Ries­go mo­ral en sa­lud

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Gui­ller­mo Pa­ra­je Es­cue­la de Ne­go­cios Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez

El pro­ble­ma del ries­go mo­ral es bien co­no­ci­do en eco­no­mía: tan pron­to co­mo se con­tra­ta un se­gu­ro, las per­so­nas cam­bian su com­por­ta­mien­to res­pec­to del ries­go cu­bier­to.

En sa­lud, el ries­go mo­ral pue­de aso­ciar­se a pa­cien­tes uti­li­zan­do más ser­vi­cios mé­di­cos en la me­di­da en que sus isa­pres cu­bren di­cho uso. Las isa­pres, por su par­te, tra­tan de evi­tar el di­cho ries­go for­zan­do a que los afi­lia­dos pa­guen una par­te de di­chos cos­tos, sobre to­do a par­tir de co­pa­gos.

Bien di­se­ña­dos, es­tos me­ca­nis­mos li­mi­tan el ries­go mo­ral y ha­cen que los ase­gu­ra­dos, que asu­men par­te del cos­to, real­men­te de­man­den pres­ta­cio­nes mé­di­cas cuan­do ver­da­de­ra­men­te las ne­ce­si­tan.

Den­tro del sis­te­ma pri­va­do de sa­lud en Chi­le, na­da de es­to se cum­ple.

Por el con­tra­rio, exis­ten fuer­tes in­cen­ti­vos al ries­go mo­ral que lle­va­ría al uso in­efi­cien­te de re­cur­sos mé­di­cos y pre­sio­na­ría los cos­tos de la sa­lud ha­cia arri­ba, lo que ex­pli­ca au­men­tos de pri­mas, ju­di­cia­li­za­ción y de­más pro­ble­mas.

Se­gún la En­cues­ta de Ca­rac­te­ri­za­ción So­cio­eco­nó­mi­ca Na­cio­nal (Ca­sen) 2015, un 47% de las per­so­nas que es­tán en isa­pre tie­nen se­gu­ros com­ple­men­ta­rios de sa­lud.

La mis­ma Ca­sen in­di­ca que den­tro de los be­ne­fi­cia­rios de Isa­pre (un gru­po fuer­te­men­te con­cen­tra­do en el 20% de ma­yor in­gre­so de Chi­le) los que po­seen se­gu­ros com­ple­men­ta­rios rea­li­zan un 36% más de vi­si­tas a es­pe­cia­lis­tas, se rea­li­zan un 14% más de exá­me­nes de la­bo­ra­to­rios y un 37% más de ra­yos X y eco­gra­fías, que los que no po­seen es­tos se­gu­ros.

¿Exis­te al­gu­na ra­zón pa­ra que den­tro de los que tie­nen Isa­pre, el gru­po con se­gu­ros com­ple­men­ta­rios ten­ga tan­ta di­fe­ren­cia de uso res­pec­to del otro? Cuesta creer que es­to res­pon­da a ra­zo­nes sa­ni­ta­rias.

No hay di­fe­ren­cias de se­xo, edad o es­ta­do de sa­lud que ex­pli­que es­te ma­yor uso.

¿Cuál es la ra­zón en­ton­ces? Sim­ple: el ries­go mo­ral. Los se­gu­ros com­ple­men­ta­rios, al­gu­nos de ellos ofre­ci­dos por las mis­mas clí­ni­cas, ba­jan fuer­te­men­te el pa­go que tie­nen que ha­cer los usua­rios que, de es­ta ma­ne­ra, se mues­tran dis­pues­tos a rea­li­zar­se aná­li­sis de la­bo­ra­to­rio, ra­yos y eco­gra­fías que, tal vez, no se rea­li­za­rían si no tu­vie­ran di­chos se­gu­ros.

Pa­ra las clí­ni­cas, in­clu­so las que ofre­cen es­tos se­gu­ros, es un ne­go­cio re­don­do por­que el ma­yor uso com­pen­sa el cos­to que en­fren­tan sus se­gu­ros por es­tas pres­ta­cio­nes adi­cio­na­les.

Re­sul­ta inacep­ta­ble que las au­to­ri­da­des re­gu­la­to­rias ni si­quie­ra se ha­yan fi­ja­do en es­te pro­ble­ma.

No se ne­ce­si­ta una re­for­ma de sa­lud ra­di­cal al sec­tor pri­va­do, que es­te gobierno no ha­rá pa­ra po­ner­le un po­co de ra­cio­na­li­dad a es­te sec­tor y tra­tar de im­pe­dir los cos­tos cre­cien­tes que en­fren­ta.

Só­lo se ne­ce­si­ta que las au­to­ri­da­des res­pon­sa­bles de su fis­ca­li­za­ción lo ha­gan de ma­ne­ra efec­ti­va y que mo­di­fi­quen la na­tu­ra­le­za de es­tos se­gu­ros, cam­bián­do­los a se­gu­ros su­ple­men­ta­rios.

De otra ma­ne­ra, la es­pi­ral de cos­tos cre­cien­tes y la irra­cio­na­li­dad económica y sa­ni­ta­ria se­gui­rá do­mi­nan­do a los ac­to­res de es­te sec­tor.

Exis­ten fuer­tes in­cen­ti­vos al ries­go mo­ral que lle­va­ría al uso in­efi­cien­te de re­cur­sos mé­di­cos y pre­sio­na­ría los cos­tos de la sa­lud ha­cia arri­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.