Entérese de los me­jo­res ejer­ci­cios pa­ra lu­cir un cuer­po en­vi­dia­ble el ve­rano

Al­guno de es­tos deportes ya te los he­mos men­cio­na­do an­tes, pe­ro siem­pre es bueno re­cor­dar­los, ya que son fun­cio­na­les pa­ra el ob­je­ti­vo prin­ci­pal: ver­se bien.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

Pa­ra te­ner bue­na sa­lud y ade­más un cuer­po de en­vi­dia, es ne­ce­sa­rio ha­cer ejer­ci­cio, pe­ro no siem­pre es fá­cil. Ade­más de la fal­ta de ga­nas que mu­chas ve­ces te­ne­mos, y las abu­rri­das ru­ti­nas, lo que se de­be pa­gar pa­ra es­tar ins­cri­to en un gim­na­sio es mu­cho di­ne­ro só­lo pa­ra te­ner a un ti­po ru­do y lleno de múscu­los gri­tan­do qué ha­cer y có­mo ha­cer­lo. ¿Sa­bes qué es lo peor? Que en reali­dad ni si­quie­ra lo ne­ce­si­tas.

Hay cier­tos ejer­ci­cios muy sen­ci­llos con los que pue­des ha­cer una ru­ti­na de 20 mi­nu­tos en ca­sa y que te ayu­da­rán a te­ner el cuer­po que tan­to deseas. Si bien es cier­to que al prin­ci­pio te se­rá di­fí­cil y ago­ta­dor, só­lo tie­nes que te­ner per­se­ve­ran­cia y ve­rás que con el pa­so del tiem­po to­do pa­re­ce más sen­ci­llo.

Rea­li­za tres se­ries de 15 re­pe­ti­cio­nes ca­da una, co­me sa­lu­da­ble, de­ja de la­do los refrescos, las pa­pi­tas y los dul­ces, y en un mes co­men­za­rás a ver los re­sul­ta­dos.

Pa­ra es­tar en for­ma y te­ner un buen cuer­po no es ne­ce­sa­rio gas­tar­te to­dos tus aho­rros ni de­di­car­le cien­tos de ho­ras. Con des­ti­nar un ra­to ca­da día a es­tos ejer­ci­cios bá­si­cos, jun­to a una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da, pue­des con­se­guir me­jo­rar tu es­ta­do fí­si­co y tu apa­rien­cia, y con­ver­tir­te en la en­vi­dia de la pis­ci­na o pla­ya.

ABDOMINALES

Es­te es el ejer­ci­cio bá­si­co pa­ra de­cir adiós al ma­yor te­mor de los hom­bres: la tri­pi­ta cer­ve­ce­ra. Pa­ra to­ni­fi­car el vien­tre hay que vi­gi­lar tres zo­nas del ab­do­men: la al­ta, la ba­ja y la la­te­ral. De­di­car un ejer­ci­cio a ca­da par­te ayu­da­rá a me­jo­rar la apa­rien­cia de to­da nues­tra zo­na ab­do­mi­nal

Pa­ra em­pe­zar, lo más sen­ci­llo es rea­li­zar los abdominales tra­di­cio­na­les que sir­ven pa­ra to­ni­fi­car la zo­na al­ta ab­do­mi­nal. Mien­tras, pa­ra la ba­ja no hay na­da más sen­ci­llo que es­tar tum­ba­do, le­van­tar y des­cen­der, de for­ma re­pe­ti­da, con las pier­nas es­ti­ra­das. Por úl­ti­mo, pa­ra los obli­cuos ( la­te­ra­les), lo ideal es co­lo­car­se de per­fil, con el bra­zo apo­ya­do en el sue­lo, y su­bir y ba­jar las ca­de­ras.

CO­RRER

To­ma tus za­pa­ti­llas vie­jas, un short y sal a dar una vuel­ta. No te des­ani­mes, al prin­ci­pio can­sa y aho­ga, pe­ro po­co a po­co no só­lo de­ja- rás de pa­sar un mal ra­to, sino que aca­ba­rás dis­fru­tan­do de ello. La cla­ve pa­ra dis­fru­tar del run­ning es ir po­co a po­co po­nién­do­te ob­je­ti­vos y, so­bre to­do, te­ner con­ti­nui­dad. Pri­me­ro plan­téa­te dar una vuel­ta a tu manzana y lue­go bus­ca au­men­tar la dis­tan­cia. Ya ha­brá tiem­po pa­ra com­prar­se me­jo­res za­pa­ti­llas y par­ti­ci­par en ca­rre­ras po­pu­la­res.

