Em­pre­sas fa­mi­lia­res se po­drían ver afec­ta­das por me­jo­ras de pen­sio­nes

Con es­to, sos­tie­nen, se po­dría po­ner en ries­go su con­ti­nui­dad, así co­mo tam­bién su ca­pa­ci­dad de cum­plir con ser un apor­te so­cial y eco­nó­mi­co pa­ra el país.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Un te­ma que ha si­do de dis­cu­sión y análisis na­cio­nal –du­ran­te es­te año- es el sis­te­ma de pen­sio­nes, don­de en me­dio de una in­ten­sa dispu­ta, el Go­bierno anun­ció una se­rie de me­di­das pa­ra me­jo­rar el mon­to de las ju­bi­la­cio­nes y la ad­mi­nis­tra­ción de los fon­dos.

Es­ta me­di­da con­si­de­ra el au­men­to de un 5% en la ta­sa de co­ti­za­ción de los tra­ba­ja­do­res, pe­ro con car­go al em­plea­dor y en un pla­zo má­xi­mo de 10 años.

Si bien es una dis­po­si­ción fa­vo­ra­ble con res­pec­to a los tra­ba­ja­do­res, exis­ten ac­to­res que se po­drían ver afec­ta­dos con es­ta me­di­da.

En es­ta lí­nea, el Ph. D. in Ma­na­ge­ment y aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de la San­tí­si­ma Con­cep­ción, Or­lan­do Lla­nos, ma­ni­fes­tó que en ba­se a la con­tin­gen­cia po­lí­ti­ca y so­cial del mi­nu­to obli­ga a co­men­tar cuál, a su pa­re­cer, se­rá la po­si­ción que adop­ten las em­pre­sas fa­mi­lia­res de Bio­bío y el país an­te los anun­cios pre­si­den­cia­les orien­ta­dos a me­jo­rar las pen­sio­nes de los tra­ba­ja­do­res.

“Co­mo ya he plan­tea­do, las em­pre­sas fa­mi­lia­res son un ti­po de ani­mal par­ti­cu­lar en la in­men­sa sel­va que re­pre­sen­ta el mun­do de los ne­go­cios y el em­pren­di­mien­to. Es­tas tie­nen su ADN par­ti­cu­lar, que les lle­va a dar prio­ri­dad a un con­jun­to de ele­men­tos in­tan­gi­bles que les ge­ne- ran un va­lor so­cio­emo­cio­nal que no es­tán dis­pues­tos a sa­cri­fi­car”, en­fa­ti­zó el aca­dé­mi­co.

MA­YOR COM­PRO­MI­SO SO­CIAL

Asi­mis­mo, aña­dió que es­te ti­po de em­pre­sas son or­ga­ni­za­cio­nes con nom­bre y ape­lli­do, mu­chas de ellas ges­tio­na­das por sus due­ños y las de­ci­sio­nes que to­men día a día no so­la­men­te afec­tan los re­sul­ta­dos fi­nan­cie­ros de la em­pre­sa, sino que tam­bién la repu­tación y el buen nom­bre de la fa­mi­lia.

Del mis­mo mo­do, en mu­chas de es­tas em­pre­sas –es­pe­cial­men­te- las pe­que­ñas y me­dia­nas, la re­la­ción de los due­ños con sus tra­ba­ja­do­res es dia­ria, lo que lle­va a cons­truir fuer­tes la­zos más allá de la re­la­ción la­bo­ral con­trac­tual.

“Lo an­te­rior no son co­men­ta­rios an­to­ja­di­zos. Exis­te evi­den­cia que prue­ba que las em­pre­sas fa­mi­lia­res pre­sen­tan un ma­yor com­pro­mi­so so­cial que las em­pre­sas no fa­mi­lia­res”, sos­tu­vo Lla­nos.

A ello agre­gó que los es­tu­dios de­mues­tran - por ejem­plo- que es­tas em­pre­sas, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, pre­sen­tan un me­jor com­por­ta­mien­to me­dioam­bien­tal, ma­yor prio­ri­dad por desa­rro­llar ac­cio­nes de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va, así co­mo tam­bién mues­tran que son más ac­ti­vas en desa­rro­llar víncu­los con la co­mu­ni­dad, y en su apor­te de do­na­cio­nes.

LA SOM­BRA DE LA CAÍ­DA ECO­NÓ­MI­CA

Sin em­bar­go, el aca­dé­mi­co ex­pre­só que la som­bra de la caí­da en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ha­ce que no sea fá­cil el desafío so­cial que hoy se les plan­tea. “Las em­pre­sas fa­mi­lia­res re­quie­ren -al igual que las em­pre­sas sin ape­lli­do- de un am­bien­te eco­nó­mi­co que les per­mi­ta ser efi­cien­tes y com­pe­ti­ti­vas”.

De otro mo­do, con es­to se po­ne en ries­go su con­ti­nui­dad, así co­mo tam­bién su ca­pa­ci­dad de cum­plir con ser un apor­te so­cial y eco­nó­mi­co pa­ra el país.

De es­ta ma­ne­ra, Lla­nos de­cla­ró que “por eso creo que la co­yun­tu­ra ac­tual es un tre­men­do desafío y una gran opor­tu­ni­dad pa­ra las em­pre­sas fa­mi­lia­res de la re­gión y el país”.

Fi­nal­men­te, acen­tuó que es­tá de­mos­tra­do que es­tas em­pre­sas fa­mi­lia­res, no só­lo asu­men la res­pon­sa­bi­li­dad de crear va­lor eco­nó­mi­co, que es un he­cho que de­ben ha­cer­lo pa­ra po­der so­bre­vi­vir, sino que tam­bién asu­men la res­pon­sa­bi­li­dad de de­jar un le­ga­do a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes.

“Hoy la con­tin­gen­cia so­cial les en­tre­ga la opor­tu­ni­dad de ir más allá y de trans­for­mar­se en un ac­tor re­le­van­te de los cam­bios pa­ra un Chi­le me­jor”, con­clu­yó el aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de la San­tí­si­ma Con­cep­ción.

OR­LAN­DO LLA­NOS, ma­ni­fes­tó que es­tas em­pre­sas tam­bién re­quie­ren de un am­bien­te eco­nó­mi­co que les per­mi­ta ser efi­cien­tes y com­pe­ti­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.