In­mi­gra­ción: mu­ros o puer­tas

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Opinión - Luis Va­len­zue­la Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez

Ha­ce po­co, Ri­car­do Haus­mann, re­co­no­ci­do eco­no­mis­ta y pro­fe­sor de Har­vard, se re­fi­rió a Chi­le co­mo un país en el cual to­dos so­mos igua­les. De­ma­sia­do igua­les. “¿Por qué Chi­le no cre­ce? Por­que es­tá lleno de chi­le­nos” apun­tó. De he­cho, Haus­mann ex­pli­ca que, en Chi­le, los in­mi­gran­tes de paí­ses no ve­ci­nos tie­nen cua­tro ve­ces más pro­ba­bi­li­da­des de em­pren­der que los chi­le­nos. En EE. UU., por ejem­plo, los in­mi­gran­tes re­pre­sen­tan 13% de la po­bla­ción, pe­ro son cau­san­tes del 26% de los em­pren­di­mien­tos. Los in­mi­gran­tes no les qui­tan em­pleo a nor­te­ame­ri­ca­nos, co­mo tam­po­co pro­vo­can una ba­ja en los sa­la­rios. La en­cues­ta Ex­patln­si­der 2016, rea­li­za­da en­tre co­mu­ni­da­des de ex­pa­tria­dos en el mundo, si­túa a Chi­le —y a nues­tras ciu­da­des— co­mo uno de los paí­ses me­nos desea­bles para venir a vi­vir: 45°, en­tre los 67 paí­ses con­si­de­ra­dos en el es­tu­dio. Es ade­más el más ba­jo en La­ti­noa­mé­ri­ca, muy por de­ba­jo de la me­dia del rán­king, y es­tá to­da­vía peor ubi­ca­do en la ca­te­go­ría Ama­bi­li­dad. Los chi­le­nos no so­mos aco­ge­do­res y tam­po­co re­co­no­ce­mos que la in­mi­gra­ción es par­te del país. Es­ta es una reali­dad de­vas­ta­do­ra en ciu­da­des co­mo An­to­fa­gas­ta don­de los in­mi­gran­tes han si­do se­gre­ga­dos a cam­pa­men­tos. Las co­mu­ni­da­des de in­mi­gran­tes tam­bién son par­te muy sig­ni­fi­ca­ti­va de las co­mu­nas cen­tra­les de San­tia­go. El de­ba­te pre­si­den­cial en Es­ta­dos Uni­dos re­fle­ja cla­ra­men­te las for­mas de en­fren­tar es­te desafío. Do­nald Trump en su cam­pa­ña, ha di­se­ña­do un mu­ro en la in­ge­nua idea de ha­cer de su país una for­ta­le­za im­pe­ne­tra­ble. Hi­llary Clin­ton en cam­bio, ha ha­bla­do de puer­tas, si­guien­do el ejem­plo de ciu­da­des co­mo Ber­lín, que han de­rri­ba­do sus mu­ros y hoy aco­gen a más de dos mi­llo­nes de re­fu­gia­dos. Que­re­mos que nues­tros ba­rrios se en­cie­rren ca­da vez en mu­ros más al­tos y ol­vi­da­mos que nues­tras ciu­da­des tie­nen ba­rrios con nue­vos ve­ci­nos. Mien­tras más nos en­ce­rra­mos, me­nos cre­ce­mos. No só­lo des­de una pers­pec­ti­va eco­nó­mi­ca — em­pleo y em­pren­di­mien­to—, sino tam­bién des­de una pers­pec­ti­va so­cio­cul­tu­ral. Ol­vi­da­mos que mu­chas de nues­tras ciu­da­des han si­do crea­das por in­mi­gran­tes. En el sec­tor orien­te de San­tia­go, sin ir más le­jos los es­ta­dios so­cia­les y de­por­ti­vos —co­mo el Es­ta­dio Es­pa­ñol, Sta­dio Ita­liano, Es­ta­dio Croa­ta, Club Pa­les­tino Club Sport Fran­cés, Club Man­quehue, y Prin­ce of Wa­les Country Club, en­tre otros— han si­do fun­da­men­ta­les en el cre­ci­mien­to de sus ba­rrios. Que­ra­mos o no, la in­mi­gra­ción es par­te cons­ti­tu­yen­te de nues­tra so­cie­dad. De có­mo la in­te­gre­mos de­pen­de­rá en bue­na par­te, có­mo dis­mi­nui­rá la se­gre­ga­ción que se­pa­ra los espacios de nues­tras ciu­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.