In­for­mar­se tam­bién es nues­tro de­ber co­mo ciu­da­da­nos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

La so­cie­dad, has­tia­da de la po­lí­ti­ca, es­tá re­cha­zan­do los diá­lo­gos de­mo­crá­ti­cos por la abs­ti­nen­cia o el odio, sin em­bar­go, el fo­co cla­ve pa­ra po­der cre­cer y me­jo­rar, es­tá sí o sí en la po­lí­ti­ca. In­for­mar­se acer­ca de los pla­nes y pro­gra­mas que tie­nen los can­di­da­tos, per­mi­ti­rá que su vo­to de­ci­da lo que es me­jor pa­ra la ciu­dad. De eso se tra­ta una elec­ción. Si se res­ta, no da­ña a los po­lí­ti­cos, se da­ña a us­ted mis­mo y a su fu­tu­ro.

El día de ayer, Dia­rio La Tri­bu­na y la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción, lle­va­ron a la co­mu­ni­dad de Los Án­ge­les una nue­va ins­tan­cia de de­ba­te po­lí­ti­co, en don­de se pu­do apre­ciar las di­ver­sas pro­pues­tas e ini­cia­ti­vas que los can­di­da­tos al si­llón mu­ni­ci­pal tie­nen pa­ra los pró­xi­mos años.

Más allá de la pre­fe­ren­cia ideo­ló­gi­ca o pro­fe­sio­nal que se ten­ga por par­te de las per­so­nas, sin lu­gar a dudas, es­te ti­po de even­tos apor­tan a la de­mo­cra­cia, a la in­for­ma­ción y edu­ca­ción cí­vi­ca de la co­mu­ni­dad.

Nues­tro dia­rio La Tri­bu­na y Ra­dio San Cris­tó­bal, han si­do los úni­cos me­dios de la ca­pi­tal pro­vin­cial que han desa­rro­lla­do has­ta aho­ra, un mo­men­to de con­ver­sa­ción con quie­nes pre­ten­den cons­truir y desa­rro­llar las vi­llas, ba­rrios y poblaciones de Los Án­ge­les, en­tre­gan­do el es­pa­cio y los mi­cró­fo­nos pa­ra que le ha­blen a la ciu­da­da­nía. Se dio es­te mo­men­to du­ran­te el pro­ce­so de elec­cio­nes pri­ma­rias con la Uni­ver­si­dad San­to To­más, y hoy de la mano de la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción, se co­no­ció par­te del pro­yec­to que tie­nen los con­ten­do­res del pró­xi­mo 23 de oc­tu­bre.

La so­cie­dad, has­tia­da de la po­lí­ti­ca, es­tá re­em­pla­zan­do los diá­lo­gos de­mo­crá­ti­cos por la abs­ti­nen­cia o el odio, sin em­bar­go, el fo­co cla­ve pa­ra po­der cre­cer y me­jo­rar, es­tá sí o sí en la po­lí­ti­ca. In­for­mar­se acer­ca de los pla­nes y pro­gra­mas que tie­nen los can­di­da­tos, per­mi­ti­rá que su vo­to de­ci­da lo que es me­jor pa­ra la ciu­dad. De eso se tra­ta una elec­ción. Si se res­ta, no da­ña a los po­lí­ti­cos, se da­ña a us­ted mis­mo y a su fu­tu­ro.

Gra­cias a es­tos es­pa­cios e in­for­ma­cio­nes, hoy se sa­be quién es Eduar­do Bor­go­ño, Esteban Krau­se, Ber­nar­do Ca­na­les y Juan Jo­sé To­rres y, pro­fun­da­men­te, se pue­de es­ta­ble­cer que más allá de las am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas de ca­da cual, hay un pro­fun­do sen­ti­do de que­rer avan­zar, cre­cer y desa­rro­llar a la co­mu­na. ¿Quién lo ha­rá? Esa es aho­ra su de­ci­sión.

Por lo pron­to, hay que ser ma­ja­de­ro en re­sal­tar que Chi­le se trans­for­mó en el país con más abs­ten­ción elec­to­ral del mun­do y eso no pue­de con­ti­nuar. Ir en con­tra de los po­lí­ti­cos no es lo mis­mo que ir en con­tra de la po­lí­ti­ca. Sí o sí, ha­brá lí­de­res, pe­ro si es­ta re­pre­sen­ta­ti­vi­dad y sus ideas pró­xi­mas no lo sa­tis­fa­cen, en­ton­ces ma­ni­fiés­te­lo, por­que que­jar­se es fá­cil cuan­do no se ha­ce na­da. La he­rra­mien­ta pa­ra cam­biar lo que se vie­ne ha­cien­do la tie­ne us­ted. Vo­te. Há­ga­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.