Co­noz­ca to­do el la­do b de la ci­ta po­lí­ti­ca más es­pe­ra­da an­tes de las elec­cio­nes.

Por su par­te, otro as­pi­ran­te mu­ni­ci­pal –al pa­re­cer- se pe­leó con el re­loj, pues lle­gó me­dia ho­ra tar­de a la ins­tan­cia.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA - Mar­cos Sar­mien­to prensa@la­tri­bu­na.cl

En to­da ac­ti­vi­dad pú­bli­ca, por muy se­ria que sea, siem­pre exis­ten cir­cuns­tan­cias que se es­ca­pan a la for­ma­li­dad o –de­fi­ni­ti­va­men­te- sa­len de to­do pro­to­co­lo. El de­ba­te or­ga­ni­za­do por la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción, CCHC, no es­tu­vo ajeno a ellas, si­tua­ción que fue re­co­gi­da por los “ojos in­dis­cre­tos” de La Tri­bu­na, con la fi­na­li­dad de en­tre­gar el la­do B de la ac­ti­vi­dad.

EL CAN­DI­DA­TO ATRA­SA­DO

No fue­ron 10 ni 15 mi­nu­tos, sino me­dia ho­ra el tiem­po de re­tra­so que pro­ta­go­ni­zó el can­di­da­to a al­cal­de por el PRO, Ber­nar­do Ca­na­les, quien –in­clu­so- tu­vo que es­pe­rar unos se­gun­dos an­tes que se le per­mi­tie­ra in­gre­sar a la sa­la don­de se rea­li­za­ba el de­ba­te.

Ya ins­ta­la­do, y cuan­do se desa­rro­lla­ba la pri­me­ra tan­da de pre­gun­tas, in­clu­si­ve, tu­vo que ex­cu­sar­se de res­pon­der una con­sul­ta abier­ta a to­dos los can­di­da­tos, sim­ple­men­te por­que no al­can­zó a es­cu­char­la, en el apu­ro de in­gre­sar y sen­tar­se en su pues­to asig­na­do.

Tras la ac­ti­vi­dad y pa­ra acla­rar el asun­to, La Tri­bu­na con­ver­só con el as­pi­ran­te mu­ni­ci­pal, quien en­tre­gó sus justificaciones por la de­mo­ra.

“Fal­tó co­no­ci­mien­to de la ac­ti­vi­dad y tam­bién de la ho­ra. Qui­zás no­so­tros tu­vi­mos gran res­pon­sa­bi­li­dad en ello, pe­ro nues­tra agen­da dia­ria es­tá muy co­pa­da. (…) Yo pese a lo an­te­rior, te­nía pla­ni­fi­ca­do lle­gar acá, pe­ro el pro­ble­ma vial, con cue­llos de bo­te­lla, no per­mi­te el des­pla­za­mien­to que uno qui­sie­ra”, ex­pli­có.

EL QUE TER­MI­NÓ EN­SAN­GREN­TA­DO

A pe­sar que el de­ba­te de la CCHC es­tu­vo au­sen­te de fuer­tes em­pla­za­mien­tos en­tre los can­di­da­tos, hu­bo uno que sa­lió san­gran­do tras la ac­ti­vi­dad.

Se tra­tó del as­pi­ran­te a je­fe co­mu­nal por Chi­le Va­mos, Eduar­do Bor­go­ño, quien de­bió ocu­par un pa­ñue­lo pa­ra de­te­ner la san­gre que –evi­den­te- sa­lía con fuer­zas por una de sus me­ji­llas.

La Tri­bu­na, siem­pre aten­ta a los he­chos, se acer­có al as­pi­ran­te mu­ni­ci­pal, pa­ra co­no­cer de pri­me­ra fuen­te la cau­sa del –apa­ren­te- ac­ci­den­te.

“Re­sul­té he­ri­do tras el de­ba­te. Pe­ro no, en ver­dad se tra­ta só­lo de una cas­ca­ri­ta que te­nía en una de mis me­ji­llas, y me la sa­qué una vez que ter­mi­nó la ac­ti­vi­dad”, res­pon­dió con hi­dal­guía.

LA RÉ­PLI­CA FUE­RA DE PRO­TO­CO­LO

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les los can- di­da­tos res­pe­ta­ron – de­ma­sia­do-sus es­pa­cios, sin que se pro­du­je­ran em­pla­za­mien­tos o acla­ra­cio­nes a los di­chos de sus con­trin­can­tes.

El úni­co que se sa­lió del libreto fue el ex je­fe co­mu­nal a la re­elec­ción, Esteban Krau­se, quien no perdió el tiem­po pa­ra acla­rar­le un pun­to a su con­ten­dor in­de­pen­dien­te, Juan Jo­sé To­rres. La si­tua­ción se re­gis­tró cuan­do To­rres ha­bla­ba que no era ne­ce­sa­rio un pro­yec­to de in­ver­sión pú­bli­ca, ya que el mu­ni­ci­pio con­ta­ba con sus pro­pios re­cur­sos. Fue en ese pre­ci­so mo­men­to y sin es­pe­rar su opor­tu­ni­dad, cuan­do la ex má­xi- ma au­to­ri­dad an­ge­li­na “le pa­ró los ca­rros” al as­pi­ran­te in­de­pen­dien­te, ex­pli­cán­do­le que no exis­te ley que per­mi­ta dis­po­ner de fon­dos mu­ni­ci­pa­les pa­ra in­ver­tir en pro­yec­tos de in­ver­sión pú­bli­ca.

AYU­DA­DO POR EL PÚ­BLI­CO

El can­di­da­to del PRO, Ber­nar­do Ca­na­les, no só­lo cap­tó la aten­ción del “ojo cu­rio­so” de La Tri­bu­na por su de­mo­ra, sino tam­bién por una per­so­na del pú­bli­co que le ha­cía se­ñas mien­tras res­pon­día, con la fi­na­li­dad – apa­ren­te- de que en­fa­ti­za­ra al­gu­nos pun­tos. Lue­go de la ac­ti­vi­dad, el dia­rio de la pro­vin­cia ha­bló con la per­so­na que -de cier­ta for­ma- in­ten­ta­ba pau­tear al as­pi­ran­te del Pro, quien re­sul­tó ser el se­cre­ta­rio re­gio­nal del ci­ta­do par­ti­do, Wil­son Cid.

“Ha­bía­mos con­ver­sa­do bas­tan­te con Ber­nar­do, pe­ro no te­nía­mos mu­cha idea del de­ba­te. Cual­quier error o fal­ta de én­fa­sis po­día ser pro­duc­to de ello, por eso yo des­de mi lu­gar es­ta­ba preo­cu­pa­do de que se re­sal­ta­ra al­gu­nos as­pec­tos”, con­clu­yó.

EL as­pi­ran­te DEL PRO, Ber­nar­do Ca­na­les, pro­ta­go­ni­zó dos de los he­chos destacados en la “otra mi­ra­da” de la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.