Pág. 21

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Panoramas -

AMATRICE, Ita­lia _ Los res­ca­tis­tas tra­ba­ja­ban in­can­sa­ble­men­te ba­jo un sol abra­za­dor. Usan­do mas­ca­ri­llas blan­cas para com­ba­tir el pol­vo, for­ma­ron una ca­de­na hu­ma­na, pa­san­do de mano en mano to­do lo que po­dían res­ca­tar de en­tre la gra­ve des­truc­ción de­ja­da por el te­rre­mo­to que sa­cu­dió a es­ta re­gión en agos­to. Te­nían que tra­ba­jar rá­pi­da­men­te, por te­mor a la pre­ca­rie­dad de un edi­fi­cio ad­ya­cen­te que mos­tra­ba am­plias grie­tas.

No eran vi­das lo que es­ta­ban sal­van­do en es­te día re­cien­te, ni ca­dá­ve­res lo que es­ta­ban re­cu­pe­ran­do de los mon­to­nes de pie­dras, sino la his­to­ria de la pro­pia Amatrice. Tra­ba­jan­do al la­do de los bom­be­ros, el equi­po in­cluía a un es­cua­drón es­pe­cia­li­za­do en ar­te de la po­li­cía de ca­ra­bi­ne­ros de Ita­lia que ha­bía si­do des­ple­ga­do es­pe­cí­fi­ca­men­te para va­ciar los ar­chi­vos mu­ni­ci­pa­les de la ciu­dad, que abar­can 300 años.

Al me­nos 296 per­so­nas mu­rie­ron en el sismo del 24 de agos­to. Mu­chas más que­da­ron sin ca­sa y he­ri­das. Pe­ro esos po­cos, ten­sos y de­vas­ta­do­res mi­nu­tos tam­bién pu­sie­ron en ries­go mi­les de li­bros, ex­pe­dien­tes y car­pe­tas reu­ni­dos des­de que te­rre­mo­tos an­te­rio­res des­tru­ye­ron es­ta lo­ca­li­dad en 1639 y 1703. Tam­bién ha­bía in­con­ta­bles pie­zas de ar­te y ar­te­fac­tos en igle­sias y mu­seos en to­da la zo­na del sismo, la cual in­clu­ye a lo­ca­li­da­des en cua­tro re­gio­nes ita­lia­nas.

“Por aho­ra, he­mos ase­gu­ra­do un ves­ti­gio del pa­sa­do de Amatrice; eso es lo prin­ci­pal, que la comunidad ha pre­ser­va­do su his­to­ria”, di­jo Maria Le­ti­zia Se­bas­tia­ni, la fun­cio­na­ria del Mi­nis­te­rio de Cultura que su­per­vi­sa­ba la re­cu­pe­ra­ción esa tar­de.

La uni­dad de cri­sis del Mi­nis­te­rio de Cultura fue crea­da des­pués de que un te­rre­mo­to sa­cu­dió a la re­gión cen­tral de Ita­lia en 1997, da­ñan­do gra­ve­men­te va­rios mo­nu­men­tos, in­clui­da la Ba­sí­li­ca de San Fran­cis­co de Asís. Des­de en­ton­ces ha si­do des­ple­ga­da en do­ce­nas de desas­tres, tan­to na­tu­ra­les co­mo pro­vo­ca­dos por el hom­bre, en Ita­lia y el ex­tran­je­ro, y el año pa­sa­do fue for­mal­men­te ins­ti­tui­da vía un de­cre­to mi­nis­te­rial.

Es­te año, el Mi­nis­te­rio de Cultura in­clu­so creó un equi­po de trabajo que tra­ba­ja con la Unesco para lle­var la an­ti­gua ex­pe­rien­cia en res­tau­ra­ción de Ita­lia a rin­co­nes del mundo de­vas­ta­dos por la gue­rra. Fun­cio­na­rios de Na­cio­nes Uni­das es­pe­ra­ban en­viar­lo a Si­ria, don­de las rui­nas mo­nu­men­ta­les de Pal­mi­ra fue­ron gra­ve­men­te da­ña­das des­pués de que el Es­ta­do Is­lá­mi­co en­tró en la an­ti­gua ciu­dad en 2015. Pe­ro el con­flic­to si­rio si­gue sien­do de­ma­sia­do in­ten­so para que en­tre el equi­po de trabajo.

