LA IS­LA DE LA LA­JA, ¿LA­JA ES UNA IS­LA?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: Soy una per­so­na que lle­va bas­tan­te tiem­po ave­cin­da­do en es­ta co­mu­na la cual ha evo­lu­cio­na­do enor­me­men­te al pun­to de ser una co­mu­na pu­jan­te y de enor­mes pro­yec­cio­nes. Te­ne­mos lu­ga­res y co­sas muy in­tere­san­tes que ha­ce un tiem­po atrás no te­nían la con­no­ta­ción o re­le­van­cia que hoy la ha­cen ser fo­co de aten­ción. Sin em­bar­go, hay un fac­tor muy fun­da­men­tal y es que es­ta co­mu­na o pue­blo ha su­fri­do lo que co­mún­men­te se de­no­mi­na ais­la­mien­to so­cial cul­tu­ral y ciu­da­dano. So­lo sien­do men­cio­na­do en me­dios, ya sea es­cri­to o au­dio­vi­sua­les por mo­ti­vos de di­ver­sas con­se­cuen­cias me­diá­ti­cas o po­li­cia­les en la re­gión ca­be re­cor­dar el ca­so de la mu­jer en­sa­ca­da allá por los años 60 o lo más pró­xi­mos el ca­so de los eje­cu­ta­dos po­lí­ti­cos de La­ja y San Ro­sen­do, que han si­do los más re­le­van­tes y es por eso que aquí en nues­tra co­mu­na, exis­te una es­pe­cie de sen­sa­ción que el ciu­da­dano co­mún no tie­ne la va­lo­ra­ción y tam­po­co sus de­re­chos co­mo de­bie­ra o co­mo es en otros lu­ga­res, por el cual, su con­di­ción hu­ma­na es va­lo­ra­da de tal ma­ne­ra, que se pue­da de­cir que vi­vi­mos en nues­tra co­mu­na un es­ta­do de de­re­cho por el cual vi­vi­mos en ba­se a de­be­res y de­re­chos. Es­to ca­be tan­to pa­ra quie­nes ejer­ce to­do ti­po de au­to­ri­da­des, co­mo quie­nes la vi­ven a dia­rio. Es me­nes­ter men­cio­nar que se ha tra­ta­do por me­dio del tu­ris­mo po­si­cio­nar a es­ta co­mu­na, sin em­bar­go, es­to ha si­do fo­co de atrac­ción de per­so­nas fo­rá­neas de du­do­sa in­ten­cio­nes. Por otro la­do, hay una in­do­len­cia de par­te de quie­nes con­du­cen es­ta co­mu­na, co­mo así de quie­nes de­bie­ran im­par­tir o ha­cer justicia, pa­ra que men­cio­nar a quie­nes sus­ten­tan el po­der la­bo­ral y eco­nó­mi­co, no te­nien­do el co­mún de los mor­ta­les a quien re­cu­rrir. En es­ta cam­pa­ña nin­gún can­di­da­to se ha re­fe­ri­do a cua­les son nues­tros de­re­chos y só­lo de­be­mos ser en­tes su­je­tos a obe­dien­cias y na­da más y eso me pa­re­ce muy pe­li­gro­so, ya que nos ha­ce­mos adic­tos al opio de los po­de­ro­sos. En re­su­men, en nues­tra co­mu­na se si­guen vio­lan­do los de­re­chos hu­ma­nos y eso es por­que La­ja es una is­la y eso po­cos los sa­ben o no lo quie­ren sa­ber. Abe­lar­do Cam­pi­llay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.