524 años: Por el re­co­no­ci­mien­to a la ma­chi Fran­cis­ca Lin­co­nao

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ives Or­te­ga Poe­ta

Ha­ce ya unos qui­nien­tos vein­ti­cua­tro años que es­te mun­do que­dó al des­cu­bier­to, atrás que­dó aquel tiem­po don­de to­do era bueno, fue un tiem­po fe­liz; el su­fi­cien­te co­mo pa­ra con­ce­bir un ho­nes­to va­lor a la vi­da y pro­tec­ción por la na­tu­ra­le­za, no ha­bía en­fer­me­dad en­ton­ces; no ha­bía dolores de hue­sos, no ha­bía fie­bres, no ha­bía vi­rue­la, no ha­bía ar­dor de pe­cho, ni en­fla­que­ci­mien­to. Sa­nos vi­vían; pe­ro ese tiem­po aca­bó el día que lle­ga­ron so­bre esas na­ves to­da la am­bi­ción, to­do el odio, to­da la trai­ción de esos se­res blan­cos ve­ni­dos de Eu­ro­pa. Na­da que­dó en pie; el ré­gi­men de los au­to­pro­cla­ma­dos des­cu­bri­do­res y con­quis­ta­do­res de nues­tra Amé­ri­ca mo­re­na, tu­vo co­mo pun­ta de lan­za el se­cues­tro de cien­tos de mi­les de ni­ños y ni­ñas; en cu­yos so­bre­vi­vien­tes abun­da­ron abu­sos fí­si­cos, se­xua­les y emo­cio­na­les, la lla­ma­da evan­ge­li­za­ción im­pues­ta por la igle­sia ha­bía al­can­za­do su­mar tam­bién a es­tos abo­rí­ge­nes, se mul­ti­pli­can los in­ter­na­dos por es­te re­cón­di­to con­ti­nen­te pa­ra al­can­zar a es­tos bár­ba­ros, pa­ga­nos y pi­lu­chos; pues el mo­do de vi­da na­tu­ral que lle­va­ban has­ta ese en­ton­ces, no era bueno. Es­to fa­ci­li­ta­ría el con­trol y do­mi­nio de la tie­rra y de sus re­cur­sos. ¿Cuán­tos fue­ron en su­ma la po­bla­ción de ni­ños y ni­ñas muer­tos por las pla­gas que trans­mi­tían las te­las ex­tran­je­ras? En ese en­ton­ces na­die se dio el tiem­po de con­tar­los ¿Cuán­to ha cam­bia­do de aque­llo? En el pre­sen­te los ni­ños y ni­ñas de na­tu­ra­le­za na­ti­va o mes­ti­za re­pre­sen­tan más del 50% de aque­llos in­fan­tes que en­gro­san los di­ver­sos sis­te­mas de adop­ción en ca­da una de las re­gio­nes las cua­les es­tra­té­gi­ca­men­te se sub­di­vi­die­ron los te­rri­to­rios usur­pa­dos. Ci­to tres fuen­tes: al his­to­ria­dor Eduar­do Ga­leano y su na­rra­ti­va an­tro­po­ló­gi­ca de los he­chos del si­glo XV en ade­lan­te; “Las Ve­nas Abier­tas de Amé­ri­ca La­ti­na”, al pe­ñi Pas­cual Co­ña; “Me­mo­ria de un Ca­ci­que Chileno”, en la narración de cos­tum­bres en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX y el re­la­to fres­co de un her­mano mapuche, don­de na­rra el có­mo fue rap­ta­do por una co­mi­ti­va di­ri­gi­da por el al­cal­de de ese en­ton­ces y un cu­ra; quie­nes se lo lle­va­ron a la fuer­za jun­to a una mon­to­ne­ra de otros ni­ños; pa­ra sa­car­los de su es­ta­do de pe­ca­do y salvajismo que lle­va­ban, de­cían: “éra­mos chi­cos to­da­vía y nues­tros pa­pás era ca­da uno di­ri­gen­te de su co­mu­ni­dad, así fue co­mo en­tra­mos; de pri­me­ra ha­blá­ba­mos só­lo nues­tra len­gua…” No pa­sa­ría mu­cho tiem­po en dar­me cuen­ta que las co­mu­ni­da­des de las cua­les pro­ve­nían esos ni­ños (que fue­ron) hoy día no exis­te ves­ti­gio an­ces­tral, sus pa­dres han muer­to y con ello la me­mo­ria. Aún des­pués de 524 años el Es­ta­do de Chi­le per­sis­te en la vo­lun­tad de fa­ci­li­tar el con­trol y do­mi­nio de la tie­rra y de sus re­cur­sos pa­ra uso y go­ce de los usur­pa­do­res.

El ré­gi­men de los au­to­pro­cla­ma­dos des­cu­bri­do­res y con­quis­ta­do­res de nues­tra Amé­ri­ca mo­re­na, tu­vo co­mo pun­ta de lan­za el se­cues­tro de cien­tos de mi­les de ni­ños y ni­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.