“So­mos ope­ra­ti­vos, listos para acu­dir al pri­mer avi­so”, di­jo el ca­pi­tán Mi­che­lan­ge Ste­fàno, un fun­cio­na­rio del es­cua­drón de ar­te de los ca­ra­bi­ne­ros y miem­bro del equi­po de trabajo ca­pa­ci­ta­do por la Unesco.

Por aho­ra, en cual­quier ca­so, hay trabajo que ha­cer en Ita­lia.

La uni­dad de cri­sis fue en­via­da en las pri­me­ras ho­ras tras el te­rre­mo­to. Mien­tras se desa­rro­lla­ban las ope­ra­cio­nes de emer­gen­cia, ex­per­tos ca­pa­ci­ta­dos em­pe­za­ron a ins­pec­cio­nar edi­fi­cios para eva­luar el da­ño al pa­tri­mo­nio cul­tu­ral del área.

Des­de en­ton­ces, los es­cua­dro­nes de res­ca­tis­tas y fun­cio­na­rios del Mi­nis­te­rio de Cultura han en­tra­do en igle­sias, mu­seos y ayun­ta­mien­tos, siem­pre con la mi­ra­da pues­ta en sal­var el pa­tri­mo­nio del te­rri­to­rio, y su me­mo­ria del pa­sa­do.

Pin­tu­ras, es­ta­tuas y ob­je­tos ecle­siás­ti­cos, co­mo cru­ci­fi­jos y cru­ces de pro­ce­sión, han si­do em­pa­que­ta­dos y en­via­dos a lo que re­pre­sen­ta hos­pi­ta­les de campo para las pie­zas de ar­te y los ar­te­fac­tos, para su pre­ser­va­ción y una pri­me­ra eva­lua­ción del da­ño.

El trabajo ha si­do ries­go­so y ago­ta­dor. Mu­chos edi­fi­cios en Amatrice y otras par­tes si­guen en pe­li­gro de co­lap­sar, y se­ma­nas des­pués del sismo, los tem­blo­res se­cun­da­rios con­ti­nua­ban afec­tan­do a las es­truc­tu­ras ya de­bi­li­ta­das.

Los equi­pos fo­to­gra­fían y do­cu­men­tan los ar­te­fac­tos, y re­cu­pe­ran lo que pue­de ser re­ti­ra­do fá­cil­men­te de al­gu­nos si­tios _ “en los que po­de­mos en­trar; mu­chos si­guen en muy mal es­ta­do”, di­jo Ste­fàno _ con la asis­ten­cia de bom­be­ros y res­ca­tis­tas de pro­tec­ción ci­vil.

La ta­rea in­me­dia­ta de la uni­dad de cri­sis era sal­va­guar­dar los mo­nu­men­tos lo me­jor po­si­ble, “fre­nar cual­quier de­te­rio­ro adi­cio­nal”, di­jo el pre­fec­to Fa­bio Ca­ra­pez­za Gut­tu­so, el lí­der de la uni­dad, quien ac­túa co­mo en­la­ce en­tre los ex­per­tos de ar­te y los bom­be­ros y los fun­cio­na­rios de pro­tec­ción ci­vil.

La des­cri­bió co­mo una si­ner­gia com­ple­ja y ar­mo­nio­sa de ex­pe­rien­cia in­di­vi­dual. La ex­pe­rien­cia ob­te­ni­da en ca­da desas­tre en que la uni­dad ha par­ti­ci­pa­do “ha me­jo­ra­do nues­tra ca­pa­ci­dad para in­ter­ve­nir”, di­jo.

En las se­ma­nas pos­te­rio­res al sismo, la uni­dad de cri­sis ha va­cia­do el mu­seo mu­ni­ci­pal de Amatrice, así co­mo al­gu­nas igle­sias aquí y en ciu­da­des que in­clu­yen a Ac­cu­mo­li y Ar­qua­ta del Tron­to, que tam­bién fue­ron se­ve­ra­men­te afec­ta­das.