HA­CER PESAS

Me­jor con po­co pe­so y más re­pe­ti­cio­nes. Quie­res es­tar en for­ma, no ser Hér­cu­les. To­ma dos bo­te­llas pe­que­ñas de plás­ti­co va­cías y llé­na­las con tie­rra. Se­gún va­yas sin­tién­do­te có­mo­do, ve au­men­tan­do el ta­ma­ño. Cuan­do en­cuen­tres el pe­so ideal pa­ra tus ne­ce­si­da­des, ya po­drás com­prar­te las tu­yas pro­pias.

SENTADILLAS

Con es­te ejer­ci­cio se for­ta­le­cen prác­ti­ca­men­te to­dos los múscu­los de las pier­nas, sir­ve pa­ra to­ni­fi­car el glú­teo y so­lu­cio­nar así una de las gran­des preo­cu­pa­cio­nes de las mu­je­res.

Es im­por­tan­te, pa­ra pre­ve­nir do­lo­res en ro­di­llas o es­pal­da, te­ner una téc­ni­ca de­pu­ra­da en la que de­be evi­tar­se te­ner los to­bi­llos muy se­pa­ra­dos (nun­ca a más dis­tan­cia que la que hay en­tre los hom­bros) y te­ner la es­pal­da en una po­si­ción rec­ta.

BICICLETA

Si al leer el apar­ta­do so­bre co­rrer lo pa­sas­te de lar­go por te­mor a le­sio­nes, ya no tie­nes ex­cu­sa. De­sem­pol­va la vie­ja bicicleta que tie­nes en el ga­ra­je o cuar­to, dé­ja­la a pun­to y pon­te en mar­cha. An­dar en bicicleta es una ac­ti­vi­dad muy com­ple­ta y mu­cho me­nos agre­si­va que la ca­rre­ra con­ti­nua, aun­que que­ma me­nos gra­sa.

Uti­li­zan­do la bicicleta no só­lo ten­drás un me­dio de trans­por­te, sino que ade­más tus ro­di­llas lo agra­de­ce­rán.

SAL­TAR A la CUER­DA

Se­rá co­mo vol­ver a la in­fan­cia. Si te da ver­güen­za, re­cuer­da que Rocky Bal­boa tam­bién lo ha­cía. Es un ejer­ci­cio en el que me­jo­ras bra­zos, tron­co y pier­nas. Ade­más, es muy bueno pa­ra me­jo­rar tu ra­pi­dez y re­fle­jos. Es­te ejer­ci­cio pue­des uti­li­zar­lo pa­ra ba­jar pe­so o, incluso, co­mo ca­len­ta­mien­to an­tes de sa­lir a co­rrer o prac­ti­car otro deporte.

Es re­co­men da b l e au­men­tar el rit­mo de for­ma gra­dual, so­bre to­do, pa­ra evi­tar le­sio­nes mus­cu­la­res.

Fle­xio­nes

Con las fle­xio­nes for­ta- . le­ces pe­cho, es­pal­da y bra­zos. Son idea­les pa­ra hom­bres y mu­je­res, ya que el pec­to­ral es una de las zo­nas más im­por­tan­tes des­de un pun­to de vis­ta es­té­ti­co.

De­pen­dien­do de la ne­ce­si­dad que se ten­ga, pue­de bus­car­se un ti­po u otro de fle­xión. Cuan­do las ma­nos es­tén muy jun­tas, se­rán más exi­gen­tes pa­ra los bra­zos, mien­tras que si es­tán más se­pa­ra­das, ha­rás tra­ba­jar más al pe­cho. Pue­des bus­car ma­yor com­ple­ji­dad te­nien­do las pier­nas en al­to apo­ya­das en una si­lla.

rea­li­za tres se­ries de 15 re­pe­ti­cio­nes ca­da una, co­me sa­lu­da­ble, de­ja de la­do los refrescos. En un mes no­ta­rás cam­bios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.