Gue­rri­lla o paz en Co­lom­bia

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Sa­muel Fer­nán­dez Illa­nes Aca­dé­mi­co Fa­cul­tad de De­re­cho U. Cen­tral

El apre­mian­te di­le­ma plan­tea­do en el ple­bis­ci­to so­bre el acuer­do de paz, no se apre­ció de igual ma­ne­ra por la ciu­da­da­nía co­lom­bia­na. Más de se­sen­ta por cien­to de abs­ten­ción, no al­can­zar el mar­gen elec­to­ral re­que­ri­do, y el triun­fo de la op­ción “no”, aun­que por es­ca­sos cin­cuen­ta mil vo­tos, lo de­mues­tran, con­tra­di­cien­do to­das las en­cues­tas. Se­gún los par­ti­da­rios del acuer­do Go­bierno-farc, és­te apun­ta­ba co­rrec­ta­men­te a un sen­ti­mien­to ló­gi­co de bús­que­da de la paz, lue­go de más de me­dio si­glo de con­fron­ta­cio­nes, si bien re­que­ría de múl­ti­ples con­ce­sio­nes. Pa­ra sus opo­si­to­res, lo era so­bre ba­ses frá­gi­les y pa­ra mu­chos, inacep­ta­bles. Ex­ce­so de im­pu­ni­dad a los ca­be­ci­llas de crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad; ga­ran­tías de pues­tos par­la­men­ta­rios sin apo­yo elec­to­ral; apli­ca­ción de un sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal y ju­ris­dic­cio­nal par­ti­cu­lar, dis­tin­to al vi­gen­te; más gas­tos fis­ca­les ex­tra­or­di­na­rios, en­tre va­rias con­di­cio­nan­tes.

Pe­ro hu­bo otras du­das adi­cio­na­les que plan­tea­das, in­ci­die­ron de­ci­si­va­men­te en el re­cha­zo al pro­ce­so y al acuer­do al­can­za­do. La po­si­ble re­in­ser­ción de mu­chos gue­rri­lle­ros, que pu­die­ren op­tar por se­guir la lu­cha ar­ma­da o des­viar­se a la delincuencia y el nar­co­trá­fi­co. O cons­ta­tar que las FARC res­tan­tes no su­pe­ra­ban los seis mil efec­ti­vos, sin op­ción real de lo­grar el po­der por las ar­mas, y la ame­na­za de vol­ver a las hos­ti­li­da­des co­mo so­la al­ter­na­ti­va si el acuer­do era re­cha­za­do, con­si­de­ra­do co­mo des­pro­por­cio­na­do y ame­na­zan­te. La sig­ni­fi­ca­ti­va ce­re­mo­nia de fir­ma del acuer­do en Car­ta­ge­na, con tan­to Je­fe de Es­ta­do, Can­ci­lle­res y per­so­na­li­da­des, fue pre­sen­ta­da por los de­trac­to­res, más que un res­pal­do, co­mo una im­po­si­ción e in­ter­ven­ción fo­rá­nea en asun­tos co­lom­bia­nos, ins­pi­ra­da en in­tere­ses aje­nos, y no prac­ti­ca­da en sus res­pec­ti­vos paí­ses.

La ciu­da­da­nía des­con­fió de las ad­ver­ten­cias ca­tas­tró­fi­cas anun­cia­das si se im­po­nía el re­cha­zo, y apre­ció que el arre­glo no era equi­ta­ti­vo, pues ase­gu­ra­ba una ven­ta­ja po­lí­ti­ca a las FARC, a cam­bio de no con­de­nar los au­to­res de crí­me­nes ca­li­fi­ca­dos de gra­ves, in­ter­na e in­ter­na­cio­nal­men­te, sin mo­di­fi­car sus ob­je­ti­vos ideo­ló­gi­cos, y só­lo la me­to­do­lo­gía. La cam­pa­ña ne­ga­ti­va lo en­fa­ti­zó lue­go de que el lí­der gue­rri­lle­ro lo de­ja­ra en evi­den­cia en la ce­re­mo­nia de fir­ma. El Pre­si­den­te San­tos apos­tó to­do al acuer­do, y per­dió.

Sin em­bar­go, las reac­cio­nes pos­te­rio­res per­mi­ten te­ner ma­yor op­ti­mis­mo fren­te al di­le­ma de gue­rri­lla o paz, da­da la dis­po­si­ción de­mos­tra­da has­ta aho­ra por las par­tes, de pro­se­guir los in­ten­tos ne­go­cia­do­res. Am­bas lo re­quie­ren en sus res­pec­ti­vas pro­yec­cio­nes po­lí­ti­cas. Un enor­me desafío pa­ra el Go­bierno que con­ti­núa, fren­te a una opo­si­ción que se re­cu­pe­ra y com­pe­ti­rá fuer­te­men­te en dos años más por la Pre­si­den­cia. La paz oja­lá pre­va­lez­ca de­fi­ni­ti­va­men­te, so­bre ba­ses más só­li­das y no a cual­quier cos­to pa­ra la uni­dad de los co­lom­bia­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.