Los ni­ños del Se­na­me

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Re­na­to Se­gu­ra Ce­rre­gio­nal.cl

Es­tu­por, tris­te­za e in­dig­na­ción ha oca­sio­na­do la no­ti­cia que da cuen­ta de la muer­te de 243 me­no­res a car­go del Se­na­me. Se­gún lo se­ña­la­do por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, del to­tal de ni­ños y ni­ñas fa­lle­ci­dos, 74 eran me­no­res a 6 años. La di­rec­to­ra del Se­na­me, or­ga­nis­mo que en su pá­gi­na web to­da­vía no mues­tra se­ña­les de arre­pen­ti­mien­to por lo oca­sio­na­do, de­cla­ró que la tar­dan­za en en­tre­gar las ci­fras se de­bió a que no exis­tían re­gis­tros de quie­nes fa­lle­cie­ron pro­duc­to de “ser­vi­do­res con po­co es­pa­cio, soft­wa­re in­su­fi­cien­te y ni­ños sin RUT”.

Tris­te­za es cons­ta­tar que nues­tros ni­ños, lo más pre­cia­do que tie­ne una so­cie­dad, vi­ven en el des­am­pa­ro y el de­sin­te­rés de la so­cie­dad por su fu­tu­ro. Tris­te­za es cons­ta­tar que ve­mos, lo que que­re­mos ver; gas­ta­mos cuan­tio­sos re­cur­sos en ayu­dar a quie­nes no lo ne­ce­si­tan y de­ja­mos mo­rir en el ab­so­lu­to des­am­pa­ro y ol­vi­do a quie­nes más ne­ce­si­tan nues­tro ca­ri­ño, com­pren­sión y so­li­da­ri­dad.

In­dig­na­ción es la res­pues­ta fren­te al anun­cio de la au­to­ri­dad de asig­nar en for­ma “in­me­dia­ta” $2.500 mi­llo­nes de pe­sos. ¿Cuán­to va­le la vi­da de un ni­ño? ¿Sig­ni­fi­ca es­to que, de­ja­mos mo­rir a inocen­tes cria­tu­ras por no asig­nar $ 10 mi­llo­nes de pe­sos a ca­da uno (equi­va­len­te a la die­ta de un mes de un so­lo par­la­men­ta­rio)?

Lo que ha ocu­rri­do con nues­tros ni­ños y ni­ñas, no es fru­to de la ca­sua­li­dad. Es con­se­cuen­cia de la ló­gi­ca de las prio­ri­da­des y las trans­for­ma­cio­nes de un, Chi­le que­ri­do, que to­da­vía no es ca­paz de ha­cer­se res­pon­sa­ble por la vi­da de su gen­te. Es curioso y tris­te, que nos va­na­glo­rie­mos de ha­ber abo­li­do la pe­na de muer­te, aun cuan­do el Es­ta­do de Chi­le, du­ran­te los úl­ti­mos 11 años, apli­có la pe­na ca­pi­tal a cer­ca de 500 per­so­nas de al­ta vul­ne­ra­bi­li­dad, en­tre adul­tos y me­no­res, que es­ta­ban ba­jo su cui­da­do y res­pon­sa­bi­li­dad.

Fren­te a la reac­ción del Go­bierno, pre­sio­na­do por los acon­te­ci­mien­tos co­yun­tu­ra­les, hu­bie­se es­pe­ra­do una ac­ti­tud más no­ble y hu­mil­de de nues­tra au­to­ri­dad. Chi­le es­tá de due­lo, pe­ro nin­gu­na ban­de­ra ofi­cial on­dea a me­dia as­ta. No es­cu­ché la vo­lun­tad de un “nun­ca más”, don­de se in­for­me opor­tu­na­men­te, a la opi­nión pú­bli­ca, y se reali­ce la in­ves­ti­ga­ción su­ma­ria de ri­gor, ca­da vez que se re­gis­tre la muer­te de una per­so­na que es­té ba­jo la cus­to­dia de un or­ga­nis­mo pú­bli­co.

Le he­mos fa­lla­do a nues­tros ni­ños y ni­ñas. Fra­ca­sa­mos co­mo adul­tos, co­mo Go­bierno y co­mo so­cie­dad. Es por ello que, en mi nom­bre y el de mi fa­mi­lia, les ha­go lle­gar a nues­tros ni­ños y ni­ñas de Chi­le, el más sen­ti­do pé­sa­me. Les pi­do per­dón por nues­tro de­sin­te­rés y pa­si­vi­dad fren­te al su­fri­mien­to hu­mano.

In­dig­na­ción es la res­pues­ta fren­te al anun­cio de la au­to­ri­dad de asig­nar en for­ma “in­me­dia­ta” $2.500 mi­llo­nes de pe­sos. ¿Cuán­to va­le la vi­da de un ni­ño? ¿Sig­ni­fi­ca es­to que, de­ja­mos mo­rir a inocen­tes cria­tu­ras por no asig­nar $ 10 mi­llo­nes de pe­sos a ca­da uno (equi­va­len­te a la die­ta de un mes de un so­lo par­la­men­ta­rio)?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.