Que­dan 12 días pa­ra ele­gir: ¿quién lo­gra­rá mo­vi­li­zar a las ma­sas?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

La es­ca­sa edu­ca­ción cí­vi­ca de nues­tro país ha ge­ne­ra­do que la sociedad cas­ti­gue a sus po­lí­ti­cos en las elec­cio­nes au­sen­tán­do­se de vo­tar. Gran error, por­que con es­ta me­di­da, ellos con­ti­núan en sus car­gos. Lo me­jor es ma­ni­fes­tar la apro­ba­ción o re­cha­zo con el su­fra­gio.

La elec­ción mu­ni­ci­pal co­men­zó su cuen­ta re­gre­si­va, la que ba­jo to­da du­da, tie­ne más in­cer­ti­dum­bres que cer­te­zas. Es co­sa de ver el pa­no­ra­ma en Los Án­ge­les, en don­de nin­guno de los dos can­di­da­tos más fuer­tes tie­ne la seguridad de que ga­na­rá.

Pe­ro su­ma­do a ello, exis­te otro aná­li­sis y tie­ne que ver con el es­ce­na­rio ac­tual de nues­tro país, aquel que tie­ne con des­con­ten­to y des­con­fian­za a la gran ma­sa de la po­bla­ción.

Re­cor­de­mos que con un es­ce­na­rio fue­ra de gran­des hos­ti­li­da­des, la úl­ti­ma elec­ción, don­de ga­nó la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, tu­vo una au­sen­cia del 58% de los vo­tan­tes, si­tua­ción que nos trans­for­mó en el país con vo­to vo­lun­ta­rio con ma­yor abs­ten­ción de to­do el mun­do.

Es­te fin de se­ma­na, el go­bierno ini­ció una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria pro­ta­go­ni­za­da por los pro­pios mi­nis­tros de Es­ta­do, que bus­can mo­ti­var a las ma­sas pa­ra que acu­dan a los co­mi­cios del 23 de oc­tu­bre, pe­ro no se ata­ca el te­ma de fon­do.

La es­ca­sa edu­ca­ción cí­vi­ca de nues­tro país ha ge­ne­ra­do que la sociedad cas­ti­gue a sus po­lí­ti­cos en las elec­cio­nes au­sen­tán­do­se de vo­tar. Gran error, por­que con es­ta me­di­da, ellos con­ti­núan en sus car­gos. Lo me­jor es ma­ni­fes­tar la apro­ba­ción o re­cha­zo con el su­fra­gio.

Chi­le tu­vo un pe­rio­do en que esto no fue po­si- ble y es­ta he­rra­mien­ta de­mo­crá­ti­ca es el más no­ble re­fle­jo de que el po­der es de las pro­pias per­so­nas, no de los po­de­ro­sos.

La pu­bli­ci­dad gu­ber­na­men­tal es­tá muy bien di­ri­gi­da, pe­ro de­be ge­ne­rar ma­yor par­ti­ci­pa­ción. Que ha­blen los pro­pios po­lí­ti­cos es más de lo mis­mo. Ha­bría si­do me­jor que los jó­ve­nes, prin­ci­pa­les au­sen­tes de los pro­ce­sos elec­to­ra­les, hu­bie­ran ha­bla­do de tú a tú con la gen­te. Que hu­bie­ran si­do ellos mis­mos quie­nes die­ran las ra­zo­nes pa­ra cum­plir con es­te de­ber de­mo­crá­ti­co.

Hoy las cam­pa­ñas mu­ni­ci­pa­les de to­do el país y la pro­vin­cia de­co­ran las ca­lles de las ciu­da­des, es­tán pre­sen­tes en me­dios de co­mu­ni­ca­ción o re­des so­cia­les, hay pro­yec­tos, ideas y par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, pe­ro se­rá muy tris­te si esas fór­mu­las no lo­gran cam­biar el switch de la ciu­da­da­nía pa­ra que se mo­ti­ven a par­ti­ci­par en el fu­tu­ro de sus co­mu­nas y el país.

Fi­nal­men­te, una su­ge­ren­cia. Los pro­gra­mas del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y de los co­le­gios pú­bli­cos y pri­va­dos de­ben ge­ne­rar con­te­ni­dos que per­mi­tan en­se­ñar el va­lor que tie­ne pa­ra una sociedad de­mo­crá­ti­ca po­der es­co­ger a los lí­de­res y re­pre­sen­tan­tes.

De es­ta ma­ne­ra, des­de la ba­ses se ge­ne­ra­rá un cam­bio de con­cien­cia que otor­ga­rá a nues­tro país men­tes fres­cas, con ideas y pro­yec­tos, ca­pa­ces de pro­yec­tar a nues­tra her­mo­sa na­ción al fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.