Ciu­da­da­nos de pri­me­ra cla­se

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Cuan­do se es­tá en pe­rio­do de cam­pa­ña - al pa­re­cer- nin­gún re­cur­so se des­es­ti­ma, muy por el con­tra­rio “se echa mano”, in­clu­so, a crear fal­sas ilu­sio­nes, apro­ve­chan­do la ig­no­ran­cia del ciu­da­dano pro­me­dio.

Lo an­te­rior, alu­de al tó­pi­co que no só­lo se ha uti­li­za­do en la pro­vin­cia, sino en va­rias par­tes del país, en torno a po­si­cio­nar a los al­cal­des a la re­elec­ción co­mo un ciu­da­dano más de a pie, que ba­jo ese si­tial bus­ca re­tor­nar al po­der, con la úni­ca fi­na­li­dad de ha­cer jus­ti­cia “al co­mún de los mor­ta­les”.

Re­por­ta­jes y en­tre­vis­tas que mues­tran al je­fe co­mu­nal a la re­elec­ción con­ver­san­do “de tú a tú” con el ciu­da­dano “no es­cu­cha­do”, son real­za­dos a la mag­ni­fi­cen­cia pa­ra crear una suer­te de ha­lo de lí­der na­tu­ral.

Pe­se a la “espectacularidad” que tie­nen esas no­tas de pren­sa, lo que se pre­ten­de mos­trar dis­ta to­tal­men­te de la reali­dad, pues los jefes co­mu­na­les con­ser­van po­de­res y pri­vi­le­gios por so­bre el co­mún de la gen­te.

Es­to se ba­sa en el ar­tícu­lo 107 de la Ley Or­gá­ni­ca Cons­ti­tu­cio­nal de Mu­ni­ci­pa­li­da­des (18.695), que es­ta­ble­ce que los al­cal­des a la re­elec­ción se trans­for­man -prác­ti­ca­men­te- en un con­ce­jal más, lue­go de su ce­se de sus fun­cio­nes 30 días an­tes de las elec­cio­nes.

En es­te nue­vo pa­pel, las má­xi­mas au­to­ri­da­des a la re­elec­ción tie­nen de­re­cho a voz y vo­to en el con­ce­jal, ca­pa­ci­dad que se la qui­sie­ra cual­quier ciu­da­dano que tran­si­ta por el paseo Se­mi­pea­to­nal Colón.

Co­mo si fue­ra po­co, los jefes co­mu­na­les que van por otros 4 años con­ser­van su re­mu­ne­ra­ción de al­cal­des, a pe­sar que desa­rro­llan otra la­bor, con res­pon­sa­bi­li­da­des me­no­res.

Es­to tam­bién sa­le ci­ta­do en el mis­mo ar­tícu­lo, que di­ce: “El al­cal­de que pos­tu­la­re a su re­elec­ción (…), se pro­ce­de­rá a su su­bro­ga­ción (…), des­de los 30 días an­te­rio­res a la fe­cha de la elec­ción y has­ta el día si­guien­te de ella. En to­do ca­so, du­ran­te el pe­río­do se­ña­la­do, el al­cal­de con­ser­va­rá su re­mu­ne­ra­ción”.

Cla­ra­men­te es­te es­ce­na­rio con­tras­ta ab­so­lu­ta­men­te con la reali­dad del tí­pi­co ciu­da­dano, lo que se trans­for­ma casi en una si­tua­ción tra­gi­có­mi­ca, si re­fle­xio­na­mos que el úl­ti­mo suel­do de al­cal­de, sa­le del mis­mo bol­si­llo de quie­nes apa­ren­ta re­pre­sen­tar en las ya men­cio­na­das no­tas de pren­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.