Cán­cer de ma­ma: nun­ca es tar­de pa­ra pre­ve­nir

Es el cán­cer más fre­cuen­te en mu­je­res chi­le­nas, con 40 ca­sos por ca­da 100 mil mu­je­res, y la es­ti­ma­ción de los ex­per­tos es que es­ta ci­fra se­gui­rá cre­cien­do si su pre­ven­ción no se to­ma en se­rio. Co­no­ce aquí qué de­bes ha­cer pa­ra pes­qui­sar es­ta en­fer­me­dad, y

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Só­lo en nues­tro con­ti­nen­te son 23 mil mu­je­res las que mue­ren anual­men­te por cán­cer de ma­ma. Así de agre­si­vas son las es­ti­ma­cio­nes pa­ra es­ta en­fer­me­dad, que en Chi­le es la se­gun­da cau­sa de muer­te por cán­cer en mu­je­res, con una ta­sa de mor­ta­li­dad de 11 muer­tes por ca­da 100 mil mu­je­res, se­gún ci­fras del Mi­nis­te­rio de Sa­lud.

“La de­tec­ción pre­coz es esen­cial pa­ra tra­tar el cán­cer de ma­ma en sus es­ta­dios ini­cia­les. Si se rea­li­za un diag­nós­ti­co opor­tuno, son ma­yo­res las po­si­bi­li­da­des pa­ra lo­grar un pro­nós­ti­co fa­vo­ra­ble, jun­to con ci­ru­gías y tra­ta­mien­tos me­nos agre­si­vos”, en­fa­ti­za la doc­to­ra Pau­la Es­co­bar, ci­ru­jano mas­tó­lo­go de la uni­dad de pa­to­lo­gía ma­ma­ria de Clí­ni­ca Ta­ban­cu­ra.

CÓ­MO AYU­DAR EN LA DE­TEC­CIÓN

Se­gún la es­pe­cia­lis­ta, en el país exis­ten nu­me­ro­sos cen­tros a los que po­de­mos acu­dir pa­ra rea­li­zar un chequeo de ru­ti­na, o tam­bién en los ca­sos en que ya se sos­pe­cha de un cán­cer. Ad­vier­te que es im­por­tan­te rea­li­zar es­tos exá­me­nes en lu­ga­res que cuen­ten con la ca­li­dad apro­pia­da, me­dios y pro­fe­sio­na­les idó­neos pa­ra es­te pro­pó­si­to.

“A par­tir de los 40 años es in­dis­pen­sa­ble que las mu­je­res se reali­cen una ma­mo­gra­fía anual, que ayu­da a la de­tec­ción pre­coz. Co­mo me­di­da com­ple­men­ta­ria, pe­ro que no reem­pla­za a la ma­mo­gra­fía, las mu­je­res pue­den co­men­zar a co­no­cer sus ma­mas, a tra­vés del au­to­exa­men ma­ma­rio, que es un pro­ce­di­mien­to sen­ci­llo pa­ra ins­pec­cio­nar­se fí­si­ca y vi­sual­men­te, y de­tec­tar cam­bios en ma­mas o axi­las”, re­co­mien­da la doc­to­ra Es­co­bar.

Pa­ra ello, su­gie­re se­guir los si­guien­tes pa­sos:

Pri­me­ro, em­pe­zar por acos­tar­se bo­ca arri­ba.

1. Co­lo­car la mano de­re­cha por de­trás de la ca­be­za. Con los de­dos del me­dio de la mano iz­quier­da pre­sio­nar sua­ve pe­ro con fir­me­za ha­cien­do mo­vi­mien­tos pe­que­ños pa­ra exa­mi­nar to­da la ma­ma de­re­cha.

2. Lue­go, sen­ta­da o de pie, pal­par la axi­la, ya que el te­ji­do ma­ma­rio se ex­tien­de has­ta es­ta zo­na.

3. Pre­sio­nar sua­ve­men­te los pe­zo­nes, ve­ri­fi­can­do si hay se­cre­ción. Re­pe­tir el pro­ce­so en la ma­ma iz­quier­da.

Lue­go, pa­rar­se fren­te a un es­pe­jo con los bra­zos a los la­dos.

1. Mi­rar las ma­mas di­rec­ta­men­te y en el es­pe­jo. Bus­car cam­bios en la tex­tu­ra de la piel, co­mo ho­yue­los, arru­gas, abo­lla­du­ras o piel que luz­ca co­mo cás­ca­ra de na­ran­ja.

2. Ob­ser­var la for­ma y el con­torno de ca­da ma­ma.

3. Re­vi­sar pa­ra ver si el pe­zón es­tá hun­di­do.

4. Ha­cer lo mis­mo con los bra­zos ele­va­dos por en­ci­ma de la ca­be­za.

CUAN­DO SE DE­TEC­TA LA EN­FER­ME­DAD: AVAN­CES

Se­gún la es­pe­cia­lis­ta de Clí­ni­ca Ta­ban­cu­ra, en el úl­ti­mo tiem­po se han he­cho im­por­tan­tes avan­ces en tec­no­lo­gía y co­no­ci­mien­to ima­ge­no­ló­gi­co, ca­da vez más sen­si­bles en de­tec­tar cán­ce­res más pe­que­ños.

“En la ac­tua­li­dad, la en­fer­me­dad se tra­ta de for­ma es­pe­cí­fi­ca, con­si­de­ran­do en el tra­ta­mien­to to­dos los fac­to­res per­so­na­les de ca­da pa­cien­te, in­clui­do el per­fil mo­le­cu­lar de ca­da tu­mor. So­mos afor­tu­na­dos, ya que hoy en día con­ta­mos en Chi­le con ci­ru­gías y te­ra­pias avan­za­das, lo que nos per­mi­te op­tar a me­jo­res re­sul­ta­dos”, ex­pli­ca Pau­la Es­co­bar.

Por otra par­te, agre­ga, se ha ido tra­ba­jan­do ca­da día más in­te­gral­men­te el tra­ta­mien­to del cán­cer, el que se tra­du­ce en la in­cor­po­ra­ción de te­ra­pias al­ter­na­ti­vas que mu­chas ve­ces in­clu­yen al nú­cleo fa­mi­liar de la pa­cien­te. “Ha­bla­mos de te­ra­pias y ta­lle­res que bus­can apo­yar la au­to­es­ti­ma, la re­la­ción con la pa­re­ja y la reha­bi­li­ta­ción fí­si­ca, en­tre otros, he­rra­mien­tas que he­mos com­pro­ba­do que ayu­dan a en­fren­tar me­jor es­ta en­fer­me­dad”, fi­na­li­za.

TRA­TA­MIEN­TO IN­COR­PO­RA te­ra­pias que in­clu­yen a to­do el nú­cleo fa­mi­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.