EN DE­FEN­SA DE LA VI­DA I

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Aa­rón Leal

Se­ñor Di­rec­tor: To­das las per­so­nas an­cia­nos, ni­ños, adul­tos, in­clu­so has­ta un fe­to que es­tá cre­cien­do den­tro de la ma­dre, no im­por­ta cuán pe­que­ño sea, to­das las per­so­nas te­ne­mos de­re­cho a la vi­da por­que fui­mos pen­sa­dos por el amor de Dios. ¿Qué im­por­ta que aún sea muy pe­que­ño, que no pue­da sen­tir, pen­sar, ex­pre­sar­se o ac­tuar co­mo no­so­tros, pa­ra que sea in­men­sa­men­te va­lio­so?

El abor­to es una co­sa se­ria ya que las mu­je­res pue­den te­ner un trau­ma al igual que las per­so­nas que es­tán a su al­re­de­dor, por­que al fin y al ca­bo, ca­da mu­jer in­tu­ye que den­tro de su vien­tre tie­ne a su pro­pio hi­jo. Mu­chos de es­tos trau­mas pue­den lle­var a la ma­dre al sui­ci­dio de­bi­do a que es fá­cil arran­car al hi­jo de la ma­má, pe­ro otra co­sa dis­tin­ta es arran­car­lo de su men­te. La ma­dre Te­re­sa di­jo: “mu­chos se ma­ni­fies­tan preo­cu­pa­dí­si­mos por los ni­ños de la In­dia o los de Áfri­ca, don­de tan­tos mue­ren, sea por en­fer­me­da­des, ham­bre o lo que fue­ra. Pe­ro hay mi­llo­nes de­li­be­ra­da­men­te eli­mi­na­dos por el abor­to. Por eso ele­vo mi voz en la In­dia y en to­das par­tes: ha­ga­mos que to­do ni­ño, na­ci­do o no, sea desea­do. El abor­to va a en­con­trar del man­da­mien­to del amor”. Tam­bién en al­gu­nos paí­ses los ni­ños que es­tán en el vien­tre de la ma­dre sa­bien­do que cuan­do naz­ca va a ser un ni­ño con sín­dro­me de Down tam­bién se les po­día abor­tar, pe­ro eso es dis­cri­mi­na­ción.

El abor­to nos ha­ce da­ño y nos ale­ja de la fe­li­ci­dad que él quie­re pa­ra no­so­tros. Pro­ble­mas hu­ma­nos re­quie­ren so­lu­cio­nes hu­ma­nas. La ver­da­de­ra so­lu­ción al abor­to em­pie­za con una vi­ven­cia au­tén­ti­ca­men­te hu­ma­na, li­bre y res­pon­sa­ble del amor y la se­xua­li­dad, que es la que nos ha­ce real­men­te más fe­li­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.