Un lla­ma­do a di­ri­gir la pa­tria… só­lo pa­ra los va­ro­nes

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Je­sús So­to Ver­du­go Di­rec­tor de Pe­da­go­gía Me­dia en Len­gua­je y Co­mu­ni­ca­ción Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

“El gran fin del Ins­ti­tu­to es dar a la pa­tria ciu­da­da­nos que la de­fien­dan, la di­ri­jan, la ha­gan flo­re­cer y le den ho­nor” (Del Plan de Or­ga­ni­za­ción del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal, Fray Camilo Hen­rí­quez. Santiago de Chi­le, Ju­nio de 1812). Es­tas pa­la­bras es­tán es­cri­tas con las le­tras más gran­des en el Pro­yec­to Edu­ca­ti­vo del Ins- ti­tu­to Na­cio­nal.

Las mu­je­res no es­tán lla­ma­das a de­fen­der la pa­tria, ni a di­ri­gir­la ni a dar­le ho­nor, de acuer­do a es­te le­ma (o por lo me­nos, no en el Ins­ti­tu­to). El ac­tual rec­tor co­men­ta­ba que era un te­ma muy com­ple­jo, y que de­be­ría de­ba­tir­se al in­te­rior del Ins­ti­tu­to.

Por su par­te el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción re­cuer­da que la co­mu­ni­dad del es­ta­ble­ci­mien­to es so­be­ra­na pa­ra de­ci­dir si acep­tan mu­je­res o no. Otros afi­nan la idea en el con­se­jo es­co­lar, or­ga­nis­mo que tie­ne fa­cul­ta­des re­so­lu­ti­vas al res­pec­to.

En fin, la le­ga­li­dad vi­gen­te es­tá cla­ra. El Ins­ti­tu­to es un es­ta­ble­ci­mien­to que for­ma ciu­da­da­nos, no ciu­da­da­nas; es de­cir, des­de sus ini­cios en 1813 ese ha si­do su pro­pó­si­to. Y si su co­mu­ni­dad quie­re -de acuer­do a nues­tras au­to­ri­da­des- se­gui­rá así por otros cien­tos de años.

Pe­ro si es­tá to­do cla­ro, ¿ cuál es el pro­ble­ma? Hay co­le­gios pa­ra mu­je­res, así que las ni­ñas cu­yos pa­dres quie­ran, pue­den ir a esos co­le­gios de ex­ce­len­cia.

El pro­ble­ma es que pa­ra al­gu­nas per­so­nas “al­go sue­na mal”, pa­re­cie­ra que ce­rrar­le la puer­ta en la ca­ra a una ni­ña tie­ne al­go de ma­lo. Tam­bién po­dría­mos de­cir que ce­rrar­le otra puer­ta a un ni­ño o jo­ven en un co­le­gio de ni­ñas se­ría igual de ne­ga­ti­vo.

Sue­na mal pa­ra to­das aque­llas per­so­nas que cree­mos que los chi­le­nos so­mos to­dos igua­les an­te la ley; per­so­nas con los mis­mos de­re­chos, a las que no de­bie­ran dis­cri­mi­nar­nos por ra­zón al­gu­na. De he­cho, en su Pro­yec­to Edu­ca­ti­vo se afir­ma que el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal “No es ex­clu­yen­te, es­to es, no dis­cri­mi­na a sus pos­tu­lan­tes en ra­zón de su po­si­ción so­cial, eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral o de cual­quie­ra otra na­tu­ra­le­za,…” ( PEI, Pag. 2) Más ade­lan­te acla­ra que sí con­si­de­ra “el mé­ri­to per­so­nal pues­to en evi­den­cia a tra­vés de he­chos y ac­cio­nes de­no­ta­ti­vas de una vo­lun­tad fir­me y sos­te­ni­da de au­to­su­pera­ción” (PEI, Pag.2).

En el Ins­ti­tu­to, co­mo en otros es­ta­ble­ci­mien­tos pú­bli­cos, afir­man no ser ex­clu­yen­tes, su pro­pio PEI lo afir­ma, pe­ro pos­tu­lan mu­chos y de­ben se­lec­cio­nar. ¿ A quié­nes? A 600 pos­tu­lan­tes a sép­ti­mo bá­si­co –só­lo hom­bres- y ¿có­mo se­lec­cio­nan?: de acuer­do a las no­tas que ob­tie­nen en prue­bas de se­lec­ción ( pro­ce­so Ad­mi­sión 2017, pá­gi­na web del Ins­ti­tu­to).

Por lo tan­to, ha­bla­mos de una do­ble eli­mi­na­ción: la pri­me­ra es por gé­ne­ro y la se­gun­da, por ren­di­mien­to. Al Ins­ti­tu­to só­lo en­tran los es­tu­dian­tes va­ro­nes que ob­tie­nen me­jo­res no­tas en sus prue­bas de se­lec­ción. Los de­más, que­dan fue­ra.

Co­mo so­cie­dad nos que­da mu­cho por avan­zar en la ver­da­de­ra in­clu­sión, en creer­nos de ver­dad que so­mos to­dos igua­les, en de­re­chos y de­be­res; que la hi­ja de un ins­ti­tu­tano de­bie­ra po­der es­tu­diar en ese Co­le­gio, o en don­de qui­sie­ra, sin ser re­cha­za­da a prio­ri por al­gu­na cau­sa de la que no tie­ne cul­pa al­gu­na. Lo mis­mo cual­quier otro ni­ño o ni­ña, que no ten­ga tan bue­nas no­tas, que no apren­da tan rá­pi­do, que no ten­ga una fa­mi­lia “nor­mal­men­te cons­ti­tui­da”, o cual­quier otra ex­cu­sa. En cual­quier co­le­gio de Chi­le, es­pe­cial­men­te en los pú­bli­cos, no po­de­mos ne­gar­le la opor­tu­ni­dad de apren­der y se­guir for­mán­do­se co­mo per­so­nas que de­fien­dan, di­ri­jan, ha­gan flo­re­cer y le den ho­nor a es­ta pa­tria de to­dos, don­de na­die pue­de sen­tir­se so­bran­do.

Ha­bla­mos de una do­ble eli­mi­na­ción: la pri­me­ra es por gé­ne­ro y la se­gun­da, por ren­di­mien­to. Al Ins­ti­tu­to só­lo en­tran los es­tu­dian­tes va­ro­nes que ob­tie­nen me­jo­res no­tas en sus prue­bas de se­lec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.