EN DE­FEN­SA DE LA VI­DA II

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ni­col Con­tre­ras

Se­ñor Di­rec­tor: ¿Quié­nes so­mos no­so­tros pa­ra arre­ba­tar­le la vi­da a un ser vi­vo? Ca­da vi­da hu­ma­na es in­fi­ni­ta­men­te va­lio­sa por muy pe­que­ña y dé­bil que sea, na­die tie­ne de­re­cho a des­po­jar la vi­da a un fe­to ni por muy pe­que­ño que sea ¿fue con­ce­bi­do por un des­cui­do? Bueno si es así, qué cul­pa tie­ne él de que no fue­ran pre­ca­vi­dos. Ni por muy di­fí­cil que se va­ya a po­ner tu fu­tu­ro, ese “error” po­dría ser tu ra­zón de vi­da, tu fe­li­ci­dad, ¿es pro­duc­to de una vio­la­ción? Ni así, se­rías ca­pas de arre­ba­tar­le su fu­tu­ro a esa cria­tu­ra, que tal si lle­ga a ser un in­ge­nie­ro, mé­di­co, fut­bo­lis­ta, etc. Hay in­fi­ni­tas so­lu­cio­nes so­la­men­te de­ben bus­car la me­jor.

La ley nos se­ña­la que un abor­to se pue­de per­mi­tir de 3 me­ses, por­que no es­tá vi­vo, pe­ro es­ta ley cla­ra­men­te es erró­nea ya que el fe­to ob­tie­ne la vi­da en la con­cep­ción. El abor­to no só­lo le cau­sa da­ños a el fe­to ex­traí­do sino tam­bién a la mu­jer tan­to co­mo psi­co­ló­gi­cas, abor­tar tie­ne un ries­go ma­yor de de­pre­sión y sui­ci­dio que las que les per­mi­ten la vi­da a sus hi­jos, de­ce­nas de mu­je­res se sui­ci­dan ca­da año en di­fe­ren­tes paí­ses. La vi­da no es de­fen­di­da por ser cris­tia­nos, to­mos he­mos si­do em­brio­nes cre­yen­tes o no cre­yen­tes.

¡No al abor­to, si a la vi­da!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.