En Pa­ta de Ga­lli­na de­nun­cian in­gre­so de ca­za­do­res ile­ga­les

En­tra­rían a pre­dios pri­va­dos, afec­tan­do la se­gu­ri­dad de ni­ños.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

An­ti­ci­pán­do­se al pe­rio­do en don­de se re­gis­tra un au­men­to de la ca­za de ani­ma­les, ve­ci­nos del sec­tor de Pa­ta de Ga­lli­na en Los Án­ge­les, de­nun­cia­ron el in­gre­so de per­so­nas que prac­ti­can la ac­ti­vi­dad de for­ma ile­gal en pre­dios de pri­va­dos.

Los po­bla­do­res – co­men­ta­ron­que se tra­ta de su­je­tos que no con­ta­rían con los per­mi­sos co­rres­pon­dien­tes, los que cir­cu­lan -sin nin­gún mi­ra­mien­to- por los te­rre­nos aje­nos.

Los in­di­vi­duos tran­si­tan en bus­ca de ban­da­das de aves sil­ves­tres, las que en su ma­yo­ría se­rían tór­to­las y co­dor­ni­ces.

Los po­bla­do­res –ase­gu­ran- sen­tir­se preo­cu­pa­dos por la si­tua­ción, ya que te­men que al­guno de los per­di­go­nes pue­da afec­tar a uno de sus hi­jos o mas­co­tas.

Es­ta si­tua­ción fue na­rra­da a La Tri­bu­na por una ve­ci­na del lu­gar, Isa­bel Pa­rra, quien co­men­tó los ries­gos de la si­tua­ción.

“Los dis­pa­ros se es­cu­chan muy cer­ca de nues­tras vi­vien­das. Por ello, uno se asus­ta que le pue­da lle­gar un dis­pa­ro a uno de nues­tros hi­jos o mas­co­tas. Fue­ra que son sin res­pe­to, ya que uno les di­ce que no pue­den in­gre­sar a los re­cin­tos pri­va­dos y se mo­les­tan”, re­la­tó.

LOS ME­SES MÁS COM­PLI­CA­DOS

A pe­sar que du­ran­te es­tos me­ses la pre­sen­cia de ca­za­do­res ile­ga­les se vuel­ve me­nos in­ten­sa, los lu­ga­re­ños de to­das ma­ne­ras qui­sie­ron pre­sen­tar la de­nun­cia, ya que –ma­ni­fes­ta­ro­nes­tar can­sa­dos de so­por­tar la pre­sen­cia de ex­tra­ños cir­cu­lan­do cer­ca de sus ho­ga­res.

“Si bien du­ran­te los me­ses de in­vierno la si­tua­ción se ha­ce más in­sos­te­ni­ble, ya que lle­ga mu­cha gen­te tras la ca­za de co­ne­jos, de to­das for­mas que­re­mos de­nun­ciar la si­tua­ción, pues es­ta­mos can­sa­dos”, ex­pli­có la mis­ma lu­ga­re­ña.

PER­MI­SO DE CA­ZA

Va­le men­cio­nar, que el pe­rio­do de ca­za se ex­ten­dió en­tre el 1 de abril y el pa­sa­do 31 de agos­to en la zo­na, por lo cual cual­quier per­so­na que desa­rro­lle la ac­ti­vi­dad, se en­cuen­tra trans­gre­dien­do la nor­ma­ti­va.

PROHI­BI­CIÓN DE IN­GRE­SO

De igual mo­do, es­tá – ex­pre­sa­men­te- prohi­bi­do ca­zar en te­rre­nos pri­va­dos sin la au­to­ri­za­ción del due­ño de la pro­pie­dad, cu­ya fis­ca­li- za­ción es­tá en ma­nos de va­rios or­ga­nis­mos pú­bli­cos, si­tua­ción que fue ex­pli­ca­da por el director re­gio­nal del Ser­vi­cio Agrí­co­la y Ga­na­de­ro (SAG) de Bio­bío, Jaime Pe­ña Ca­be­zón.

“La Ley de Ca­za en­co­mien­da al SAG, a Ca­ra­bi­ne­ros de Chi­le y otras ins­ti­tu­cio­nes fis­ca­li­zar el cum- pli­mien­to de la nor­ma­ti­va de es­ta ley. Con Ca­ra­bi­ne­ros rea­li­za­mos ope­ra­ti­vos con­jun­tos, ins­tan­cia en la cual ve­ri­fi­ca­mos que los ca­za­do­res cuen­ten con su per­mi­so de ca­za vi­gen­te, que es­tén au­to­ri­za­dos por el due­ño del te­rreno a prac­ti­car la ca­za y que cum­plan con la cuo­ta má­xi­ma de es­pe­cies per­mi­ti­da por jor­na­da”, de­ta­lló.

Por úl­ti­mo, va­le men­cio­nar que el SAG tie­ne con­tac­tos pa­ra ha­cer lle­gar las con­sul­tas y de­nun­cias, co­mo por ejem­plo el co­rreo elec­tró­ni­co, con­tac­to.bio­bio@sag.gob.cl, y un nú­me­ro 600 81 81 724.

LOS VE­CI­NOS DEL SEC­TOR ma­ni­fes­ta­ron es­tar can­sa­dos de la pre­sen­cia de ex­tra­ños en las cer­ca­nías de sus ho­ga­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.