Se hi­zo re­for­ma tri­bu­ta­ria y no se pen­só en los li­bros

Si en Chi­le no se tra­ba­ja pa­ra po­der cons­truir una so­cie­dad más cul­ta, no só­lo se­re­mos más dé­bi­les in­te­lec­tual­men­te, tam­bién per­de­re­mos nues­tra iden­ti­dad y nues­tra ca­pa­ci­dad de re­la­cio­nar­nos o cons­truir el fu­tu­ro.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Los úl­ti­mos días dos ope­ra­ti­vos de Ca­ra­bi­ne­ros per­mi­tie­ron sa­car de cir­cu­la­ción una gran can­ti­dad de li­bros pi­ra­tas que se co­mer­cia­li­za­ban en Los Án­ge­les y Mul­chén. Al­go que es muy po­si­ti­vo por­que, los de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual en Chi­le y el mun­do, es al­go que se res­pe­ta muy po­co. A na­die le gus­ta­ría que le ro­ben su tra­ba­jo.

Sin em­bar­go, es­te te­ma va más allá y se de­be ana­li­zar el

por qué de la ren­ta­bi­li­dad de un ru­bro ilí­ci­to fren­te al le­gí­ti­mo y la res­pues­ta es sim­ple: los im­pues­tos.

El im­pues­to al li­bro en nues­tro país, es­tá to­tal­men­te fue­ra de to­da nor­ma in­ter­na­cio­nal. Las ra­zo­nes son cla­ras, no es pre­ci­sa­men­te un im­pues­to al li­bro, si no el fa­mo­so IVA o im­pues­to al va­lor agre­ga­do, que ve­la por aña­dir un pre­cio de ven­ta a ca­da uno de los agen­tes eco­nó­mi­cos que par­ti­ci­pa del pro­ce­so de dis­tri­bu­ción de un bien. Sin em­bar­go, en nues­tro país se co­me­te el gra­ve error de in­cluir la cul­tu­ra, la mú­si­ca y los li­bros en es­te mis­mo sa­co.

Si bien es­te es un te­ma re­le­van­te, el he­cho que los ele­men­tos edu­ca­ti­vos, for­ma­ti­vos y cul­tu­ra­les ten­ga un pre­cio, ya los ha­ce ser de di­fí­cil ac­ce­so pa­ra to­dos, por lo tan­to, pa­ra evi­tar una so­cie­dad po­bre en con­te­ni­dos y co­no­ci­mien­tos y así re­du­cir la pro­li­fe­ra­ción de la pi­ra­te­ría, de­be exis­tir una po­lí­ti­ca de Es­ta­do que se orien­te a fo­men­tar la lec­tu­ra de for­ma real des­de las ba­ses, es de­cir, a par­tir del ini­cio. En­tre­gan­do li­bros in­fan­ti­les a los ni­ños en sus pla­nes de es­tu­dio. Asi­mis­mo, ofre­cer qui­zás la exen­ción de im­pues­tos a los tex­tos, a la mú­si­ca y a la cul­tu­ra.

Si en Chi­le no se tra­ba­ja pa­ra po­der cons­truir una so­cie­dad más cul­ta, no só­lo se­re­mos más dé­bi­les in­te­lec­tual­men­te, tam­bién per­de­re­mos nues­tra iden­ti­dad y nues­tra ca­pa­ci­dad de re­la­cio­nar­nos o cons­truir el fu­tu­ro.

Hay que ela­bo­rar una po­lí­ti­ca de Es­ta­do, en don­de la edu­ca­ción apor­te a es­te seg­men­to. En los pró­xi­mos días, por ejem­plo, la fun­da­ción Fu­tu­ro, rea­li­za­rá una cam­pa­ña lla­ma­da “un pro­fe­sor, un li­bro”, ini­cia­ti­va que pre­ten­de for­ta­le­cer la lec­tu­ra des­de los edu­ca­do­res. Son se­ña­les, pe­ro fal­ta su­mar a los ac­to­res pú­bli­cos per­ti­nen­tes en es­te sue­ño de lo­grar ser un país que es­té a la par en el fo­men­to y ac­ce­so a los li­bros.

Soñar no cues­ta na­da. He­mos de es­pe­rar que el ca­pí­tu­lo de es­ta his­to­ria que­de im­pre­so en al­gún li­bro co­mo un gran sal­to de la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.