La ne­ce­si­dad de con­tar con pul­mo­nes ver­des en Los Án­ge­les

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Oja­lá que se pien­se en cons­truir una ciu­dad ar­mó­ni­ca, pro­yec­ta­da a lar­go pla­zo, don­de la ca­li­dad de vi­da me­jo­re ca­da día y no só­lo nos sin­ta­mos co­mo aho­ra: sa­tu­ra­dos.

Los úl­ti­mos años han es­ta­do mar­ca­dos por una gran ex­pan­sión in­mo­bi­lia­ria en Los Án­ge­les, que han ocu­pa­do prác­ti­ca­men­te to­dos los te­rre­nos dis­po­ni­bles pa­ra la edi­fi­ca­ción. No es al­go ne­ga­ti­vo, pe­ro sí que se de­be ana­li­zar y dis­cu­tir. Es­to por­que la ca­pi­tal pro­vin­cial se es­tá po­si­cio­nan­do co­mo una for­ta­le­za eco­nó­mi­ca en ma­te­ria fo­res­tal, agrí­co­la y ener­gé­ti­ca pa­ra to­do el país y mien­tras más se desa­rro­lla la zo­na, ob­via­men­te se re­quie­re vi­vien­da, co­mer­cio, pe­ro tam­bién lu­ga­res de es­par­ci­mien­to y re­crea­ción.

Só­lo a mo­do de ejem­plo de la im­por­tan­cia que es­tá ad­qui­rien­do nues­tra pro­vin­cia en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, bas­ta ver el me­ga pro­yec­to de CMPC que tras­la­da­rá su edi­fi­cio cor­po­ra­ti­vo al ac­ce­so nor­te de Los Án­ge­les.

Pe­ro sien­do ho­nes­tos, el cre­ci­mien­to mo­ne­ta­rio y de­mo­grá­fi­co, no ha ido ne­ce­sa­ria­men­te de la mano con el pro­gre­so. Las ca­lles son al­ta­men­te pre­ca­rias, es­tre­chas y de ma­la ca­li­dad. Jun­to con ello, lo que nos ata­ñe a con­ver­sar hoy: las áreas ver­des es­ca­sean ca­da vez más.

Se­gún los da­tos co­no­ci­dos, la ciu­dad de Los Án­ge­les cuen­ta con un to­tal de 2,1 me­tros cua­dra­dos de áreas ver­des por ha­bi­tan­te, cuan­do lo que su­gie­re la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud – OMS –es que mí­ni­mo exis­tan 9 me­tros cua­dra­dos por per­so­na. Por lo tan­to, la de­fi­cien­cia es al­tí­si­ma.

Sin ir más le­jos, los ha­bi­tan­tes del sec­tor nor­te y sur, no tie­nen gran­des es­pa­cios de­di­ca­dos am­plia­men­te a áreas ver­des de par­ques y jar­di­nes. En el sec­tor cén­tri­co es­tá el par­que de avenida Ri­car­do Vi­cu­ña o la la­gu­na Esmeralda. Pe­ro ya no sa­tis­fa­ce las ne­ce­si­da­des de una ciu­dad que cre­ce ca­da día más. ¿Al­can­za­rá a lle­gar el mu­ni­ci­pio o el Ser­viu, an­tes que las cons­truc­to­ras ad­quie­ran to­dos los te­rre­nos res­tan­tes?

A pe­sar de ello, hay al­gu­nas ges­tio­nes que es­tá ha­cien­do el go­bierno a ni­vel na­cio­nal que afor­tu­na­da­men­te nos lle­ga­rán. Se tra­ta de la cons­truc­ción del Paseo Ri­be­re­ño del Es­te­ro Quil­que, que en su pri­me­ra eta­pa con­tem­pla 237 mil me­tros cua­dra­dos y en la se­gun­da 75 mil. Aquí se de­be lu­char contra la bu­ro­cra­cia pa­ra ace­le­rar los pro­ce­sos, pe­ro tam­bién se de­be ir pen­san­do en nue­vos es­pa­cios. La ca­pi­tal de Bio­bío ne­ce­si­ta con ur­gen­cia pul­mo­nes ver­des.

Só­lo por men­cio­nar al­gu­nos lu­ga­res a mo­do de idea que se po­drían uti­li­zar o ad­qui­rir a los pri­va­dos, es­tá el te­rreno que vie­ne a con­ti­nua­ción del an­ti­guo ca­mino del fe­rro­ca­rril en Pai­llihue, el te­rreno que exis­te en­tre So­di­mac de avenida Ale­ma­nia y ca­lle Orien­te o los her­mo­sos cam­pos que es­tán en el sec­tor nor­te de la ciu­dad, de­trás de la vi­lla El Ave­llano.

Oja­lá que se pien­se en cons­truir una ciu­dad ar­mó­ni­ca, pro­yec­ta­da a lar­go pla­zo, don­de la ca­li­dad de vi­da me­jo­re ca­da día y no só­lo nos sin­ta­mos co­mo aho­ra: sa­tu­ra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.