La im­por­tan­cia del RSE to­ma más fuer­za que nun­ca

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

¿Có­mo se vin­cu­la la in­dus­tria con su en­torno? Es una pre­gun­ta que sur­ge de for­ma per­ma­nen­te en las dis­tin­tas ciu­da­des del país y por su­pues­to la pro­vin­cia de Bio­bío no es la ex­cep­ción. Al ser ca­pi­tal ener­gé­ti­ca y ma­de­re­ra de Chi­le, exis­te una gran pre­sen­cia de las más im­por­tan­tes com­pa­ñías na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les ge­ne­ran­do uti­li­da­des en es­tos ma­ra­vi­llo­sos sue­los.

Sin em­bar­go, el desa­rro­llo y cons­truc­ción de co­mu­ni­dad, más que un te­ma le­gal o de cer­ti­fi­ca­cio­nes, hoy se ha trans­for­ma­do en to­da una obli­ga­ción y desafío pa­ra el sec­tor pro­duc­ti­vo, ya que han que­da­do atrás los asis­ten­cia­lis­mos y se ha evo­lu­cio­na­do po­si­ti­va­men­te ha­cia el involucramiento, no co­mo em­pre­sa so­la­men­te, sino tam­bién co­mo ve­cino.

Na­da de ex­tra­ño re­sul­ta por es­tos tiem­pos, ver a un ge­ren­te ge­ne­ral o de asun­tos pú­bli­cos, pos­ter­gan­do su fin de se­ma­na de des­can­so fa­mi­liar, por te­ner que rea­li­zar una jor­na­da con los ve­ci­nos de al­gún sec­tor y ex­pli­car­le el pro­ce­so o es­cu­char sus con­sul­tas. Eso in­di­ca que, en par­te, es­tá la vo­lun­tad de ha­cer las co­sas bien.

Hoy la in­dus­tria ener­gé­ti­ca y ma­de­re­ra, se en­cuen­tran con fuer­tes cues­tio­na­mien­tos por par­te de al­gu­nos ve­ci­nos y am­bien­ta­lis­tas, pe­ro tam­bién hay que re­co­no­cer que es com­ple­ta­men­te ne­ce­sa­rio pa­ra el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, por lo cual, es­te diá­lo­go que se es­tá ini­cian­do de for­ma sos­te­ni­da en el tiem­po – y del cual po­co se co­no­ce en el es­pec­tro pú­bli­co – no só­lo es­tá bus­can­do con­tar­le a la co­mu­ni­dad lo que se va a rea­li­zar, si no tam­bién pre­ten­de bus­car las vías de mi­ti­ga­ción y tam­bién de com­pen­sa­ción que pue­de ge­ne­rar una fae­na.

Es cier­to que cual­quier pro­ce­so pro­duc­ti­vo ge­ne­ra­rá al­gún de­tri­men­to, pe­ro es bueno des­ta­car cuan­do se ob­ser­va una vo­lun­tad ho­nes­ta de avan­zar. El sec­tor pri­va­do es­tá al­ta­men­te cues­tio­na­do y pro­ba­ble­men­te es im­po­pu­lar des­ta­car el cre­ci­mien­to y la ma­du­rez que han ido te­nien­do con el en­torno a lo lar­go del tiem­po, pe­ro no to­do son ma­las no­ti­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.