan­ti­les in­cre­men­ten su re­per­to­rio de es­tra­te­gias y de di­dác­ti­cas que ayu­dan a es­ti­mu­lar el pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co en los ni­ños y ni­ñas des­de el ini­cio, es por eso que ha re­ci­bi­do el apo­yo de Ex­plo­ra de Co­nicyt co­mo una for­ma de con­tri­buir e in­cre­men­tar es­tas es­tra­te­gias.

Re­cor­de­mos que la re­cien­te En­cues­ta de Per­cep­ción So­cial de la Cien­cia muestra que exis­te in­te­rés en el pú­bli­co, pe­ro los chi­le­nos se sien­ten des­in­for­ma­dos. Tam­bién que rea­li­zan po­cas ac­ti­vi­da­des li­ga­das a la cien­cia. Pe­se a ello, el apor­te des­de la edu­ca­ción parvularia es que los ni­ños y ni­ñas, no ven a la cien­cia le­ja­na, creen en la cien­cia y ven a la na­tu­ra­le­za co­mo sú­per po­de­ro­sa, rea­li­zan­do sus ex­pe­ri­men­tos. Por ejem­plo, cuan­do ven un glo­bo te­rres­tre y les de­ci­mos que es la for­ma del pla­ne­ta tie­rra, los ni­ños y ni­ñas pue­den de­cir que la tie­rra es hue­ca y otros ase­gu­ran im­pre­sio­na­dos que la gen­te vi­ve aden­tro so­bre una su­per­fi­cie pla­na. Ahí co­mien­za un de­ba­te, los ni­ños y ni­ñas con­ver­san, sur­gen in­te­rro­gan­tes, se es­cu­chan, y al pre­sen­tar­se un pro­ble­ma, van bus­can­do di­ver­sas for­mas de so­lu­cio­nar­lo, sin mie­do a equi­vo­car­se. Un gran ejem­plo, por­que des­de la in­fan­cia, no hay te­mor al en­sa­yo y error, una gran en­se­ñan­za por­que la cien­cia in­clu­ye pro­bar y co­me­ter erro­res-ha­cien­do prue­bas, fra­ca­san­do e in­ten­tan­do de nue­vo. Pa­ra co­men­zar en la ca­sa y des­cu­brir la cien­cia, pue­de bus­car ac­ti­vi­da­des que no sean ni de­ma­sia­do fá­ci­les ni de­ma­sia­do di­fí­ci­les pa­ra su ni­ño y ni­ña. Si no es­tá se­gu­ro, es­co­ja la más fá­cil, pa­ra evi­tar la im­pre­sión que las cien­cias en sí son de­ma­sia­do di­fí­ci­les. Los adul­tos, a ve­ces, dan por sen­ta­do que los más pe­que­ños del ho­gar, ne­ce­si­tan de­mos­tra­cio­nes es­pec­ta­cu­la­res pa­ra apren­der las cien­cias, pe­ro es­to no es cier­to y lo he­mos com­pro­ba­do en el jar­dín in­fan­til. En la Re­gión del Bio­bío, pue­de adap­tar ac­ti­vi­da­des de acuer­do a la zo­na, co­mo bus­car un lu­gar her­mo­so pa­ra ver las es­tre­llas.

Al con­tra­rio de lo que se pien­sa, la cien­cia es mu­cho más ac­ce­si­ble a to­dos y ese es el ob­je­ti­vo de la Se­ma­na Na­cio­nal de la Cien­cia y la Tec­no­lo­gía ba­jo el ale­ro de Co­nicyt, que es de al­gu­na ma­ne­ra, de­rri­bar los mu­ros de que la cien­cia es di­fí­cil y lle­var esos co­no­ci­mien­tos a to­das par­tes. Jus­ta­men­te en es­tos días es­ta­mos rea­li­zan­do di­ver­sos ex­pe­ri­men­tos en dis­tin­tos jar­di­nes in­fan­ti­les de la Jun­ji con mu­chas ac­ti­vi­da­des y los ni­ños y ni­ñas, par­ti­ci­pan fe­li­ces. Sa­be­mos que las ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas, más que un ins­tru­men­to pa­ra me­dir las com­pe­ten­cias de una per­so­na, son co­mo un múscu­lo que de­be ser en­tre­na­do des­de la in­fan­cia. La aten­ción, las re­la­cio­nes ló­gi­co ma­te­má­ti­cas, la ca­pa­ci­dad de cuan­ti­fi­car y cla­si­fi­car ob­je­tos o de re­co­no­cer re­la­cio­nes cau­sa efec­to, son ha­bi­li­da­des cla­ves, no so­lo pa­ra el de­sa­rro­llo in­te­lec­tual, sino que cons­ti­tu­yen la se­mi­lla del pen­sa­mien­to cien­tí­fi­co que de­be­mos sem­brar en las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes y así la cien­cia se va ha­cer ca­da día más fá­cil y más cer­ca­na. A tra­vés de la cien­cia, los ni­ños y ni­ñas co­mien­zan a ser cu­rio­sos, crea­ti­vos, per­se­ve­ran­tes, mo­ti­va­dos y to­le­ran­tes, sin te­mor a des­cu­brir, tra­ba­jar en equi­po y abrir un mun­do de po­si­bi­li­da­des con ac­cio­nes más en­tre­te­ni­das y en­ri­que­ce­do­ras pa­ra su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.