Elec­cio­nes Mu­ni­ci­pa­les 2016: “Yo sí vo­to”

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Se­re­mi de Go­bierno Re­gión del Bio­bío En­ri­que Inos­tro­za San­hue­za

Es­ta­mos a só­lo 11 días de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les en nues­tro país y las re­glas del jue­go pa­ra las y los can­di­da­tos han cam­bia­do pa­ra ga­ran­ti­zar me­jo­res es­tán­da­res en ma­te­ria de pro­pa­gan­da y fi­nan­cia­mien­to. Des­de aho­ra nun­ca más ha­brá re­la­ción en­tre la po­lí­ti­ca y el di­ne­ro, pues la Pre­si­den­ta Ba­che­let ha ins­trui­do una serie de nue­vos re­gla­men­tos den­tro de la Agen­da de Pro­bi­dad y Trans­pa­ren­cia co­mo la prohi­bi­ción de re­ci­bir apor­tes de em­pre­sas, la obli­ga­ción de que los can­di­da­tos de­cla­ren sus in­tere­ses y pa­tri­mo­nio, y que aque­llos que ha­gan tram­pa al fi­nan­ciar su can­di­da­tu­ra se en­fren­ten a la po­si­bi­li­dad de per­der el car­go e in­clu­so a pe­nas de cár­cel, en­tre otras in­no­va­cio­nes.

Lo an­te­rior, res­pon­de a una sen­ti­da de­man­da de la ciu­da­da­nía por­que la po­lí­ti­ca en nues­tro país sea más trans­pa­ren­te y así es­tá sien­do hoy gra­cias a la de­ci­sión po­lí­ti­ca de la Je­fa de Es­ta­do. Co­mo go­bierno que­re­mos re­cu­pe­rar la con­fian­za de las y los ciu­da­da­nos en las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y en los sec­to­res po­lí­ti­cos pa­ra que nue­va­men­te to­men se­gu­ri­dad de acer­car­se y ejer­zan su de­re­cho a vo­to.

Na­da for­ta­le­ce más la de­mo­cra­cia que cuan­do la gen­te par­ti­ci­pa y vo­ta. Es­te 23 de oc­tu­bre es la oportunidad pa­ra ejer­cer ese de­re­cho y ele­gir a quie­nes van a di­ri­gir los des­ti­nos de to­das la co­mu­nas del país.

No po­de­mos de­jar en po­der de unos po­cos la elec­ción de quien se­rá el nue­vo al­cal­de, al­cal­de­sa, con­ce­jal o con­ce­ja­la de nues­tra co­mu­na. Las de­ci­sio­nes que ellos to­men in­flui­rán di­rec­ta­men­te en nues­tro dia­rio vi­vir por lo que no de­be­mos que­dar­nos al margen de es­tas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les. No ca­be du­da que ha­brá di­fe­ren­cias, que ha­brá crí­ti­cas y que mu­chos sien­ten es­te dis­tan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca, pe­ro si que­re­mos cam­biar esa reali­dad lo me­jor que po­de­mos ha­cer es “VO­TAR”.

Pa­ra par­ti­ci­par só­lo ne­ce­si­tas tu cé­du­la de iden­ti­dad o un pa­sa­por­te. Los do­cu­men­tos in­clu­so pue­den es­tar ven­ci­dos, siem­pre que no ha­ya pa­sa­do más de un año a la fe­cha de la elec­ción. Si per­dis­te tu cé­du­la de iden­ti­dad pue­des pre­sen­tar­te con tu pa­sa­por­te. Pues no hay ex­cu­sa pa­ra no asis­tir.

Acu­dir a las ur­nas es ges­to de em­po­de­ra­mien­to ciu­da­dano, es re­fle­jo de una ciu­da­da­nía que sa­be lo que bus­ca y quie­re pa­ra su co­mu­na o sec­tor. Con­cu­rrir a vo­tar, ya sea que vo­te por a,b o c, in­clu­so blan­co; ayu­da­rá a de­ci­dir el me­jor des­tino pa­ra su co­mu­na. No te que­des fue­ra y sé par­te de los “Yo sí vo­to”.

No po­de­mos de­jar en po­der de unos po­cos la elec­ción de quien se­rá el nue­vo al­cal­de, al­cal­de­sa, con­ce­jal o con­ce­ja­la de nues­tra co­mu­na. Las de­ci­sio­nes que ellos to­men in­flui­rán di­rec­ta­men­te en nues­tro dia­rio vi­vir por lo que no de­be­mos que­dar­nos al margen de es­tas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.