Pe­ro mi­les de ar­te­fac­tos si­guen ne­ce­si­tan­do ser res­ca­ta­dos de igle­sias y palacios inestables, mu­chos en áreas re­mo­tas. “Uno por uno, los sa­ca­re­mos to­dos”, di­jo el pre­fec­to.

Mu­chas de las obras de ar­te de Amatrice es­tán sien­do lle­va­das a un enor­me al­ma­cén per­te­ne­cien­te a los Cuer­pos Es­ta­ta­les Fo­res­ta­les, una agen­cia de la po­li­cía na­cio­nal, en la cer­ca­na Cit­ta­du­ca­le.

Ahí, se lle­van a ca­bo res­tau­ra­cio­nes de emer­gen­cia, di­jo An­to­nia Pas­qua Rec­chia, se­cre­ta­ria ge­ne­ral del Mi­nis­te­rio de Cultura, quien via­jó a Amatrice en sep­tiem­bre para coordinarse con fun­cio­na­rios del mi­nis­te­rio lo­ca­les. Es un mo­de­lo que pro­bó ser exi­to­so du­ran­te el úl­ti­mo te­rre­mo­to ita­liano im­por­tan­te, que sa­cu­dió la re­gión de Emi­lia-ro­ma­ña en 2012, afir­mó.

Las ope­ra­cio­nes de sal­va­men­to tie­nen lu­gar jun­to con los es­fuer­zos de res­tau­ra­ción ini­cial. En Amatrice y otras par­tes, los bom­be­ros han em­pe­za­do a re­for­zar fa­cha­das de igle­sias pre­ca­rias. Han co­lo­ca­do ban­das de ace­ro en torno a cam­pa­na­rios y to­rres tam­ba­lean­tes, tra­ba­jan­do ba­jo la mi­ra­da su­per­vi­so­ra de ar­qui­tec­tos e his­to­ria­do­res de ar­te del Mi­nis­te­rio de Cultura. Los agen­tes ca­ra­bi­ne­ros tam­bién ha­cen ron­di­nes re­gu­la­res en­tre las rui­nas para vi­gi­lar que no ha­ya ro­bos.

Aun­que ca­da ope­ra­ción es­tá sien­do lle­va­da a ca­bo con to­das las pre­cau­cio­nes po­si­bles, pre­va­le­ce un ele­men­to de ur­gen­cia. “Es­ta­mos a mil me­tros de al­ti­tud”, di­jo Ca­ra­pez­za Gut­tu­so. “Ha­brá nie­ve en un mes”.

Se iden­ti­fi­ca­ron al­gu­nas prio­ri­da­des, di­jo el pre­fec­to, co­mo una ré­pli­ca del si­glo XVIII del Su­da­rio de Tu­rín, la sá­ba­na que los fie­les creen que en­vol­vió el cuer­po de Je­sús. Fue re­ti­ra­da de una igle­sia en Ar­qua­ta del Tron­to y co­lo­ca­da en la Ca­te­dral de As­co­li Pi­ceno.

“Era im­por­tan­te para la po­bla­ción”, di­jo. “Te­nía el va­lor de una re­li­quia”.

Los res­tau­ra­do­res de la uni­dad de cri­sis tam­bién han em­pe­za­do a re­co­ger pie­dras y la­dri­llos an­ti­guos de en­tre los es­com­bros, los cua­les se­rán re­uti­li­za­dos cuan­do sea po­si­ble en una re­cons­truc­ción.

“En lo po­si­ble, la idea es cons­truir­lo co­mo es­ta­ba, don­de es­ta­ba”, di­jo el pre­fec­to. “Que­re­mos dar la idea de que es­ta­mos res­ca­tan­do ar­te­fac­tos y ma­te­ria­les de cons­truc­ción” para que las lo­ca­li­da­des sean tan au­tén­ti­cas co­mo sea po­si­ble, aña­dió. “Ese es el sen­ti­do pro­fun­do de lo que es­ta­mos ha­cien­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.