Ni­ños, cien­tos de ni­ños, muer­tos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­rio Ríos San­tan­der

¡ Qué ho­rror! Un par de me­ses atrás, sin sa­ber có­mo avan­za­ría es­ta dra­má­ti­ca si­tua­ción del Se­na­me, aler­ta­mos que al in­te­rior de ese or­ga­nis­mo del Es­ta­do, mo­rían ni­ños. En aque­lla oca­sión, muy alar­ma­dos, ha­blá­ba­mos de 200 ni­ños. Lue­go, se­ma­nas des­pués, la ci­fra se ele­va­ba a 600 ni­ños en 10 años. La se­ma­na pa­sa­da, la ci­fra se ele­vó a 1.303 in­ter­nos. De ellos, se­gún se especifica, unos 400, “eran ma­yo­res de 18 años…”, co­mo si tal he­cho, ame­ri­ta­ra su muer­te.

Se ana­li­za­ba los úl­ti­mos 11 años y co­mo to­do se po­li­ti­za, co­men­za­ron los acen­tos par­ti­dis­tas y más que eso, los ca­sos ocu­rri­dos ba­jo tal o cual go­bierno, con­clu­yen­do, que du­ran­te los re­gí­me­nes de Ba­che­let, Pi­ñe­ra y nue­va­men­te Ba­che­let, se ha­bían da­do es­tas ho­rro­ro­sas muer­tes. Cul­mi­nó el de­ba­te po­lí­ti­co, in­sus­tan­cial, odio­so y vo­ci­fe­ran­te, con una acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal a quien fi­gu­ra­ba co­mo pri­me­ra res­pon­sa­ble, al me­nos en es­tos úl­ti­mos años, la mi­nis­tra de Jus­ti­cia. Ga­nó la mi­nis­tra, per­die­ron los ni­ños, el mun­do po­lí­ti­co, dio por ce­rra­do el te­ma. Sin em­bar­go, apa­re­ce­rían lue­go cien­tos de nue­vos ni­ños muer­tos. Co­no­ci­da es­ta nue­va in­for­ma­ción, no co­no­ce­mos la fe­cha de ca­da fa­lle­ci­do, apa­ren­te­men­te tam­po­co se tie­ne in­for­ma­ción, si ame­ri­ta una nue­va acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal, aho­ra más con­tun­den­te, en contra de la mi­nis­tra de Jus­ti­cia, por­que se hi­zo evi­den­te, la irres­pon­sa­bi­li­dad del Ser­vi­cio y de ella mis­ma, en la vi­da de esos in­ter­nos. No ha­cer­la, es asu­mir al­gu­na com­pli­ci­dad en la muer­te de ni­ños aban­do­na­dos. O más gra­ve aún, es ocul­tar las ra­zo­nes de su muer­te, sus cuer­pos, (¿Qué ocu­rrió con esos cuer­pos?), a los res­pon­sa­bles di­rec­tos. Sal­var al par­ti­do de turno… en reali­dad, to­do dra­má­ti­co, mis­te­rio­so y su­cio. Pe­ro al pa­re­cer la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca, afin­ca­da en el Con­gre­so, no quie­re ha­blar más de es­tos ni­ños muer­tos. ¿ Qué pen­sa­rán nues­tros par­la­men­ta­rios de la zo­na? A nin­guno lo he­mos leí­do u oí­do en opi­nio­nes o ac­cio­nes des­ti­na­das a de­te­ner las muer­tes, a in­ves­ti­gar lo ocu­rri­do. Tam­po­co he­mos te­ni­do no­ti­cia al­gu­na que los mu­ni­ci­pios, es­pe­cial­men­te los al­cal­des, ha­yan in­ves­ti­ga­do a los ni­ños lle­ga­dos al Se­na­me pro­ve­nien­tes de sus co­mu­nas. En su­ma, na­die, nin­gu­na au­to­ri­dad ha­ce na­da. ¿ Cuán­tos de los ni­ños muer­tos, son de nues­tra co­mu­na? ¿A cuán­tos co­no­ci­mos en el prin­ci­pio de sus vi­das y hoy han muer­to?

El do­min­go pa­sa­do, des­fi­la­mos por la ca­lle Colón, ba­jo la di­rec­ción de Pa­me­la Bur­gos. Ad­ver­tía­mos y de­fen­día­mos a los ni­ños abu­sa­dos se­xual­men­te. Mien­tras ca­mi­na­ba con un lien­zo en mis ma­nos, pen­sa­ba que al in­te­rior del Se­na­me, ha­bía mil de­nun­cias por abu­so se­xual, sin re­sol­ver. ¿ Qué ocu­rri­rá con ellos? ¿ Es­tán in­vo­lu­cra­dos fun­cio­na­rios del Se­na­me? ¿Tan fuer­te es el Par­ti­do Po­lí­ti­co que los man­tie­nen in­mu­nes a la jus­ti­cia?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.