No lo ol­vi­des: tu piel ne­ce­si­ta aten­ción dia­ria

Se es­ti­ma que un 30% de la po­bla­ción pue­de lle­gar a su­frir una en­fer­me­dad der­ma­to­ló­gi­ca. Por esa ra­zón, es re­co­men­da­ble acu­dir por lo me­nos una vez al año al es­pe­cia­lis­ta.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

La piel es nues­tra car­ta de pre­sen­ta­ción fren­te al mun­do y es ne­ce­sa­rio man­te­ner­la sana. El cui­da­do es fun­da­men­tal en es­te as­pec­to, y sobre to­do a tem­pra­na edad.

Se­gún el doc­tor En­ri­que Mu­llins, der­ma­tó­lo­go y coor­di­na­dor del Ser­vi­cio de Der­ma­to­lo­gía de Clí­ni­ca Ta­ban­cu­ra, “las al­te­ra­cio­nes de la ima­gen cor­po­ral son par­ti­cu­lar­men­te se­rias si apa­re­cen du­ran­te la ni­ñez o la ado­les­cen­cia, co­mo es el ca­so de an­gio­mas, der­ma­ti­tis ató­pi­ca y ac­né”. In­clu­si­ve, la al­te­ra­ción es­té­ti­ca pue­de lle­var a una per­cep­ción pro­pia ne­ga­ti­va, de­pre­sión, re­cha­zo y ais­la­mien­to so­cial, aso­cia­dos a una au­to­ima­gen ne­ga­ti­va. En oca­sio­nes es­ta al­te­ra­ción pue­de ge­ne­rar un abu­so ver­bal, emo­cio­nal y un “bull­ying” o aco­so, por par­te de las per­so­nas que nos ro­dean.

¿Y có­mo po­de­mos cui­dar­la?

Se­gún el doc­tor Mu­llins, se de­be co­men­zar con una lim­pie­za sobre to­do noc­tur­na an­tes de acos­tar­se, ya que des­pués de to­do un día se ha acu­mu­la­do pol­vo, con­ta­mi­nan­tes, se­cre­cio­nes se­bá­ceas y ma­qui­lla­je, los que ta­pan los po­ros e irri­tan la piel. “Pa­ra la lim­pie­za fa­cial se usan jabones es­pe­cia­les pa­ra las pie­les más oleo­sas y sus­ti­tu­tos del ja­bón pa­ra aque­llas mix­tas o se­cas. La idea es ob­te­ner una piel lim­pia, sin se­car ni irri­tar la piel”, agre­ga el es­pe­cia­lis­ta.

A con­ti­nua­ción, re­co­mien­da agre­gar una cre­ma hu­mec­tan­te, la con­sis­ten­cia de ella de­pen­de­rá del ti­po de piel, las pie­les más oleo­sas usa­ran cre­mas más lí­qui­das, mien­tras las más se­cas de­be­rán re­cu­rrir a cre­mas más den­sas o gra­so­sas. Además, el doc­tor Mu­llins sos­tie­ne que la edad del pa­cien­te in­ci­de di­rec­ta­men­te en la cre­ma que de­be uti­li­zar. “En aque­llas pa­cien­tes más jó­ve­nes se de­ben usar cre­mas hi­dra­tan­tes más sim­ples, mien­tras que en las de ma­yor edad es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a in­gre­dien­tes bio­ló­gi­ca­men­te más ac­ti­vos, co­mo el áci­do re­ti­noi­co, áci­do gli­có­li­co y an­ti­oxi­dan­tes, to­dos ellos usa­dos pa­ra com­ba­tir el en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo”, ex­pli­ca el der­ma­tó­lo­go.

La im­por­tan­cia del blo­quea­dor so­lar

En­fren­ta­mos el sol a dia­rio y la­men­ta­ble­men­te la ru­ti­na se en­car­ga de que pa­se­mos por al­to los cui­da­dos ne­ce­sa­rios pa­ra nues­tra piel. Los ex­per­tos son cla­ros: siem­pre de­be­mos usar fil­tro so­lar.

Es­te de­be ser de al me­nos de SPF (fac­tor de pro­tec­ción so­lar) 30 y en pie­les más blan­cas es ne­ce­sa­rio usar SPF 50, de acuer­do a la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Der­ma­to­lo­gía.

“Los fil­tros so­la­res pre­vie­nen los efec­tos agu­dos de la ex­po­si­ción so­lar, que son la que­ma­du­ra so­lar y la fo­to­sen­si­bi­li­dad aso­cia­da a me­di­ca­men­tos. Tam­bién, pre­vie­nen los efec­tos cró­ni­cos de la ex­po­si­ción so­lar que son el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, la pig­men­ta­ción fa­cial, las le­sio­nes pre- can­ce­ro­sas y cán­ce­res de piel de va­ria­dos ti­pos, den­tro de los cua­les es­tá el me­la­no­ma que es po­ten­cial­men­te mor­tal”, de­ta­lla el doc­tor Mu­llins.

Por otro la­do, des­de el pun­to de vis­ta es­té­ti­co, es­tos pro­duc­tos son muy im­por­tan­tes ya que sus ba­ses son hu­mec­tan­tes, al­gu­nos agre­gan in­gre­dien­tes co­mo an­ti­oxi­dan­tes y que pre­vie­nen el fo­to en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo.

¿Y qué pa­sa con los tra­ta­mien­tos com­ple­men­ta­rios? más­ca­ras fa­cia-

En el ca­so de las les, su ob­je­ti­vo prin­ci­pal es ser­vir de com­ple­men­to a al­gún as­pec­to que le fal­ta a la piel y que el tra­ta­mien­to dia­rio no es ca­paz de dar. “Dar hu­mec­ta­ción en pie­les muy se­cas, dis­mi­nuir ro­je­ces en pie­les con ac­né o ro­sá­cea y re­ju­ve­ne­ci­mien­to en pie­les aja­das o ma­du­ras. Cual­quier más­ca­ra no sir­ve pa­ra los ti­pos de piel, se de­be ac­tuar con cui­da­do y pe­dir con­se­jos a pro­fe­sio­na­les en­ten­di­dos en la ma­te­ria”, se­ña­la el es­pe­cia­lis­ta de Clí­ni­ca Ta­ban­cu­ra.

Asi­mis­mo, otra he­rra­mien­ta pue­de ser la ex­fo­lia­ción, ar­ma muy opor­tu­na pa­ra re­mo­ver las cé­lu­las muer­tas de la piel y des­ta­par los po­ros. Es­tos pro­ce­sos pue­den ser quí­mi­cos, apli­can­do áci­dos sua­ves, o por me­dios me­cá­ni­cos, a tra­vés de ce­pi­llos, es­pon­jas abra­si­vas y otros. Mu­llins sos­tie­ne que “la ex­fo­lia­ción pue­de me­jo­rar la apa­rien­cia de la piel y ha­cer al­gu­nos tra­ta­mien­tos lo­ca­les más efec­ti­vos, sin em­bar­go se de­be te­ner cui­da­do ya que hay mu­chos ti­pos de ex­fo­lian­tes y es­tos no van a ser úti­les pa­ra to­dos los di­fe­ren­tes ti­pos pie­les”.

LA EX­PO­SI­CIÓN SO­LAR pue­de con­tri­buir al en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, la pig­men­ta­ción fa­cial, las le­sio­nes pre-can­ce­ro­sas y cán­ce­res de piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.