DE­RE­CHO A LA VI­DA II

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ca­mi­la San­hue­za Aca­de­mia de Lí­de­res Ca­tó­li­cos

Se­ñor Di­rec­tor: To­man­do en cuen­ta al res­pec­to, es­ta­mos des­in­for­ma­dos con lo que es la pa­la­bra vi­da, no­so­tros des­de el mo­men­to de la con­cep­ción, ya so­mos vi­da, y es­ta­mos des­ti­na­dos a vi­vir, so­mos el me­jor re­ga­lo de Dios.

Jó­ve­nes co­mo los de hoy, no son el me­jor ejem­plo pa­ra se­guir du­ran­te las ge­ne­ra­cio­nes, aho­ra vi­ven di­fe­ren­tes reali­da­des. Se com­por­ta­mos co­mo ver­da­de­ros in­cons­cien­tes, pien­san a me­nu­do en sí mis­mos, y en ver­dad reite­ro en que no pien­san si el res­to es­tá mu­cho peor que ellos. Pa­re­cie­ra que tu­vie­ran un pa­pel pues­to en la fren­te que di­ga so­lo yo.

El ni­vel de in­cons­cien­cia es tan gran­de, que las in­fec­cio­nes ya han au­men­ta­do de for­ma des­con­tro­la­da por di­cha in­cons­cien­cia. Que­da por me­di­tar que, no le to­man el pe­so a las co­sas, pa­re­cie­ra que se con­vier­ten en zom­bies, no ha­cen na­da, pe­ro ¿ Se pue­de re­ver­tir eso?

La res­pon­sa­bi­li­dad que con­trae el hom­bre y la mu­jer al pro­crear no im­pli­ca el de­re­cho a con­de­nar a muer­te al hi­jo, pues un ni­ño, no pue­de ser in­de­pen­dien­te has­ta su ma­du­rez, aun­que eso no le qui­ta el de­re­cho a vi­vir y pues la Bi­blia tam­po­co es­ti­pu­la la pa­la­bra abor­to de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta a co­mo la po­de­mos desen­vol­ver en los tiem­pos de aho­ra.

Te­ne­mos ma­ne­ras fá­ci­les de ar­gu­men­tar que abor­tar es fá­cil, cuan­do en ver­dad no es así. Es­ta­mos in­cum­plien­do uno de los prin­ci­pa­les man­da­mien­tos el de no ma­ta­rás. Si tra­tan de ha­cer que el abor­to se con­vier­ta en un mé­to­do de re­duc­ción de la po­bla­ción, es­tán bien equi­vo­ca­dos, por­que crea­rá más un mun­do de cruel­dad, in­jus­ti­cia, y aún más fo­men­tar la in­cons­cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.